La mayoría de españoles considera que Pedro Sánchez ha cedido ante el independentismo en los diez meses que lleva en Moncloa. Las polémicas del Gobierno socialista, con las reuniones bilaterales con la Generalitat, la minicumbre del presidente con Quim Torra o la aceptación de la figura del ‘relator’ han marcado esta última etapa, en la que un 45% admite las concesiones hechas por Sánchez a los nacionalistas catalanes. Es lo que desvela una encuesta realizada por el Instituto DYM para El Independiente y Prensa Ibérica, que también señala lo extendido de esta percepción entre el electorado del PSOE: uno de cada cuatro votantes socialistas admiten cesiones al soberanismo. Entre los datos más llamativos del estudio destaca el rechazo generado por el nuevo líder del Partido Popular, Pablo Casado: sólo un 12% de los españoles creen que su gestión ha sido positiva y más de la mitad considera que ha derechizado al PP.

El pacto de Sánchez con los soberanistas genera rechazo pero es visto como el más probable

La sociedad está dividida en cuanto a la relación de Sánchez con el separatismo. Si un 45% considera que el presidente sí ha cedido a los nacionalistas, un 42,2% cree que no ha sido así. Desde que Pedro Sánchez fue investido gracias al apoyo de los independentistas, el presidente ha intentado reconducir las relaciones con este sector, necesario para la estabilidad de Gobierno. A las pocas semanas de llegar a Moncloa, anunció nuevas reuniones bilaterales entre Gobierno español y Generalitat, en unos encuentros donde el presidente catalán, Quim Torra, llegó a plantear un referéndum de autodeterminación en el orden del día y para la que el Gobierno aceptó la figura del relator, teniendo luego que rectificar. Estos gestos llegaban menos de un año después del referéndum ilegal de 1 de octubre de 2017.

En los últimos meses, el Gobierno socialista también ha cesado a Edmundo Bal, el abogado del Estado que defendió el delito de rebelión para los líderes independentistas. Sobre las responsabilidades del procés, el Gobierno ha recordado que los indultos están en la Constitución, y presidente de Gobierno ha evitado rechazar estas medidas para los dirigentes independentistas. Un silencio que ha sido interpretado como una forma de atraer posibles apoyos en caso de que a Sánchez no le den los números para una eventual investidura.

Los más críticos con la gestión son los votantes del PP, que en un 88% considera que sí ha habido cesiones; en segundo lugar está el votante de Ciudadanos, que coincide en un 80,4%. En el caso del PSOE, uno de cada cuatro votantes (25,1%) también lo cree así frente al 60% que rechaza estas cesiones. Más llamativo es el caso del votante de Unidos Podemos, que desmiente en un 77,9% que se haya producido un trato de favor hacia el soberanismo.

Por espectro ideológico destaca la percepción del electorado de centro, la mitad de los votantes (50,1%) considera que se han producido cesiones. Menos equilibrado está en la izquierda, donde rechazan ampliamente esta tesis. En el centro izquierda, tres de cada cuatro votantes niegan que hayan existido esas cesiones (71,6%). La cifra aumenta en el votante de izquierdas: en ese caso, sólo uno de cada cinco considera que sí se han dado guiños al separatismo, mientras un 80,5% rechaza este extremo.

PSOE y soberanismo o PP, Cs y Vox: los ‘peores’ pactos

El sondeo elaborado por el Instituto DYM también recoge las percepciones sociales respecto a los pactos tras las elecciones del 28 de abril. El pacto de Sánchez con el independentismo es reconocida como la más probable, aunque genera un fuerte rechazo entre una mayoría social, que lo sitúa al mismo nivel que el acuerdo andaluz de PP, Ciudadanos y Vox. El votante socialista, según el estudio, prefiere un pacto con Albert Rivera antes que una alianza que incluya a los soberanistas.

A la pregunta «¿Con quién cree que Sánchez pactará si no logra una mayoría suficiente para gobernar en solitario?», un 37,64% de los encuestados considera que lo hará con la opción de Pablo Iglesias y con los partidos separatistas, mientras que uno de cada cuatro de los entrevistados (25,99%) confía en que sume la mayoría entre Unidas Podemos y el PSOE. Además, sólo un 17,28% cree posible que Pedro Sánchez pueda aliarse con el partido de Albert Rivera.

El miedo a un acuerdo con los separatistas es notablemente mayor en los votantes de centro derecha: el 69,3% del electorado del PP cree que Sánchez pactará con Iglesias y con los independentistas; del mismo modo que lo cree un 62,6% del electorado de Ciudadanos. Entre los votantes de PSOE y de Unidos Podemos creen -en un 42,2% y 42,6% respectivamente- que la opción más factible es el pacto en solitario de estas dos fuerzas.

El escenario cambia, sin embargo, en cuanto a las preferencias ciudadanas para estas alianzas. La opción preferida es que gobierne Pedro Sánchez con fuerzas a su izquierda y derecha. El de PSOE con Unidas Podemos sigue siendo el pacto preferido por un 20% de los entrevistados, seguido de un acuerdo entre socialistas y Ciudadanos, en el que apuesta un 16,25%. En tercer lugar queda el pacto de derechas que selló Mariano Rajoy con Albert Rivera en 2016: la alianza entre PP y Cs sólo es la preferida para un 15,73% de los entrevistados. Los dos últimos puestos son para el PSOE con Unidas Podemos y el independentismo (10,7%) y el de PP con Ciudadanos y Vox (10,34%).

