Albert Rivera no se mueve de su posición. Insiste en la necesidad de las elecciones y no entiende que Pedro Sánchez siga adelante con un gobierno “débil” que no podrá legislar ni sacar adelante medidas. No obstante, viendo que se ha esfumado la posibilidad de ir a las urnas con el anuncio de Sánchez de que pretende agotar la legislatura, ha señalado que aguantarán durante el tiempo que el presidente del gobierno decida permanecer “en el sillón”, pero le ha avisado: “Nos vamos a oponer a cualquier concesión al nacionalismo”.

En su intervención durante la reunión del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Rivera ha afeado a Sánchez su reunión de este lunes con el lehendakari Iñigo Urkullu y la de Pablo Iglesias, “el otro aliado de este gobierno Frankenstein”, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. A su juicio, los dos buscan otorgar más privilegios a un “supremacista” y “racista” -en referencia a Torra- que ha insultado a los españoles y también a quien quiere “romper la caja sagrada de los españoles”, en alusión a Urkullu. “España no necesita más privilegios, necesita más igualdad”, ha apuntado.

“España no necesita más privilegios, necesita más igualdad”, ha denunciado Rivera

El lehendakari anunció el lunes tras su encuentro con Sánchez el compromiso adquirido por ambos mandatarios de crear un grupo de trabajo que analice una a una las 37 competencias pendientes de ceder a Euskadi y recogidas en el Estatuto de Gernika y entre las que figuran la transferencia de la gestión de las prisiones y la del régimen económico de la Seguridad Social.

El líder de Ciudadanos ha expuesto la proposición que esta tarde debatirá el Congreso a propuesta de su partido sobre la tarjeta sanitaria única, así como la pregunta que formulará mañana en la sesión de control al Gobierno sobre la financiación autonómica y ha comparado así las dos españas posibles bajo su punto de vista: “La España de nación de naciones de Sánchez y la de la igualdad de Ciudadanos”. En este sentido, ha reiterado que el actual presidente solo busca hacerse la foto y romper España y se ha ofrecido como la “alternativa para que España tenga un gobierno fuerte”.

Rivera también ha hecho referencia al posible acercamiento de presos catalanes, así como a los de ETA, mostrando su disconformidad con los privilegios penitenciarios. “Si alguien ha cometido delito, que lo pague, pero que no tenga privilegios por ser amigo del señor Sánchez. Queremos un sistema penitenciario que trate igual a todos los presos”, ha denunciado.

Precisamente sobre este tipo de beneficios se ha expresado esta mañana el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ha matizado esta medida de acercamiento dado que, según sus palabras, se estudiará el caso de cada preso de forma individual y no como un colectivo, a la vez que ha distinguido la situación de los reos etarras que la de los políticos catalanes dado que “no es lo mismo los presos condenados que los presos provisionales”.