Política

Carrizosa avala la ruptura con Valls por apoyar a Colau: "No hay respeto"

El líder de Ciudadanos en Cataluña contradice su propio discurso del pasado domingo -en el que aseguraba que seguirían trabajando con Valls- y respalda la decisión de Rivera porque "su personalidad suplantaba a la del primer partido en Cataluña"

El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa.

El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Carlos Carrizosa. EFE

La ruptura oficial de los puentes entre Ciudadanos y Manuel Valls sigue levantando ampollas. El secreto a voces del adiós definitivo a Manuel Valls ha tenido como gota que ha colmado un vaso que rebosaba por una larga lista de desencuentros entre Rivera y Valls el apoyo gratuito del segundo en la investidura de Ada Colau en Barcelona.

La decisión de la Ejecutiva fue anunciada ayer mismo por Inés Arrimadas en la sede nacional. La portavoz de la formación era, hasta ayer, una de las pocas voces de Ciudadanos que a apenas unas horas de hacerse efectiva la ruptura sostenía que la relación entre ambos continuaba siendo buena y que, pese a no estar de acuerdo con la decisión de su aún compañero de partido, había predisposición para trabajar juntos otros cuatro años. Pero nada queda ahora de esa buena sintonía. Ni por parte de Arrimadas -quien quien reivindicaba en Twitter su discurso en la sede nacional sobre la poca diferencia que existe entre votar a Colau que a Maragall- ni por el actual líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa.

El sustituto de Inés Arrimadas en la región ha sido la última voz que ha salido a respaldar la decisión de su partido, atacando directamente al ya ex socio naranja. «La personalidad de Valls suplantaba al primer partido de Cataluña en el Ayuntamiento», ha señalado este martes en una entrevista para RNE, a lo que ha añadido que la postura del líder de Barcelona pel Canvi – plataforma hasta ayer respaldada por Ciudadanos- «no tenía en cuenta en absoluto» al partido en su decisión de investir como alcaldesa de Barcelona a Ada Colau.

Carrizosa ha asegurado, tal y como recogió este diario, que Valls no solo «desoyó» las líneas generales marcadas por la formación, sino que la decisión de apoyar «sin condiciones» a la líder de los comuns llegó por sorpresa a Madrid. «En ningún momento consideró hablarlo con sus socios y lo anunció sin que tuviéramos noticia de que lo fuera a hacer».

El líder naranja en Cataluña respalda, así, la decisión de Alcalá porque si «no hay respeto mutuo a la sensibilidad de cada una de las partes de la coalición, es difícil tomar decisiones importantes» e insiste en la argumentación de la Ejecutiva al considerar que elegir entre Colau o el candidato de ERC, Ernest Maragall, era optar entre «susto o muerte». La recién elegida alcaldesa de Barcelona con el beneplácito de Valls no ha tardado ni 48 horas en colocar un gigantesco lazo amarillo en el Ayuntamiento de Barcelona para denunciar que en España existen «presos políticos».

Al igual que pasó con Arrimadas -que solo tardó unas horas en contradecir su propio discurso en lo referido a Manuel Valls- Carlos Carrizosa da también marcha atrás en su opinión sobre el ex primer ministro galo presionados, quizá, por las líneas marcadas desde la dirección nacional. Hace tan solo dos días, el diputado naranja explicaba ante los periodistas que, pese haber votado distinto en la investidura del consistorio barcelonés, el partido seguiría trabajando con Manuel Valls porque «compartimos valores, compartimos programa y estamos dispuestos a colaborar».

Corbacho sopesa romper también con Valls

Tras la ruptura, la portavoz de la Ejecutiva anunció que a partir de ahora los naranjas tendrán un grupo municipal propio en el Ayuntamiento de Barcelona, por lo que ahora lo que resta es conocer qué miembros de la plataforma se integrarán con Ciudadanos. Entre ellos, está en duda el ex ministro socialista Celestino Corbacho, quien sopesa romper también con Manuel Valls y unirse al grupo naranja en la ciudad condal. La maniobra de Corbacho dejaría a la plataforma de BCN pel Canvi con tan solo dos ediles: el propio Valls y Eva Parera.

Según ha adelantado El País, Corbacho se reunirá este martes con Valls y Ciudadanos para estudiar ambas posibilidades, aunque cada vez suena más la posibilidad de que ocupe un asiento naranja. Por si acaso, Carrizosa se ha deshecho en elogios con el socialista, al que ha calificado de «político de altura» y ha señalado que se encuentran a la espera de que «tome su decisión».

Con respecto a la posibilidad de que Valls ahora decida lanzar su propia formación política, Carrizosa ha asegurado que no le consta. Igualmente, ha calificado de «rumor» que pueda adherirse a las filas del PSOE en un futuro.

Asimismo, en una reflexión sobre las posibles divergencias del partido por los pactos postelectorales -con el polvorín de acuerdos municipales a izquierda y derecha acontecido el pasado sábado- Carrizosa ha defendido la unidad que sigue existiendo en la formación y ha señalado que el espacio de centro es la «argamasa interna» del partido.

Carrizosa aduce que con el escenario de pactos que se presenta en comunidades autónomas y en el mismo Ejecutivo de España, es «normal» que haya «presiones exacerbadas». «Son normales la presiones y que se busquen divergencias internas, pero el partido está muy unido», ha alegado. Así, ha incidido en que Ciudadanos no apoyará a Pedro Sánchez en su investidura y se mantendrá en el mensaje defendido durante la campaña electoral, porque no «merece» el respaldo del partido ‘naranja’.

Te puede interesar

Comentar ()