El votante del PSOE prefiere una alianza con Ciudadanos antes que con los independentistas

Por partidos, los votantes socialistas prefieren ampliamente el pacto sólo con Podemos (43,2%), y sitúan como segunda opción una alianza con Ciudadanos (29,1%). La alianza de PSOE con Podemos que incluya a los independentista se hunde en el ránking, y sólo es deseado por el 7,2%. En el caso de los votantes de Podemos, registran una mayor aceptación a esta alianza y la sitúan como segunda opción con un 17% de los votos, sólo por detrás del pacto entre Iglesias y Sánchez (55,8%).

En cuanto al votante de Ciudadanos, prefiere un pacto con Sánchez (35%) antes que con Pablo Casado (25,9%), pero se muestra bastante favorable (24,1%) a la alianza andaluza, con un Gobierno de PP con Ciudadanos y Vox.

El 41% dice ‘no’ al veto de Rivera a Pedro Sánchez

La opción favorita para el electorado de Ciudadanos es el pacto con el PSOE; una realidad que choca el el veto de la Ejecutiva naranja a cualquier alianza post electoral con Pedro Sánchez. Una decisión que Cs justificó en el nuevo papel del socialismo con los partidos independentistas a la connivencia del presidente con este sector catalán. Pues bien: la mayoría de los encuestados no ve con buenos ojos portazo de Rivera a Sánchez y considera que el líder de Ciudadanos se ha equivocado en esta decisión.

No hay gran distancia entre quienes creen que es el veto de Ciudadanos es un error (41,25%) y quienes opinan que «sí hizo bien» (36,7%). Por partidos, los votantes del PP son los que aprueban en mayor medida este rechazo de Rivera a Sánchez: un 68,6% de los populares creen que hizo bien; un entusiasmo que se rebaja entre el electorado de Ciudadanos, que lo aprueba sólo con un 53,8%.

Por espectro ideológico, contrasta el aprobado de esta decisión del centro derecha (61,4%) y derecha (73,3%) frente a la mala acogida que ha tenido en los sectores de centro (34,7%). Los votantes socialistas son el sector que más rechazo muestra a la decisión de Albert Rivera, y un 62,8% cree que el veto a Sánchez es una equivocación.

Pablo Casado, suspendido y ‘derechizado’

Uno de los datos más llamativos que destila la encuesta es el rechazo a la gestión de Pablo Casado en sus primeros nueve meses al frente del PP. De los encuestados, sólo el 12,5% valoran esta etapa como «buena», mientras que el 77,5% la valoran como regular (34%) o mala (43%). Ni siquiera los propios votantes del PP aprueban la línea adoptada por la nueva dirección del partido. Además, más de la mitad de los entrevistados considera que el PP se ha «derechizado» con Casado; un extremo que también reconoce un tercio de los electorales populares.

El votante de derechas no aprueba a Casado: el 55% cree que su gestión es mala o regular

Entre quienes votaron al PP en las últimas elecciones, más de la mitad (55,6%) valora negativamente su gestión: el 49,7% cree que ha sido «mala» y el 5,9% la califica de «regular», mientras que sólo obtiene la aprobación de un discreto 39,4%. En el espectro del centro derecha, un 70,2% consideran que lo ha hecho regular (53,4%) o mal (16,8%) y sólo obtiene la aprobación del 24,5%. El votante de derechas, en cambio, otorga algo más de respaldo que tampoco llega al aprobado: sólo un 40,7% cree «buena» la gestión de Casado, mientras el 55,4% lo tilda de malo (17,1%) o regular (38,3%).

La irrupción de Vox en las elecciones andaluzas el pasado diciembre ha agitado todo el escenario de partidos y la percepción social deja al PP más a la derecha que nunca. El PP trató de evitar la fuga de votantes hacia el partido de Santiago Abascal con gestos dirigidos al sector de derechas más radical, y ha introducido en campaña asuntos como la caza y el mundo rural, o el aborto.

Estos gestos han llevado a que un 54,8% de los encuestados crean que se ha producido una «derechización del PP», mientras que el 29,4% lo rechaza. El votante del PP es el que menos reconoce esta variación, y sólo un  38,4% advierte el giro de Casado. La percepción va en aumento conforme se avanza en el ala izquierda del tablero: el 50,2% del electorado de Ciudadanos también reconoce esta ‘derechización’, mientras que la cifra aumenta considerablemente entre los votantes socialistas (70,6%) y llega a su máximo exponente en los de Unidos Podemos (73,5%).


FICHA TÉCNICA

  • Ámbito – Nacional.
  • Universo – Población española de 18 años o más.
  • Recogida de información – Se han utilizado dos modalidades de recogida de información complementarias: Entrevista telefónica asistida de ordenador realizadas a teléfonos fijos y móviles a partir de la selección de numeraciones aleatorias. Entrevista online.
  • Tamaño y distribución de la muestra – 1.025 entrevistas. Para cada una de las modalidades de recogida de información se han aplicado cuotas específicas de la población representada por cada una de ellas de sexo y edad, actividad laboral, zona geográfica y tamaño de hábitat.
  • Error muestral – Partiendo de los criterios del muestreo aleatorio simple y para un nivel de confianza del 95.5% (dos sigmas) y en la hipótesis más desfavorable (p=q=50), el margen de error para los datos en el total de la muestra es del ±3,1%.
  • Trabajo de campo – Llevado a cabo por entrevistadores de Dymphone, división de DYM especializada en estudios telefónicos, entre el 15 y 17 de abril de 2019.

*Prensa Ibérica es editora de: Diari de Girona, Diario de Ibiza, Diario de Mallorca, Empordà, Faro de Vigo, La Nueva España, Información, La Opinión A Coruña, La Opinión de Málaga, La Opinión de Murcia, La Opinión de Tenerife, La Opinión de Zamora, La Provincia/DLP, Levante-EMV, Mallorca Zeitung, Regió 7 y Superdeporte, entre otros.