Moncloa y Ciudadanos han inaugurado una nueva estrategia destinada a facilitar el tránsito del Ferraz del «no es no» a la abstención. Tras el golpe en la mesa de Mariano Rajoy el pasado jueves cortando de raíz toda hipótesis respecto al listón de de exigencias que ofrecer a un extenuado socialismo, se esconde la voluntad de no interferir  en el debate del próximo Comité Federal. La idea es allanarles el camino todo lo  posible, «salvar al PSOE», según fuentes gubernamentales, que admiten que el jefe del Ejecutivo en funciones «siempre ha preferido gobernar con el PSOE más que con Ciudadanos».

El presidente de la comisión gestora socialista, Javier Fernández, ya ha atemperado el ímpetu monclovita recordando que la abstención no supone una garantía de estabilidad, que Rajoy debe buscar por otros lares. No obstante, el PP parece dispuesto a hacer concesiones de futuro incluso si «esto tiene que acabar en una reforma constitucional pactada entre los dos grandes partidos», aunque no avanzan en qué contenidos concretos. Por su parte, Rajoy señaló este sábado desde Zaragoza que hará “todo lo que esté en mi mano para ganarme la gobernabilidad, la trabajaré día a día, con humildad y paciencia y atendiendo a los intereses generales de los españoles”.

Rivera hace de puente entre PP y PSOE y colabora en el pacto de «no agresión»

Mientras tanto, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, intenta hacer de puente entre ambos partidos y contribuye a un pacto de no agresión con el PSOE para que el próximo Comité Federal «sea lo menos dramático posible». Hay que dejar a Fernández «para que pueda ganar la batalla del Comité, que lo tiene muy complicado«, admiten fuentes de la formación naranja.

Pero el horizonte de Moncloa va más lejos, porque ya no se trata sólo de que la legislatura eche de una vez a andar, sino que su voluntad es ayudar al PSOE «a sacar a Podemos del terreno de juego», de ahí, por ejemplo, su disponibilidad a apuntalar a los barones socialistas que pierdan el apoyo de Podemos en sus territorios.

Moncloa quiere ayudar al PSOE «a sacar a Podemos del terreno de juego»

«Rajoy quiere -explican fuentes de su entorno- un PSOE en la centralidad, moderado, para pactos de Estado y no tener enfrente en las sesiones de control a Iglesias». Por eso, el fatídico sábado 1 de octubre, cuando la sede socialista de Ferraz ardió por los cuatro costados para cobrarse la cabeza de Pedro Sánchez, la orden de Rajoy fue «no decir nada de nada sobre lo acontecido», cosa que no era nueva puesto que unos días antes ya habían dado instrucciones de que el PP no hacía «crítica política» de la situación interna del PSOE.

¿Qué pasó, pues, para que significativos miembros del Gobierno, Grupo Parlamentario y partido salieran en tromba para exigir al PSOE que, además de su abstención, apoyase los presupuestos para el año que viene? En el entorno presidencial lo atribuyen a cierto desconocimiento de la posición de Rajoy, y eso que el lunes, durante la reunión del Comité de Dirección de su partido, pidió prudencia y silencio sin dejar de lamentar que ningún dirigente socialista hubiera defendido abiertamente la abstención.

El todavía presidente en funciones ha hecho de la necesidad virtud. Sin posibilidad de un Gobierno de gran coalición con los socialistas, tal y como era su apuesta favorita, y pendiente todavía de si le va a presentar el PSOE un paquete de exigencias, se conforma con esa abstención que le permita sumar más votos a favor que en contra. El sábado repitió este argumento para que no quede lugar a dudas cuando reiteró su voluntad de no imponer ninguna condición para formar gobierno, «que es lo más importante”.

El PP sigue temiendo una legislatura inestable gobernada desde el Parlamento

Entrar en una nueva repetición electoral no deja de ser un ejercicio de riesgo, una «locura y disparate», como lo calificó el presidente en funciones. Aunque los últimos sondeos publicados apuntan a que el 18-D podría saldarse con una mayoría absoluta de l PP y Ciudadanos, prefieren no explorar esa posibilidad. Coinciden en indicar las distintas fuentes consultadas que «no tenemos encuestas propias, por lo que no deja de ser una entelequia dar por hecho que vas a sacar 15 escaños más».

Todo ello no evita que los populares vean con enorme preocupación lo inestable de una legislatura sólo sostenida por Ciudadanos y Coalición Canaria, que, además, no dudan en posibilitar con sus votos que se exija en el Parlamento la derogación de la Lomce o de la prisión permanente revisable, tal y como pasó la semana pasada. Rajoy deberá echar mano de la «geometría variable» y sacar muchas de sus iniciativas también con el concurso del PNV, de ahí la importancia de esa vía de diálogo abierta entre la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y el presidente peneuvista, Andoni Ortuzar.