El Gobierno de España iniciará un «análisis serio y riguroso» sobre la propuesta de la Comisión Europea para suprimir el cambio de hora dentro de la Unión. En la Casa Presidencial de Costa Rica, última escala de su gira latinoamericana, Sánchez ha mostrado la sorpresa de su Ejecutivo, que ha «amanecido» con esa propuesta del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker,

«Es un asunto importante», ha advertido Pedro Sánchez, que se ha referido a las palabras de la portavoz de su Gobierno, Isabel Celáa, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La también titular de Educación ha explicado que el Gobierno está de acuerdo con la línea europea respecto a poner fin a los cambios de hora en la Unión Europea.

«Nosotros estamos de acuerdo con la propuesta que hace la Comisión (…), si es el de verano o el de invierno ni lo hemos debatido en el Consejo. Lo podemos preguntar pero no hemos tratado este tema, pero sí hemos tratado que estamos de acuerdo con la propuesta que hace Juncker en este sentido», ha explicado la portavoz.

En esta línea, Sánchez ha dejado la posición de España sobre qué huso horario es más conveniente en manos de un «gran consenso» al que convocará a los «actores políticos, económicos y sociales». Paralelamente, el Gobierno constituirá un comité de expertos que analicen la opción  más oportuna para España en términos de productividad, calidad de vida y ahorro energético. Cuando se tengan esos resultados, el Gobierno intentará «trabajar suficientes complicidades» con los agentes sociales para definir la postura oficial de España.

Oportunidad al diálogo en Cataluña

En rueda de prensa con el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, Sánchez ha vuelto a referirse a la situación política en Cataluña. «Estamos en lo mismo», ha dicho el jefe del Ejecutivo, después de que el presidente de la Generalitat haya reclamado a Sánchez que haga una propuesta política a la Generalitat en vez de «amenazar» con reactivar el 155.

«Nosotros advertimos entre otras cosas porque ya se recorrió ese camino el año pasado, por tanto advertimos simplemente de cuáles son las consecuencias de volver al unilateralismo y a la quiebra de la legalidad», ha señalado, para pedir a Quim Torra que dé una oportunidad a la vía política antes de plantear la ruptura.

«Esa es la voluntad del Gobierno: darle una oportunidad a la política», ha insistido, suscribiendo las palabras de su ministra portavoz. «Dentro de la Constitución hay un espacio enorme en el que podemos dialogar la Generalitat de Cataluña y el Gobierno de España», ha insistido, haciendo referencia a las comisiones bilaterales puestas en marcha, a su reunión prevista con Torra este año y al Consejo de Ministros que celebrará en Barcelona para «ejemplificar el compromiso del Gobierno de España con Cataluña» en materias que «importan» a los catalanes como los servicios públicos.

«La reflexión que yo le haría al señor Torra es que en Cataluña se tiene que abrir un diálogo entre catalanes», ha explicado, reprochando al «president Torra» que se dirija sólo a una parte de la sociedad catalana «que no es la mayoría». «La mayoría se ubica en el autogobierno, no en la independencia», ha recordado para reiterar su propuesta: «La propuesta del Gobierno es autogobierno, Constitución y Europa. Y en torno a esos tres ejes estamos dispuestos a negociar con la Generalitat de Cataluña. Pero lo primero que tiene que hacer la Generalitat es abrir un diálogo entre catalanes. Cataluña tiene que tener un diálogo consigo misma. Porque es evidente que existe una crisis de convivencia y esa es la primera responsabilidad que tiene el presidente de la Generalitat».