A solo unas horas de que el barco Aquarius, con 629 inmigrantes a bordo, llegue a España gracias al ofrecimiento de Pedro Sánchez, ya son varios los líderes políticos municipales, autonómicos y nacionales que se han pronunciado a favor de esta acogida. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha aprobado esta decisión del nuevo Gobierno dado que se trata de “salvar vidas humanas”, pero ha puesto de manifiesto el gran problema migratorio que existe en la actualidad ya que el Aquarius es un caso que se suma a las pateras que naufragan cada día en el Mediterráneo y ha lanzado un aviso: “Es humano salvar vidas, pero es evidente que la solución a los fenómenos migratorios está en hacer política, y eso hay que hacerlo en Europa”.

Rivera ha hecho estas declaraciones en la reunión de su grupo parlamentario, pero también su portavoz, Juan Carlos Girauta, ha querido pronunciarse sobre este asunto antes de la Junta de Portavoces. A su juicio, “la prioridad absoluta es salvar vidas”, pero ésto supone una excepción humanitaria que “no puede normalizarse y convertirse en la regla”.

En este sentido, y siguiendo el argumento del líder del partido, Girauta ha puesto de relieve la necesidad de llevar a cabo una política común con el resto de Europa ya que, “todo lo que no sea una política comunitaria va a incurrir en contradicciones e improvisaciones” que van a dar lugar a errores. “Si entendemos que porque un barco esté en la costa de un país es problema de ese país, nos estamos cargando la propia idea de Europa”, ha sentenciado.

Está previsto que en las próximas horas los 629 inmigrantes que viajan en el Aquarius se repartan en tres embarcaciones para poder llegar a España después de que Italia y Malta rechazaran su acogida. Como ya ha anunciado la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, será la Cruz Roja la que se haga cargo de las primeras horas de los inmigrantes en el país para suministrarles comida y la atención sanitaria que requieran.