El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho en la mañana de este lunes sus primeras declaraciones tras ser reelegido como máximo mandatario del Partido Popular. Rajoy consiguió hacerse con más del 95% de los votos en el 18º Congreso nacional de la formación.

En una entrevista en Televisión Española, Rajoy ha hablado sobre su reciente conversación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de la que ha dicho que fue cordial y en la que se trataron temas de economía o del futuro de Europa tras el Brexit. Rajoy, eso sí, ha reconocido que no se ofreció como interlocutor con el Viejo Continente o con América Latina. «No me ofrecí como mediador de nadie. Sí le dije que España tiene buenas relaciones con latinoamérica, y eso sí convierte a España en un país que puede ayudar a solucionar algunas situaciones», ha dicho.

Sobre su tibieza a la hora de criticar las ocurrencias de Trump, el presidente del Gobierno ha señalado que «tengo que mantener las buenas relaciones con todos. Yo no voy a criticar al presidente de EEUU. Tenemos posturas distantes en muchas cosas, como las puedo tener con Portugal o Francia, pero no voy a criticar nada a menos que se sobrepasen ciertos límites».

Próximos retos

Rajoy ha reconocido que la situación con Cataluña es su «mayor preocupación». «Hay que ser contundentes en el fondo y el Gobierno va a garantizar la unidad y la igualdad de todos. Peor la dinámica es disparatada y no tiene salida alguna», ha dicho, a la vez que ha advertía de que Cataluña «tendría problemas para cumplir con sus obligaciones económicas» y pedía que «se hable de los temas reales como las infraestructuras o el corredor mediterráneo».

También ha aludido a la corrupción como uno de los principales problemas de la política española. «Podemos hacer más contra la corrupción. Sin embargo, los casos que se están tratando en estos días ocurrieron hace ya 10 años», ha explicado Rajoy, que no ha querido hacer referencia explícita a la comparecencia ante la Justicia de la ex ministra de Sanidad, Ana Mato, por su relación con la trama Gürtel.

En relación a esto, Rajoy ha señalado que hay que mejorar el funcionamiento de la Justicia. «A veces es muy molesta para los ciudadanos la lentitud de los tribunales. [Gürtel] comenzó a instruirse hace ya ocho años. No le echo la culpa a los jueces, pero algo tenemos que hacer para ser más ágiles».

Negociaciones

El presidente del Gobierno también ha explicado que su próximo gran objetivo pasa por la aprobación de los Presupuestos Generales del año 2017, una circunstancia para la que tendrá que negociar con el resto de fuerzas políticas. «Voy a presentar los presupuestos, aunque es importante que ya estén aprobados el techo de gasto o los ingresos», ha dicho. «Ya ha habido muchas conversaciones con Ciudadanos y Coalición Canaria, y ahora haremos lo mismo con el PNV o el PSOE. Voy a intentarlo y los voy a presentar».

«En esta legislatura estamos hablando y negociando más», ha explicado Rajoy. «Ya hemos alcanzado acuerdos, o al menos principios de acuerdos, en materia de pensiones o de Educación. Se están dando pasos en la buena dirección. Es una responsabilidad de todos, pero más mía».

Sobre la facilidad para entenderse con el resto de partidos, Rajoy ha reconocido que no es fácil «entenderse con Podemos. No iban a apoya los presupuestos, como no han apoyado nada que hayamos presentado en las Cortes», pero sí que ha dicho que tiene «buena química» con Pablo Iglesias. No ha querido, sin embargo, valorar el resultado de Vistalegre.

En cuanto al Partido Socialista, Rajoy ha dicho que negociará «con el interlocutor que sea» tras el proceso de primarias al que concurrirán Pedro Sánchez, Patxi López y, muy probablemente, Susana Díaz. «Respetaré al que gane las votaciones, les toca decidir a los militantes socialistas.

Rajoy también se ha referido a la limitación de mandatos, una de las medidas que iba en el acuerdo de formación de gobierno que firmó con Ciudadanos. «Es una circunstancia que o existe en Europa. Si la gente les vota, no veo porque no habrían de presentarse», ha argumentado. «El acuerdo con Ciudadanos lo recoge, pero debe ser una decisión personal. Habrá que hablarlo».

Otros asuntos

Para terminar sus palabras, el presidente popular también ha advertido de que el precio de la luz va a ser más alto que el año pasado. «La factura de la luz ha subido mucho este año, pero también bajo bastante el año pasado», ha dicho. «Los precios del carbón, el gas o el petróleo se han disparado. El Gobierno ha congelado la parte fija de la tarifa, pero el precio medio subirá unos 100 anuales. Volveremos a precios del año 2015».

En relación a esto, también se ha referido a la posible reapertura de la central nuclear de Garoña. «Estamos en una fase de escuchar propuestas de todos los implicados. Veremos si las empresas están de acuerdo en abrirla, pero el Gobierno todavía tiene seis meses para tomar una decisión».