Política

Barones territoriales del PP exigirán en la ejecutiva de Casado un giro al centro

Juan Manuel Moreno, Juan Vicente Herrera y Alfonso Alonso, que acudirán a la cita de Génova, se han distinguido por sus posiciones moderadas

Casado junto a Moreno, Feijóo y Pastor en la toma de posesión del segundo como presidente de la Junta de Andalucía

Casado junto a Moreno, Feijóo y Pastor en la toma de posesión del segundo como presidente de la Junta de Andalucía EFE

Puestos a buscar culpables de la debacle electoral del PP, una buena parte de los barones territoriales no dudan en señalar al giro a la derecha como el responsable de todos sus males. «Hemos regalado el centro a Ciudadanos y eso nos mata», dice un presidente autonómico que lamenta la «obsesión» con Vox, lo que llevo a descuidar la fuga de votos por el flanco izquierdo camino de Ciudadanos, que ha incrementado en 25 su representación en el Congreso de los Diputados.

Este martes reúne Pablo Casado a su comité ejecutivo nacional, donde se analizarán los resultados electorales del domingo aunque, conforme a la cultura política de los populares, no se prevén grandes movimientos sísmicos, aunque sí algún signo, cambio de estrategia y de discurso. El PP es un partido de digestiones lentas y la actual dirección popular no plantea, al menos de momento, hacer cambios en un equipo que tiene poco menos de diez meses de rodaje desde que Casado ganó el congreso extraordinario popular de julio del pasado año.

«Creo que más que cabezas es estrategia», añade el mismo presidente autonómico respecto a la posibilidad de un escenario de asunción de responsabilidades políticas. El «número dos» popular, Teodoro García Egea, dejó claro en la mañana de ayer que no está en cuestión el liderazgo de Casado.  Casado, subrayó, «es la única alternativa a un Gobierno de Sánchez” y el «líder de la oposición de España», un espacio que está intentando ocupar Ciudadanos.

Un aspirante autonómico en las elecciones de mayo dice no esperar «nada de nada» de la cita de hoy aunque sí se molestó en las últimas horas en hablar con más de 70 candidatos locales de mayor tamaño de su región para pedirles que «se vuelquen en las municipales y en recuperar terreno» para que la hecatombe de las generales no se reproduzca en la «segunda vuelta». Otro que espera conservar para el PP la presidencia de una de las pocas Comunidades que aún gobiernan acudirá a la cita de hoy «con mucha serenidad».

Los dirigentes populares admiten estar «en estado de shock»

En general, admiten, están «en estado de shock», a decir de un antiguo dirigente nacional desde un territorio donde más o menos han aguantado el tipo aunque la mayoría de las circunscripciones de su comunidad también están teñidas de rojo socialista. Coinciden en que algo hay que hacer, aunque nadie tiene la varita mágica para intentar parar la sangría de votos que amenaza con continuar el 26 de mayo.

Siendo llamativa la ausencia del gallego Alberto Núñez Feijóo a la reunión de hoy en el cuartel general de los populares, sí estará el andaluz Juan Manuel Moreno; el vasco Alfonso Alonso, y el castellano leonés Juan Vicente Herrera, que últimamente no se prodigaba demasiado por Génova entre otras cosas porque no aspira a la reelección a la presidencia autonómica. Todos ellos se caracterizan por sus posiciones moderadas y centristas, aunque lo cierto es que tampoco están en condiciones de cercar a Casado, de exigirle cuentas.

Conversación telefónica entre Casado y Feijóo

Feijóo habló en la noche del domingo con su jefe de filas tras comparecer ante la prensa desde un hotel compostelano donde puso de manifiesto que Galicia es de los pocos territorios en los que Vox se ha ido con las manos vacías y Ciudadanos sólo ha conseguido dos escaños, aunque los socialistas han ganado en este territorio por vez primera en décadas.

En el País Vasco el batacazo se ha traducido en la pérdida de toda representación en el Congreso de los Diputados. Ni siquiera el vicesecretario de Organización del PP y coordinador de la campaña popular, Javier Maroto, ha conseguido su acta de diputado. En Andalucía, Ciudadanos ha rentabilizado el gobierno de coalición en la Junta pues ha quedado por encima del PP, mientras que en Castilla y León no ha habido sorpasso de los de Albert Rivera pero los socialistas se han convertido en la primera fuerza política de la Comunidad.

En todo caso, el líder de los populares vascos, hoy claramente diezmados, no se ha escondido. La misma noche electoral apostó por “volver a representar lo que siempre hemos representado», esto es, retomar «con fuerza un discurso centrado, abierto y moderno capaz de representar a todos”. El «giro a la derecha» de Casado es el argumento que les sirve a todos para explicar la debacle, aunque nadie es capaz de vaticinar si defender unas posiciones más centristas hubiera impedido a Vox alcanzar un mejor resultado.

El objetivo de este comité ejecutivo es sentar las bases para acometer las elecciones locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. El riesgo de sorpasso del PP por parte de Ciudadanos es real. No se trata, dicen desde la dirección nacional, de abrir el partido en canal para trasladar una imagen de mayor debilidad y descomposición, pero «algo hay que hacer», defienden no pocos dirigentes populares para intentar recuperar terreno en poco menos de un mes.

Comentar ()