Política

Sánchez acusa a PP y a Cs de “alimentar a la ultraderecha” con el auge de Vox

El Gobierno se congratula de que su apuesta por el diálogo contribuya a romper el independentismo

logo
Sánchez acusa a PP y a Cs de “alimentar a la ultraderecha” con el auge de Vox
El presidente Pedro Sánchez.

El presidente Pedro Sánchez, en la Moncloa. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado al PP y a Ciudadanos de “alimentar la ultraderecha” a través del auge de Vox, como “hemos visto este fin de semana”, cuando el partido de Santiago Abascal ha llenado la antigua plaza de toros de Vistalegre con unos 10.000 asistentes a su mitin. Sánchez ha puesto el foco así en la labor de la oposición al ser preguntado por los periodistas por su negativa a comparecer en el Senado para dar explicaciones sobre las acusaciones de plagio en su tesis doctoral.

En su primera rueda de prensa en España en 67 días, Sánchez ha explicado su cambio de opinión sobre la comparecencia en el Senado, al que ha decidido plantar. Hace 20 días anunció en Salzsburgo que acudiría a la Cámara Alta a dar explicaciones sobre su tesis. Hoy se niega a hacerlo. “Porque quiero prestigiar el Senado. Este Gobierno quiere dotarle de un debate necesario sobre política territorial, por eso he propuesto celebrar el debate sobre el estado de las autonomías, que no se celebra desde 2005. Si otros están en instrumentalizar las instituciones públicas y desprestigiarlas será su responsabilidad”, ha asegurado.

“Si algo demuestra este debate liderado por el PP es el mal estado de la oposición, que ha optado por la descalificación y el ataque personal”, ha reprochado Sánchez, que ha vuelto a instar a la oposición a respaldar al Gobierno en cuestiones de estado y de interés general para la ciudadanía. “Porque no hacerlo ha llevado en este caso a PP y Ciudadanos a ver este fin de semana cuáles son los frutos de esa estrategia: alimentar a la ultraderecha y la radicalización”, ha asegurado. “Les pido que vuelvan a la moderación”, ha insistido.

Sánchez ha dejado de responder a las preguntas de los periodistas sobre sus planes en el caso de que no pueda sacar adelante sus presupuestos, que hoy día Podemos rechaza. El presidente no ha aclarado si optará por convocar elecciones para evitar la inestabilidad, como ha hecho Susana Díaz, o si gobernaría con una prórroga de los presupuestos heredados del PP.

Sobre la moción que este martes se debatía en el Congreso para pedir el cese de la ministra de Justicia por sus relaciones con el ex comisario de Policía Villarejo, el presidente ha sido tajante: “Lo que le costaba algunos conjugar el verbo dimitir en primera persona y ahora hacen todo lo posible para que se conjugue en tercera persona del singular. Ya les digo que no lo van a lograr“.

El presidente también se ha congratulado de que el independentismo catalán deje “en el pasado” la vía unilateral y la quiebra de la legalidad para sumarse a la senda de diálogo abierto por su Ejecutivo. Fuentes del Gobierno añaden que esa operación diálogo ha contribuido a la división interna del bloque independentistas y ha mejorar la situación política en Cataluña.

El pleno del Parlament ha rechazado este martes dos resoluciones impulsadas por la mayoría independentista con las que se reafirmaba el derecho a la autodeterminación de Cataluña y se reprobaba al Rey Felipe VI. Los votos de JxCat, ERC y la CUP no han sido suficientes, sin los cuatro escaños de Carles Puigdemont, Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull, que minutos antes de la sesión han rechazado modificar su petición de sustitución como pedían los letrados para hacer efectivo su voto.

JxCat y ERC han perdido además “más resoluciones de las previstas” como ha reconocido tras el pleno el líder del Grupo Republicano, Sergi Sabrià, debido a la falta de esos cuatro votos. La mayoría gubernamental ha perdido cinco de las veinte resoluciones presentadas, referidas a políticas ocupacionales, la lucha contra el fraude fiscal, las políticas digitales, la función pública y de vivienda.

El presidente del Gobierno ha comparecido junto a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, con el que se ha reunido en la Moncloa y con el que celebra una cena de gala este martes por la noche tras ratificar acuerdos bilaterales para reforzar la cooperación en materias como ciberseguridad, movilidad de jóvenes y reconocimiento de títulos profesionales y universitarios.

La visita a España del presidente chileno sigue a la reunión con Sánchez que mantuvo el pasado 26 de agosto en Santiago de Chile y se inscribe en una gira europea que inició hace días en París y que le llevará también a Berlín, Bruselas y el Vaticano, donde será recibido por el papa Francisco.

Piñera, de 68 años, fue investido el pasado 11 de marzo presidente de Chile por segunda vez -tras un primer mandato en el periodo 2010-2014- en una ceremonia a la que, en representación de España, asistió el Rey Juan Carlos, después de que ambos mantuvieran la víspera una reunión bilateral.