PolíticaPODEMOS

Anticapitalistas pide a Podemos seguir en la “confrontación” ante el nuevo Gobierno

La corriente de Miguel Urbán pide "presionar fuertemente a un gobierno débil", en el que no tiene "ninguna confianza"

logo
Anticapitalistas pide a Podemos seguir en la “confrontación” ante el nuevo Gobierno
Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias saludando.

E.I.

Resumen:

La corriente Anticapitalista de Podemos consuma su alejamiento de la línea oficial del partido con la elección del nuevo Gobierno. Si Pablo Iglesias mostró este jueves su intención de convertirse el principal aliado de Pedro Sánchez, el sector de Miguel Urbán y Teresa Rodríguez piden que se mantengan los objetivos defendidos hasta ahora, con la impugnación del régimen “desde el conflicto y la confrontación”. Este sector advierte de que “un gobierno débil es siempre el mejor escenario para una ofensiva social” y llama a su grupo parlamentario en el Congreso a “presionar fuertemente” al nuevo ejecutivo, del que reconoce no tener “ninguna confianza”.

En un comunicado emitido poco después de que se aprobara la moción de censura del PSOE, esta corriente ha celebrado la formación del nuevo Ejecutivo. “Sacar del gobierno al PP supone para el “pueblo de izquierdas” un alivio, un guiño de esperanza ante lo que suponía una urgencia democrática básica”, señalaba la antigua Izquierda Anticapitalista, que también lanzaba duros reproches contra el nuevo presidente. Esta corriente de Podemos se mostraba partidario de la iniciativa que ha dado el poder al Partido Socialista, aunque se reconoce “plenamente consciente de sus limitaciones y de que un gobierno del PSOE no representa una alternativa real ni al Régimen del ’78, ni a sus políticas estructurales ni a los dictados de la UE”.

Este sector pide a Podemos “presionar fuertemente a un gobierno débil a nivel numérico y de proyecto”

Anticapitalistas ha reprochado a Sánchez su anuncio de mantener los Presupuestos Generales del Estado pactados entre PP y PNV, señalando que una de estas limitaciones es, precisamente, “la aceptación por parte de Sánchez de un marco presupuestario ajustadamente neoliberal y que va a determinar la política económica real de este nuevo gobierno”, además de “la aceptación del marco político recentralizador en la cuestión territorial apenas maquillado con vacías menciones al diálogo, así como la adhesión sin fisuras a los Tratados europeos en un contexto de crisis larvada de la UE”.

En este escenario, la corriente más radical de Podemos que en las últimas semanas ha protagonizado fuertes enfrentamientos con la dirección a causa de la consulta sobre el chalet de Iglesias y Montero, considera que no convocatoria de elecciones -la apuesta que mantenía Ciudadanos- supone un imprevisto para el “establishment” y que “sean las derechas políticas quienes reciben una derrota no puede sino ser motivo de alegría”. “Un gobierno débil es siempre el mejor escenario para una ofensiva social destinada a recuperar y conquistar derechos”, advierte Anticapitalistas, que se dibuja “sin ninguna confianza en un PSOE incapaz de salirse de los dictados de los poderes financieros ni de los límites constitucionales (incluso de sus lecturas más restrictivas)”.

Los denominados ‘anticapis’ consideran que el rol de Unidos Podemos debe “apostar por una estrategia constituyente y de construcción de una alternativa política”. “De lo que se trata -continúa-, es de no perder el horizonte antagonista e impugnador frente al conjunto del régimen y sus partidos, presionar fuertemente (en las instituciones y en la calle) a un gobierno débil a nivel numérico y débil a nivel de proyecto, así como tratar de debilitar al máximo a nuestro adversario más peligroso en la actualidad: Ciudadanos”.

La puesta en práctica de esta hoja de ruta consiste en “exigir de la inmediata desmantelación de los aspectos más lesivos del proyecto del Partido Popular”, como emprender la derogación de la Reforma Laboral, la Ley Mordaza, la LOMCE, o el 155. “Porque, más allá de la satisfacción momentánea por la derrota del gobierno Rajoy, solo desde el conflicto y la confrontación podremos avanzar en derechos y en avances democráticos reales”.