Política

Sánchez justifica que desvele conversaciones con el Rey en su libro: “Son hechos relatados”

El presidente del Gobierno dice que los veteranos del PSOE son referentes de una sociedad que ya no existe

logo
Sánchez justifica que desvele conversaciones con el Rey en su libro: “Son hechos relatados”
Pedro Sánchez, junto a Jesús Calleja y Mercedes Milá, en la presentación del libro 'Manuel de resistencia'.

Pedro Sánchez, junto a Jesús Calleja y Mercedes Milá, en la presentación del libro 'Manuel de resistencia'. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno ha justificado este jueves el hecho de que desvele una conversación privada con el Rey en su libro Manual de Resistencia. Durante la presentación de la obra, en un coloquio con los presentadores de televisión Mercedes Milá y Jesús Calleja, Sánchez ha asegurado que la conversación que mantuvo con el Jefe del Estado para afrontar su investidura fallida en el año 2016 “ha sido relatada en los medios de comunicación” por “otros actores” de aquel escenario como el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Preguntado por si había recibido algún reproche por contar esas conversaciones privadas, Pedro Sánchez ha asegurado que “nadie” de las personas a las que él menciona en el libro, ni siquiera Felipe VI, se ha dirigido a él para comentarle “nada” de lo que cuenta en su Manual de Resistencia, publicado por Ediciones Península.

Pedro Sánchez también ha justificado que comience el libro contando que su primera decisión como presidente fue cambiar el colchón de Moncloa en que pretendía combatir así muchas “fake news” y muchos “bulos” como que había gastado 500.000 euros en la reforma del palacete. “Era todo mentira, pido a los medios que hagan una reflexión para que no se dejen arrastrar por esos bulos”, ha pedido.

El secretario general del PSOE ha narrado su lucha por el control del partido contra los barones y especialmente contra Susana Díaz entre los años 2014 y 2017 como una “pugna política legítima” sobre “cómo se desarrolla el poder”. En ese sentido, su libro no es “acusatorio ni exculpatorio”, sino que se limita a “trasladar su verdad”. “Todos cometimos errores, pero lo bueno fue que al final dejamos en manos de la militancia socialista la decisión. Eso no significa que no te responsabilices de la decisión”, ha asegurado, en referencia a las críticas de dirigentes del PSOE al sistema asambleario inaugurado en el PSOE.

Preguntado por los dirigentes del PSOE que han sido críticos con su mandato, Sánchez ha asegurado que “fueron referentes de una sociedad que ya no es ahora”, por lo que “nos toca a otra generación el honor de dirigir el país que ahora sabemos interpretar las demandas de la ciudadanía”. “Ese cambio le ha sentado bien sin duda al PSOE y al país”, ha asegurado.

Según ha defendido Sánchez, este libro cuenta “su verdad” y recoge episodios que han sucedido, aunque no narra todo lo que pasó en aquellos años de cruento enfrentamiento en el seno del PSOE.

En un acto despojado de cualquier sentido institucional, los presentadores han preguntado al presidente del Gobierno por cuestiones personales como si sus descalificaciones a Albert Rivera se debían a una “venganza” o si pretendía ajustar cuentas con veteranos del partido como Felipe González. “Todo ha sido absolutamente político”, ha respondido Sánchez, que ha hecho oídos sordos a comentarios de sus contertulios como que el líder de Ciudadanos “estaba ligando con la Malú”, que Pablo Iglesias tiene “problemas” con sus hijos o que el diario El País le trató en el pasado “como si fuera un chiquilicuatre”.

Preguntado por los beneficios de la venta del libro, Sánchez ha anunciado que los donará “a los que desgraciadamente están olvidados, que son las personas sin hogar”. Antes del acto, por la mañana, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, había explicado que es compatible legalmente que Pedro Sánchez cobre por la venta de su libro siendo jefe del Ejecutivo. En una entrevista en el Programa de Ana Rosa, Calvo había asegurado desconocer si el presidente ganará un dinero extra por su Manual de Resistencia, aunque ha defendido que es una opción legal.

El presidente también ha negado que la decisión de su Gobierno de impedir zarpar a los barcos de rescate Open Arms y Aita Mari se deba a una falta de compromiso humanitario después de la experiencia de la acogida del buque Aquarius. En este sentido, la periodista Mercedes Milá ha trasladado a Sánchez las quejas del capitán del barco, que lleva más de un mes sin poder dejar el puerto de Mallorca para realizar labores de rescate en el Mediterráneo.

Después de que Milá agradeciese enfervorecidamente al presidente su apuesta por la negociación con los independentistas catalanes, Sánchez ha reiterado que nunca renunciará al diálogo sobre Cataluña y ha insistido en su tesis de que el conflicto no se superará hasta que los separatistas se avengan a negociar con los catalanes que no quieren la independencia.

Pedro Sánchez ha reprochado que los independentistas “se llenan la boca” con la palabra diálogo pero después no lo quieren practicar, una crítica que también lanza al jefe de la oposición, Pablo Casado, en contraste con su antecesor al frente del PP, Mariano Rajoy. “Cataluña nos unió”, ha asegurado sobre el presidente que tumbó gracias a su moción de censura.

En su reconocimiento, Sánchez ha reivindicado el “enorme sentido de Estado” de Rajoy a la hora de enfrentarse a la declaración unilateral de independencia de Cataluña, frente a la “hipocresía”, el “ventajismo” y la “irresponsabilidad” del actual líder del PP sobre la cuestión catalana. Por la altura institucional de la que “aprendió” de Rajoy, Sánchez le ha expresado su “aprecio y respeto”.

Según ha explicado, algo que supieron interpretar Rajoy y él es que “cualquier tipo de acción de esa envergadura no puedes tomarla sin ser consensuada” con el principal partido de la oposición. Por ese motivo, ha reprochado a Casado que proponga un “155 perpetuo”, “es una absoluta irresponsabilidad”. “Estar constantemente en el pim, pam, pum territorial es un ejercicio de enorme hipocresía” y es “ser absolutamente ventajista”, ha denunciado.

A la presentación, celebrada en el hotel Intercontinental del centro de Madrid, ha acudido la autora del libro, Irene Lozano, que ha dado “forma literaria” a horas de conversación con el presidente, según explica el prólogo. A la ex diputada de UPyD fichada por Sánchez con gran malestar de su partido, el presidente del Gobierno le ha agradecido la redacción “a cuatro manos” de la obra. También ha asistido buena parte del Consejo de Ministros, la dirección del grupo parlamentario, el gabinete del presidente en pleno y destacados miembros de la Ejecutiva del PSOE.