Política

Fuentes Gago, el perejil en todas las salsas de la 'brigada patriótica'

El inspector jefe, uno de los tres agentes a los que Interior envió a Nueva York en 2016 para lograr datos sobre la financiación de Podemos, propició las citas del jefe Antifraude de Cataluña con Fernández Díaz y firmó un informe que 'exculpó' a Villarejo

logo
Fuentes Gago, el perejil en todas las salsas de la 'brigada patriótica'
José Ángel Fuentes Gago, durante su comparecencia en la comisión de investigación parlamentaria sobre el uso partidista de la policía por parte del PP.

Fuentes Gago, durante su comparecencia en la comisión de investigación parlamentaria sobre el uso partidista de la policía por parte del PP. EP

Resumen:

«Yo he hablado con el ministro del Interior español [Jorge Fernández Díaz] y él habló con el presidente español [Mariano Rajoy]. Yo sólo tengo un mandato aquí, acompañar a estas personas y que me diga aquí los nombres de las personas que quiere que documentemos en España y que les demos una nueva identidad o una nueva vida, o la que ustedes tienen y les protejamos. Ése es mi compromiso. Usted me lo dice y lo hacemos». En la primavera de 2016, José Ángel Fuentes Gago se desplazó a Nueva York con un encargo delicado: obtener información sobre la presunta financiación ilegal de Podemos.

El nombre de este inspector jefe vuelve a sonar por la actuación de la policía patriótica en la etapa de Fernández Díaz al frente de Interior. Imputado en el caso Kitchen, el foco vuelve a alumbrar a este agente por las actuaciones llevadas a cabo por la Policía para obtener datos que pudieran desacreditar a la formación que lidera Pablo Iglesias.

Según ha revelado este miércoles el diario moncloa.com, Fuentes Gago fue uno de los tres agentes que la cúpula de Interior envió a Nueva York para entrevistarse con el ex ministro venezolano Rafael Isea para conocer la autenticidad del documento que reflejaba un pago hecho por el Gobierno de Hugo Chávez a la Fundación CEPS -germen de Podemos- por un importe de 7,1 millones de euros. El encuentro tuvo lugar en el Consulado español y fue un mandato expreso de Fernández Díaz y del entonces presidente, Mariano Rajoy, para conseguir las pruebas que tenía Isea de esa supuesta financiación ilegal.

Los otros dos componentes del grupo eran José Manuel García Catalán, jefe entonces de la Brigada Central de Investigación contra el Blanqueo de Capitales de la UDEF, y una inspectora de la misma sección. Isea, por su parte, estuvo acompañado por el asesor Martín Rodil, y también estuvo presente la responsable del consulado.

Fue uno de los tres agentes que Interior envió a Nueva York para obtener datos sobre la presunta financiación ilegal de Podemos

“Yo he hablado con el ministro del Interior español y él habló con el presidente español. Yo sólo tengo un mandato aquí, acompañar a estas personas y que me diga aquí los nombres de las personas que quiere que documentemos en España y que les demos una nueva identidad o una nueva vida, o la que ustedes tienen y les protejamos. Ese es mi compromiso. Usted me lo dice y lo hacemos”, afirma Fuentes Gago en un momento de las grabaciones.

Llama la atención que este inspector jefe hubiera sido elegido para viajar a Nueva York en el marco de esta investigación cuando en aquellas fechas se encontraba destinado como agregado de Interior en la Embajada de España en La Haya (Holanda) desde mediados de junio. Fue el codiciado puesto que le dio la Policía tras haber desempeñado el puesto de jefe de gabinete de Eugenio Pino, Director Adjunto Operativo (DAO) ya jubilado.

El pasado mes de septiembre, meses después de la llegada de Fernando Grande-Marlaska al Ministerio del Interior, la Dirección General de la Policía sacó la convocatoria pública para la cobertura de tres puestos de trabajo mediante el sistema de libre designación en legaciones diplomáticas de España en el extranjero: Londres, París y la de agregado en La Haya.

Escuchas en el Ministerio del Interior

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha abierto una pieza separada para investigar si la cúpula de Interior investigó de forma irregular a Pablo Iglesias, después de que se encontrara en el domicilio del comisario José Manuel Villarejo un pendrive con la información que contenía presuntamente la tarjeta SIM del móvil del secretario general de Podemos que le había sido robada.

El nombre de José Ángel Fuentes Gago está relacionado con otros dos episodios relacionados con la brigada patriótica. Cuando compareció en la comisión de investigación que se constituyó en el Congreso para indagar en el presunto uso partidista de medios de Interior durante la etapa de Fernández Díaz, el ex director de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso ratificó que fue este inspector jefe quien le hizo ver la conveniencia de que se desplazara a Madrid para intercambiar información con el entonces titular de Interior y que él podía propiciar el encuentro. A mayor abundamiento, De Alfonso precisó que fue este funcionario quien le recogió en el Hotel Hesperia Madrid y quien le acercó hasta las dependencias del Ministerio.

Fuentes Gago propició las citas del jefe Antifraude de Cataluña con Fernández Díaz y firmó un informe que ‘exculpó’ a Villarejo

En dichas reuniones, mantenidas en octubre de 2014 y difundidas en la recta final de la campaña de las elecciones generales del 26-J de 2016, se escucha a Fernández Díaz decir ‘Esto la Fiscalía te lo afina; hacemos una gestión’ después de que su interlocutor hiciera referencia al nombramiento presuntamente irregular de dos cuñadas del ex consejero catalán Felip Puig como funcionarias sin que el expediente estuviera aún cerrado. En las conversaciones también salieron a relucir detalles de otras investigaciones que alcanzaban a otros dirigentes independentistas catalanes, caso de Oriol Junqueras.

José Ángel Fuentes Gago es también el funcionario policial que firmó el informe que, a instancias de Fernández Díaz, concluyó que el comisario ya jubilado José Manuel Villarejo no tenía que pedir solicitud de compatibilidad para ejecutar de forma simultánea su labor policial con su faceta como empresario.

En un documento fechado el 20 de abril de 2015, Fuentes Gago llegaba a dicha conclusión al considerar que la actividad de Villarejo -en prisión preventiva desde el pasado mes de noviembre- “no supone un menoscabo del estricto cumplimiento de sus deberes”, “guarda respeto absoluto al horario asignado al puesto de trabajo que desempeñe” y “no tienen relación con asuntos relacionados o que se refieran a las actividades que desarrolle en el Cuerpo Nacional de Policía o que sean de su competencia”.

Informe sobre las actividades de Villarejo

No es el criterio que mantienen los fiscales asignados al caso Villarejo, que sostienen que el agente encubierto ya retirado desarrolló trabajos privados “sin la previa solicitud de compatibilidad e infringiendo las prohibiciones legales establecidas en la normativa de incompatibilidades que afectan a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía”.

De vuelta a España tras su estancia en Holanda, el inspector jefe meditó el pasado mes de enero presentar su candidatura para optar a un puesto de vocal en el Consejo de la Policía en representación del Sindicato Profesional de Policía (SPP) -organización de la que llegó a ser presidente antes de incorporarse a la DAO- con motivo de las elecciones que se celebrarán el próximo mes de junio. A última hora retiró su propuesta.