Política

El Gobierno “advierte” a la Iglesia y presiona para que Franco no acabe en la Almudena

Asegura que la ley prohíbe que los restos del dictador se entierren en un lugar público donde puedan ser visitados

logo
El Gobierno “advierte” a la Iglesia y presiona para que Franco no acabe en la Almudena
Lápida de Franco en el Valle de los Caídos.

Lápida de Franco en el Valle de los Caídos. EP

Resumen:

El Gobierno está presionando a la Iglesia para evitar que su operación de exhumación de Francisco Franco se convierta en un fiasco si los restos terminan en un lugar más accesible para sus nostálgicos como la catedral de la Almudena, situada en el centro de Madrid. El Ejecutivo de Pedro Sánchez envió ayer al Vaticano a su vicepresidenta, Carmen Calvo, a reunirse con el secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, con el objetivo de persuadir a la Santa Sede de que ofrezca refugio a los restos de Franco en el templo, como reclama su familia, que cuenta con una sepultura allí

Para evitarlo y poder dar así cumplimiento al anuncio de exhumación de los restos realizado por Pedro Sánchez -que dijo que sería antes del pasado septiembre- el Ejecutivo presiona a la Iglesia por tierra, mar y aire. Así lo ha hecho este martes la vicepresidenta, Carmen Calvo, que ha “advertido” reiteradamente de que el Gobierno no permitirá que los restos de Franco terminen en un lugar público donde puedan ser enaltecidos y homenajeados.

En declaraciones a los periodistas en el Congreso, Calvo ha explicado que ha “advertido” a la Santa Sede de que el Gobierno “aplicará la legislación y esto significa que los restos del dictador no pueden estar en ningún lugar del territorio español que puedan ser enaltecidos o homenajeados porque eso está prohibido en nuestra legislación”. Según la vicepresidenta, el representante de la Santa Sede “entendió que debíamos el Gobierno y la Iglesia buscar una salida entre ambas partes”. “Hemos de encontrar una salida conveniente”, insistió la vicepresidenta.

En este sentido, Calvo ha asegurado que la Almudena “no es de titularidad privada” y ha recordado que el cardenal arzobispo de Madrid Carlos Osoro también ha expresado su desacuerdo con que los restos del dictador acaben en la catedral madrileña. No obstante, el Arzobispado de Madrid ha asegurado que no ha llegado a ningún acuerdo con el Gobierno de Sánchez. En declaraciones a Onda Cero, el Arzobispado pide que “no se le utilice como pelota en el juego político”.