Política

Iglesias, tras la reunión con Sánchez: "Nos hemos puesto de acuerdo en ponernos de acuerdo"

Anuncia que las portavoces parlamentarias, Lastra y Montero, negociarán la conformación de la Mesa del Congreso

logo
Iglesias, tras la reunión con Sánchez: "Nos hemos puesto de acuerdo en ponernos de acuerdo"
Iglesias y Sánchez conversan en la Moncloa.

Iglesias y Sánchez conversan este martes en la Moncloa. EFE

Resumen:

«Nos hemos puesto de acuerdo en que vamos a trabajar para ponernos de acuerdo. Será largo y habrá que hacerlo con discreción, prudencia y buena voluntad». Con estas palabras ha valorado Pablo Iglesias su encuentro con Pedro Sánchez en la Moncloa, en una rueda de prensa que ha durado cinco minutos y en la que sólo ha aceptado cuatro preguntas.

Iglesias ha explicado que «la reunión ha ido muy bien» porque los «meses de colaboración desde la moción» de censura han forjado una «relación de confianza» que les permite tratarse «con franqueza y empatía». «Compartimos la necesidad de colaboración y entendimiento entre las fuerzas progresistas y compartimos que es una demanda social. Si en algo nos hemos puesto de acuerdo es que vamos a trabajar para ponernos de acuerdo. Será largo y requerirá discreción, prudencia y buena voluntad. Llevará mucho trabajo y esperamos que sea una experiencia positiva y que tenga un buen resultado», ha explicado Iglesias en su brevísima comparecencia.

El líder de Podemos ha salido «optimista» la reunión, aunque no ha aclarado si es posible la formación de un gobierno de coalición cómo el reclama frente a la opinión del PSOE, que prefiere un Ejecutivo monocolor. «La reunión de hoy es un punto de partida bueno», ha respondido a los periodistas, aunque no ha aclarado en qué consiste su voluntad de alcanzar un acuerdo «modesto» ni tampoco si aceptaría que no hubiese ministerios en manos de Podemos, sino de personas independientes. «Hay que ser muy prudentes», ha repetido.

«Ese tema hoy no toca. Hoy se trataba de reconocer el camino de entendimiento y cooperación recorrido durante los últimos diez meses en beneficio de la mayoría social», añaden fuentes de Moncloa, que ponen el énfasis en esta etapa en «forjar una mayoría de progreso» en la Mesa del Congreso que permita la «fluidez» de un proyecto legislativo «progresista» que en esta legislatura se ha topado con la mayoría de PP y Cs en el órgano de gobierno del Parlamento.

Al respecto, Iglesias ha confirmado que las portavoces parlamentarias de su partido y del PSOE, Irene Montero y Adriana Lastra, respectivamente, negociarán la conformación de la Mesa del Congreso, antes de insistir en que el proceso que se abre este martes requiere «discreción y tranquilidad», con el objetivo de «sumar fuerzas para afrontar el futuro de España».

En este sentido, Iglesias ha abogado por «inaugurar una nueva época» en la que el «diálogo sustituya a la sobreactuación», con unas relaciones de mayor concordia con los grupos parlamentarios progresistas en el Parlamento.

Por su parte, el Gobierno ha calificado de «muy positivo y constructivo» el encuentro entre los líderes de Podemos y del PSOE. «Ha servido para reconocer el trabajo de estos diez meses y los avances conjuntos que se han dado en beneficio de una amplia mayoría social para la recuperación de derechos y logro de mayores cuotas de justicia social», ha explicado Moncloa.

«Ese trabajo emprendido desde la izquierda sirve para establecer una voluntad renovada de cooperación y de entendimiento. Ahora hay que seguir hablando, pero lo más inmediato será la negociación sobre la Mesa del Congreso, una tarea a la que se dedicarán por parte del grupo parlamentario del Psoe Adriana Lastra y por parte de Unidas Podemos Irene Montero», añaden fuentes del Gobierno.

El líder de Podemos ha cerrado este martes la ronda iniciada el lunes con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con los líderes de los tres principales partidos de la oposición: PP, Ciudadanos y Podemos por este orden. En una reunión de dos horas, Pablo Iglesias ha mantenido su hoja de ruta para intentar entrar en el Gobierno socialista pese a las voces críticas del partido que le advierten del riesgo de dejar de ser una alternativa al bipartidismo.

El secretario general de Podemos consiguió el lunes el aval del Consejo Ciudadano Estatal del partido, máximo órgano entre asambleas, para insistir en su estrategia y acusar a los disidentes, como la líder andaluza Teresa Rodríguez, de no querer entrar en el Ejecutivo porque “es mucho mas cómoda una oposición de izquierdas”.

Los líderes territoriales están molestos por la gestión de los resultados de las generales: a la falta de autocrítica se suma la posición subalterna al PSOE. Critican que Iglesias ha ofrecido a Sánchez un gobierno de coalición de todas las formas posibles, “mendigando” la entrada en el ejecutivo socialista a solo tres semanas de las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo, donde los dirigentes territoriales se juegan su futuro. La insistencia de Iglesias en su oferta a Sánchez podría comprometer la posición de Podemos en los próximos comicios, donde el partido morado dejaría de ser una alternativa real al socialismo para convertirse en su socio parlamentario.

«En España toca colaborar, empatizar; es importante dejar de lado la arrogancia en la que todos hemos podido caer en algunos momentos para llegar a un gobierno estable y progresista”, destacó Iglesias el lunes. “No nos podemos permitir una legislatura como la de los últimos meses”, advirtió el dirigente de Podemos, que de puertas para adentro ya contempla una etapa de dura oposición para desestabilizar a Sánchez en caso de que gobierne en solitario.

Los resultados de las elecciones dejan un escenario donde PSOE (123 diputados) y Podemos (42), cuarta fuerza política, suman 166 escaños, alejados de los 176 necesarios para la mayoría absoluta. La ecuación tendría que completarse con otras fuerzas, como Compromís (1), PNV (6), Partido Regionalista de Cantabria -PRC (1) o ERC (12). La posibilidad de un Gobierno del PSOE con Ciudadanos (57) sería la más estable para un Gobierno y contaría con una mayoría absoluta holgada de 180 diputados, pero Iglesias trata de presionar a su eventual aliado para decantar la balanza a su favor y tratar de recuperar el protagonismo perdido en la primera línea política.