Política

El chavismo avisa a Sánchez de que morirán españoles en Venezuela por su apoyo a Guaidó

logo
El chavismo avisa a Sánchez de que morirán españoles en Venezuela por su apoyo a Guaidó
Diosdado Cabello (izquierda), junto a Nicolás Maduro durante una concentración chavista.

EUROPA PRESS

Resumen:

Nicolás Maduro y sus colaboradores más estrechos siguen cargando contra Pedro Sánchez por el apoyo de España al Gobierno del presidente encargado Juan Guaidó. El presidente español se ha convertido en el saco de golpes favorito del chavismo, que ataca su legitimidad y su posición en el conflicto. El último en hacerlo ha sido Diosdado Cabello, que lanzó esta madrugada un mensaje a Sánchez desde el programa de televisión que presenta, Con el Mazo Dando: si continúa apoyando al presidente de la Asamblea Nacional, suya será la responsabilidad de la muerte de españoles en Venezuela.

El vicepresidente del partido de Nicolás Maduro usó su programa para llamar irresponsable a Sánchez y acusarle de poner en riesgo las vidas de los españoles y descendientes de españoles que viven en Venezuela por apoyar a Estados Unidos en su reconocimiento de Juan Guaidó. “Se asoció con los Estados Unidos para auspiciar una guerra. A ese señor no le importan sus conciudadanos y los descendiente de españoles que viven en Venezuela”, dijo Cabello, antes de lanzar una amenaza velada: “No hay bombas sólo mata venezolanos, o sólo mata chavistas. Las bombas caen y quienes mueren son daños colaterales”.

Se calcula que, actualmente, unos 170.000 españoles viven en Venezuela, aunque cerca de 30.000 han abandonado el país en el último año a consecuencia de la crisis humanitaria. Empresas como Repsol tienen preparados contingentes de evacuación de su personal en el país.

Cabello continúa así con una serie de fuertes ataques lanzados desde el chavismo contra Pedro Sánchez. Inaugurados por el propio Nicolás Maduro, que reaccionó a la llamada a Juan Guaidó desde Davos calificando al presidente español de “racista”, “colonialista” e “insolente”. “Si quieren elecciones, que las hagan ellos”, le dijo Maduro, que en estos días ha repetido en infinidad de ocasiones que a Pedro Sánchez “no lo eligió el pueblo”, en referencia a la moción de censura con la que descabalgó del Gobierno a Mariano Rajoy el pasado mes de junio.

‘Pelele’, ‘patiquín’, ‘muñeco de torta’

Hace dos días, durante un discurso ante las tropas, Maduro volvió a pegarle al saco. “Si algún día se concretara el golpe de Estado, si algún día se concretara una intervención militar gringa, sus manos, señor Pedro Sánchez, quedarán llenas de sangre, como quedaron las manos de José María Aznar en la Guerra de Irak”, dijo el dirigente chavista. Durante la última semana, Maduro también ha llamado a Sánchez “pelele”, “patiquín” y “muñeco de torta”, entre otras cosas, estas dos últimas en relación con su aspecto físico.

España reconoció este lunes la legitimidad de Juan Guaidó, junto a la inmensa mayoría de países de la Unión Europea, al expirar el plazo de ocho días concedido para que Maduro convocase elecciones presidenciales libres. El régimen chavista, no obstante, se niega a aceptar esa petición y ha decidido resistir e incluso bloquear el acceso de ayuda humanitaria al país.

Para conseguirlo ha bloqueado puentes y fronteras para impedir el acceso de estos cargamentos, lo que prepara al país para un nuevo momento de tensión este fin de semana cuando empiece a ingresar la ayuda desde Colombia. Guaidó ha reclamado a las Fuerzas Armadas movilizadas en estas zonas que colaboren con el ingreso, mientras Maduro y Cabello subrayan constantemente que no lo hagan. Dicen no aceptar “limosnas” y aseguran que repelerán a cualquier fuerza extranjera que se acerque a la frontera.

Los Estados Unidos, en las últimas horas, han ofrecido amnistías a los altos mandos del Ejército venezolano que den la espalda a Maduro y les ha pedido que lo demuestren en las próximas horas permitiendo el ingreso de las medicinas y alimentos de primera necesidad que ya están en Cúcuta. Desde el Gobierno de Guaidó se alude a la solidaridad de los soldados, cuyas familias también sufren la carestía.