Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

Andalucía | España Elecciones andaluzas del 19-J

Vox no materializa el 'efecto Olona' en Andalucía y pierde a su mejor ariete parlamentario

La victoria por mayoría absoluta de Juanma Moreno deja a Vox sin opciones de condicionar el próximo gobierno de la Junta andaluza

La candidata de Vox, Macarena Olona, tras las votaciones a la presidencia de la Junta de Andalucía en el Plaza de Armas, a 19 de junio de 2022 en Sevilla.

La candidata de Vox, Macarena Olona, tras las votaciones a la presidencia de la Junta de Andalucía en el Plaza de Armas, a 19 de junio de 2022 en Sevilla. EP

La ‘soldado Macarena Olona‘ no ha logrado materializar la ‘misión’ que Santiago Abascal, el presidente nacional de Vox, le encargó a mediados de abril ante las especulaciones de un adelanto inmediato de elecciones en Andalucía: ser condicionante para la formación del nuevo ejecutivo de Juanma Moreno y afianzar al Grupo en la región y dentro del Parlamento andaluz. Mientras las encuestas previas al cierre de campaña estimaban al PP una horquilla de resultados entre los 46 y los 52, y contra todo pronóstico, el ‘voto útil’ ha primado en favor de Moreno Bonilla rompiendo una brecha «histórica», afirman desde Génova: conseguir 57 escaños y la primera mayoría absoluta popular en un feudo tradicionalmente socialista.

Olona, finalmente, no tendrá ningún tipo de influencia dentro del nuevo parlamento salido de las urnas. Ni siquiera condicionará la elaboración de nuevos presupuestos, que fue del principal motivo del adelanto de comicios; unas nuevas cuentas que el PP andaluz podrá conformar a su antojo sin depender del resto de grupos parlamentarios. En cambio, Vox si consigue afianzar, aunque ligeramente, su presencia en Andalucía con dos nuevos escaños y un total de 14 bancadas en el antiguo edificio del Hospital de las Cinco Llagas de Sevilla.

La candidatura de Olona ha logrado un total de 493.909 votos en Andalucía, lo que adhiere a la marca a 97.302 nuevos votantes en comparación con las autonómicas de 2018. Asimismo, en intención de voto, el partido de derecha radical aglutina dos puntos y medio más (13,46%) en esta última edición electoral; la segunda tras irrumpir en la región el 2-D.

Pese a ese incremento de representación, las sensaciones que transmite el partido son de derrota. «Cualquier resultado que no lleve a Olona a la vicepresidencia o le haga contar con una buena aritmética, será un fracaso para Vox», afirmaban a El Independiente distintos politólogos consultados. Un hecho, que se ha producido. Y en la balanza, frente al par de parlamentarios nuevos que entrarán en la cámara sevillana, el partido queda herido a nivel nacional por la salida de uno de sus mejores baluartes parlamentarios.

«Hay que felicitar a Juanma Moreno por el resultado obtenido. Va a permitirle gobernar en solitario, algo que esperamos que sepa aprovecharlo. Pero, sobre todo, hay que felicitar a Andalucía, porque ha dicho claramente ‘no’ a las políticas de ruina y de miseria que nos han traído a España y a Andalucía los gobiernos socialistas», ha expresado Olona en clave nacional. Pero lo ha hecho con un resultado que no era el que esperábamos. Pero es evidente que hemos crecido y que elección tras elección Vox aumenta en confianza de los españoles. A pesar de luchar contra todos los elementos», ha añadido.

En Vox confiaban en un ‘terremoto’ electoral

Desde Madrid, los días previos a iniciarse la campaña electoral, en Vox confiaban en un buen resultado, incluso en una victoria ajustada frente a PP y PSOE. Todo, eso sí, afirmaron, si se daban «las condiciones adecuadas durante la campaña». Eso era, apuntó el partido verde, «no cometer errores», esperar que «nuestros rivales» si tropiecen y «hacer nuestro discurso con normalidad». A ello, se añadía la excepcionalidad de poder movilizar a un gran número de abstencionistas o decepcionados con otros partidos y de dar una buena imagen en los debates electorales.

Vox admite que el resultado no era el esperado, pero es un claro ‘no’ a las políticas de ruina de los gobiernos socialistas

Finalmente, los de Olona no han podido contar con esas condiciones electorales. El PP y Juanma Moreno ha sabido moverse de manera cometida para no profundizar en las cuestiones más escamosas. Y, así, evitar perder mucho y ganar poco. Precisamente, Moreno Bonilla -en base a las encuestas y a falta de datos más precisos- apunta a ver movilizado a gran parte de ese abstencionismo de 2018 y Olona no consiguió mejorar la imagen dada en el primer debate durante el último de Canal Sur.

Vox no ha conseguido materializar el objetivo de reeditar el pacto de coalición que mantiene en Castilla y León junto a Alfonso Fernández Mañueco y los populares. Todo, pese a ‘quemar’ a una de sus mejores figuras nacionales y una de sus voces parlamentarias por excelencia. Que, pese a aún no haber renunciado a su escaño en el Congreso de los Diputados, ha anunciado que se quedará en Andalucía durante la próxima legislatura.

La marca de derecha populista sale damnificada tras la celebración de estos comicios y de cara al grueso del ciclo electoral de mayo de 2023, salvo que no haya un nuevo adelantamiento electoral hasta la fecha. Especialmente frente al PP, su principal competidor ideológico, que esta noche, aunque con una lectura moderada desde San Fernando y Génova, ha dado un notable golpe sobre el tablero político y en clave nacional: se puede aspirar a gobernar en solitario con la propuesta moderada que viene predicando Alberto Núñez Feijóo desde Galicia.

El PP arrincona a Vox

Hace unas semanas y durante la primera etapa de campaña en Andalucía, según pudo saber El Independiente, el presidente nacional del PP, Feijóo, ordenó a sus barones -excepto a Isabel Díaz Ayuso en Madrid- aislar a Vox en los discursos de cara a la reapertura electoral de autonómicas y municipales. La principal finalidad era la de poder reeditar el modelo político de Galicia con un PP mayoritario, una izquierda minimizada y la extrema derecha fuera de la cámara.

Tras ese mandato, Moreno Bonilla ha sido el primero que ha podido poner en práctica esta estrategia y, pese a no haber podido hacer retroceder a Vox electoralmente, si ha conseguido dejarle sin oxígeno parlamentario y dar un golpe de efecto; dejarlo sin relevancia en la toma de decisiones y de la gestión. El primer paso lo dio Moreno Bonilla en un desayuno preelectoral para Europa Press rechazando «el discurso hostil» de los de Abascal y asegurando que no tenía cabida en la Junta. Y, a partir de ahí, ahondó en ello en la campaña y en los debates de las televisiones públicas: desoyendo e ignorando a Olona.

La lectura que deja Andalucía es que, con Ciudadanos prácticamente fuera de juego en la política nacional, el planteamiento del PP deja opciones para los de Feijóo a no depender exclusivamente de Abascal.

Te puede interesar

Comentar ()