Vox ha fichado como número 3 de su lista al Congreso por Barcelona al torero Serafín Marín, el último en torear en la Monumental de Barcelona el 25 de septiembre de 2011, cuando entró en vigor la prohibición de la fiesta nacional en Cataluña aprobada por el Parlament el 28 de julio del año anterior y que en 2017 anuló el Tribunal Constitucional.

Serafín Marín, gran defensor de la tauromaquia en Cataluña, salió de la plaza ese día a hombros junto a dos diputados autonómicos que habían liderado la batalla política contra la prohibición de los toros en la comunidad: Albert Rivera, entonces líder del partido catalán Ciutadans, y Rafael Luna, del PP. A Rivera le ha perseguido esa imagen a hombros junto al torero desde la campaña electoral de 2015, la primera a la que se presentó como candidato a presidente del Gobierno, cuando aseguró que «no le gustan los toros». “No me gustan los toros, pero tampoco me gusta que se prohíban por decreto”, se defendió el candidato de Cs, levantando una ola de críticas de los aficionados del país, que vieron oportunista su anterior defensa de la fiesta nacional.

El torero catalán no pudo ocultar sus lágrimas cuando el Parlamento catalán prohibió los toros en la comunidad y se erigió en gran defensor de la fiesta haciendo el paseíllo en la Monumental de Barcelona y en Las Ventas de Madrid con la señera por capote y tocado con barretina en vez de montera.​

El flamante candidato de Vox lidió el último de los toros de la corrida de las fiestas de la Mercè de Barcelona de 2011 junto a Manuel Jesús ‘el Cid’ y Francisco Rivera ‘Paquirri’. Consiguió el indulto del astado y salió por la puerta grande a hombros junto al torero sevillano y los dos diputados que defendieron las corridas en Cataluña.

El torero catalán fue llevado a hombros durante los casi tres kilómetros entre la plaza y su hotel acompañado por unos doscientos aficionados que protestaban contra la prohibición de las corridas en Cataluña. Como había ocurrido el día anterior con Morante de la Puebla, los aficionados corearon consignas reclamando «libertad» y con pancartas con el eslogan «llibertat per la nostra cultura» (‘libertad para nuestra cultura’).

Serafín Marín apoyó abiertamente la creación del partido Ciutadans en la presentación de su campaña para las elecciones autonómicas catalanas de 2010 y asistió al acto de presentación de su campaña en el teatro Romea junto a Mikel Buesa, Francesc de Carreras o Juan Carlos Girauta, entre otros. En su cuenta de la red social de Twitter comparte y muestra mensajes de apoyo al proyecto político de Vox.

Serafín Marín se une así a una candidatura encabezada por el portavoz del Comité Ejecutivo Nacional de Vox, Ignacio Garriga Vaz de Concicao, número uno por la provincia de Barcelona al Congreso de los Diputados para las elecciones generales del próximo 28 de abril. Garriga Vaz de Concicao ejerce de odontólogo y ha sido profesor en la Facultad de Odontología de la Universitat Internacional de Cataluña. Nació en 1987, es padre de familia numerosa y el menor de cinco hermanos.

El fichaje del torero insiste en la defensa que hace Vox de la tauromaquia y que tiene como emblema a la figura de Morante de la Puebla, torero sevillano que apoya decididamente el proyecto político de Santiago Abascal. Para intentar abanderar también esa causa, el PP de Pablo Casado ha fichado al diestro Miguel Abellán, que tendrá el puesto número 12 en la lista del PP por Madrid. Abellán arropará así a Casado, con el que ya compartió espacio en la última Convención Nacional del partido.