Política

La ausencia de representantes del PP empaña el acto hispano-francés por el fin de ETA

Entre los que no han acudido y los que no han sido invitados, la única dirigente popular presente ha sido María Del Mar Blanco

logo
La ausencia de representantes del PP empaña el acto hispano-francés por el fin de ETA
Urkullu, González, Zapatero y Rubalcaba, en el acto de Moncloa.

Urkullu, González, Zapatero y Rubalcaba, en el acto de Moncloa. EFE

Resumen:

La ausencia, en algunos casos voluntaria y en otros por  falta de invitación, de representantes del PP en el acto de entrega simbólica de los documentos de ETA de Francia a España ha empañado un acto que pretendía «celebrar la victoria» de la sociedad española, la democracia y el estado de Derecho sobre la barbarie terrorista. Ni José María Aznar ni Mariano Rajoy, ni ninguno de sus ex ministros durante los 15 años de gobiernos del PP, ni ningún cargo institucional del partido como la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el del Senado, Pío García Escudero o de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, han participado este lunes en acto solemne de la entrega de documentos y efectos intervenidos a ETA por parte de Francia.

Al homenaje, presidido por Pedro Sánchez y el primer ministro de Francia, Edouard Philippe, sí han acudido Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero, María Teresa Fernández de la Vega, el lehendakari Íñigo Urkullu y representantes de 16 asociaciones de víctimas de las 20 invitadas. También ha estado en primera fila y ha recibido el reconocimiento del primer ministro francés María del Mar Blanco, hermana del concejal asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco y diputada del PP, única dirigente popular aunque en calidad de víctima.

Críticas de Casado

En un acto que se celebraba prácticamente a la misma hora, el líder del PP, Pablo Casado, ha criticado al Gobierno por no haberle invitado al homenaje  en su calidad de «líder de la oposición de España». Ha admitido la ausencia voluntaria de José María Aznar y Mariano Rajoy, también invitados y que se han excusado por carta, para recordar que el PP es «el que tendió la mano de los pactos antiterroristas». En esa línea, ha reprochado que se pretenda «escribir el relato del fin de ETA sin el partido que derrotó a ETA con la ley y no con atajos ilegales».

Se da la circunstancia de que los presidentes del Parlamento acudían a esa misma hora al almuerzo informativo que protagonizaba Casado.  Ana Pastor alegó «problemas de agenda», según han señalado a El Independiente fuentes de la Cámara Baja, que confirman que les llegó la invitación. Aducen, además, que el almuerzo terminó cuando el acto de Moncloa ya había arrancado, con lo que hubiera sido imposible llegar a tiempo. Algo parecido a la situación de García Escudero, aunque él, además, tenía que presidir por la tarde la reunión del comité ejecutivo del PP de Madrid. Lo cierto es que el entusiasmo de los populares por el acto de Moncloa era perfectamente descriptible, primero, porque no se cursó invitación más que a los representantes de las altas instituciones del Estado y no a los representantes políticos, «lo que hubiera servido para dar una imagen de unidad», y aluden no sólo a Casado sino también a Albert Rivera y a Pablo Igleias, así como a los miembros del Pacto Antiterrorista. Y, en segundo lugar, por el derroche de protagonismo de Sánchez.

Más complicadas de explicar son las ausencias de los ex presidentes Mariano Rajoy y José María Aznar, también invitados. Al margen del rechazo que se profesan y las pocas ganas de coincidir en cualquier foro, han contribuido a que el acto se centrara en los ejecutivos socialistas, con la presencia de ex ministros del PSOE. En cambio otros ex ministros del PP relevantes en el fin de ETA no fueron invitados como Juan Ignacio Zoido, que fue quien firmó el acuerdo para la entrega de esa documentación durante un encuentro bilateral celebrado entre Rajoy y François Hollande en Málaga en febrero de 2017.

Rubalcaba, sí, Zoido, no

El Gobierno, por su parte, no ha sabido explicar por qué ha invitado a Rubalcaba, bien en su calidad de ex ministro del Interior o de vicepresidente del Gobierno, y no a otros ex titulares de ambas carteras. Para evitar «ruido», ha explicado que ha cursado invitación oficial a los cargos institucionales correspondientes a un acto de esta naturaleza, como los presidentes de las Cortes, y que estaba satisfecho con la acogida por parte de las víctimas, eje central del homenaje.

El presidente del Gobierno ha recibido simbólicamente de manos de Philippe más de 8.000 efectos y documentos incautados a la banda terrorista en operaciones a cargo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad francesas. «Resistimos primero y al final ganamos desde el Estado de Derecho y con el compromiso de la sociedad vasca y española», ha asegurado, en un emotivo discurso dedicado a las víctimas del terrorismo. «La batalla del relato es el termómetro que medirá lo definitivo de la derrota de ETA», ha asegurado Sánchez, citando el libro Relatos de Plomo, de Javier Marrodán y Gonzalo Araluce.

Además, Sánchez ha impuesto la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica a las magistradas Hèléne Davo y Laurence Le Vert y el acto ha finalizado con un ‘aurresku’ tradicional vasco que los asistentes, secundando al ‘lehendakari’ Iñigo Urkullu, han contemplado en pie.

Comentar ()