Si hay una estrella que brilla con luz propia en el firmamento de Ciudadanos estos días es, sin duda alguna, Lorena Roldán. Hace unos días resultaba victoriosa en las primarias que su partido celebró para elegir nueva líder en Cataluña, con casi un 87 por ciento de los votos. Un éxito al que hay que añadir haber sido designada nueva portavoz de la Ejecutiva de su partido. No cabe duda de que, tanto Albert Rivera como sus compañeros, apuestan por ella.

Algunas voces han querido ver en su figura un intento de ‘calcar’ la figura de Inés Arrimadas; en mi opinión no es tal. Roldán tiene estilo propio, maneras de liderazgo muy personales y particulares y las ideas muy claras, dentro de el cuerpo ideológico de una formación absolutamente unida, como ella enfatiza, y que tiene muy claro cuál es su norte y su guía. Frente a otros que la consideran algo plana y con menos garra que Arrimadas, muchos de los que la conocen bien destacan que va a sorprender por su firmeza y por su ‘gancho dialéctico’. Pese a su juventud, esta licenciada en derecho viene pisando fuerte en la nueva escena política catalana y española y estoy seguro de que dará mucho que hablar en el futuro. Hoy les ofrezco mi café con Lorena Roldán.

Pregunta.- Enhorabuena, señora Roldán. ¿Cómo se siente después de recibir la responsabilidad de ser la portavoz de la Ejecutiva de su partido?

Respuesta.- Muy contenta y agradecida. Asumo el reto con mucha responsabilidad porque no es fácil. Lo hago con convicción y con ilusión porque tenemos un gran trabajo por delante y ahora más que nunca toca defender los principios básicos de Ciudadanos, que son la libertad, la igualdad y la unión, y ese es el camino. Es un gran reto.

P.- ¿Por qué Albert Rivera ha pensado en usted en un momento tan clave para la política española, para Ciudadanos?

R.- La respuesta tal vez le correspondería más a Albert Rivera que a mí. Hemos ampliado los miembros de la Ejecutiva, de forma acompasada a este crecimiento del partido y a nivel electoral se ha dado entrada a nuevas personas, no solo a mí. También a compañeros que vienen de la sociedad civil como a Sara Jiménez, que es jurista y está en la lucha por la igualdad o a algunos otros también que tienen una trayectoria reconocida en otros partidos y pueden aportar su experiencia, como es el caso de Mesquida, de Bauzá, de Garrido, también de Edmundo Bal  y de Marcos de Quinto. Se ha incorporado talento, savia nueva, y consideramos normal que se cumplan los nuevos roles con su representación en los órganos del partido. En mi caso, Albert ha considerado que puedo servir para ser portavoz del partido. A nadie se le escapa la situación que estamos viviendo en Cataluña y que inevitablemente se traslada a la escena nacional. Tenemos a Torra amenazando de nuevo con repetir lo que hicieron, amenazando con un otoño caliente y es fundamental reconocer el peso de todo lo que ocurre en Cataluña en el ámbito nacional.

Es un halago que alguien piense que me puedo parecer a Inés Arrimadas, que para mí es un referente, político y como mujer»

P.- Se ha comentado que usted puede ser, en el buen sentido, un cierto ‘clon’ de Inés Arrimadas, aunque yo creo que cada uno somos únicos y diferentes, como es natural. Pero me gustaría que diera su foto. ¿Cómo es Lorena Roldán?

R.- Es un halago que alguien piense que me puedo parecer a Inés, que para mí es un referente, político y como mujer. A mí me cuesta hablar de mí. Soy seria en mi trabajo, tímida, meticulosa y muy perfeccionista… y sobre todo muy responsable del momento que vivimos. Yo, que vengo de Cataluña, en donde lo estamos pasando mal y en donde hay muchos catalanes que confían en nosotros porque saben que si nosotros no les defendemos nadie más lo va a hacer, más habida cuenta de la actitud que está adoptando Pedro Sánchez. Esa es mi guía para trabajar en el día a día. me gusta mucho trabajar en equipo y con muchas de las personas que estuvieron conmigo en Cataluña y que ya me acompañaron en los días del golpe de octubre de 2017.

P.- Hay un dato que nos ha sorprendido en los últimos días y es el referido a Barcelona como la ciudad más violenta de Europa. A mí me ha alucinado ese dato. Se lo digo porque yo mismo, en mi ejecutoria profesional de selección de ejecutivos, siempre he recibido muchas llamadas de empresas y de directivos que querían y quieren trabajar allí, pero ahora con la particularidad de que piden escolta como cláusula. ¿Cómo vive usted la situación de aquella ciudad?

Colau ha degradado la marca Barcelona en los últimos cuatro años

R.- Hemos visto un aumento de las agresiones, sobre todo a colectivos como el LGTBi y también a mujeres que sufren violencia machista. Estamos enormemente preocupados por este aumento de la inseguridad que hace que mucha gente se replantee el ir a Barcelona. Si a eso le sumamos el clima de inestabilidad política y jurídica que te da un dirigente que dice que va a repetir el golpe, pues ya ve. Esto es debido a la mala gestión del gobierno de Colau, que ha degradado la marca Barcelona en los últimos cuatro años y nos preocupa en grado sumo. Desde el Ayuntamiento de Barcelona vamos a hacer lo posible por reducir los niveles de inseguridad, sobre todo en zonas especialmente castigadas, con narcopisos y un fenómeno que no habíamos visto que es el de las patrullas vecinales. Esto se debe, repito, a una dejadez del consistorio que prefiere mirar hacia otro lado como si no pasara nada. Pero sí pasa, y tiene consecuencias muy negativas. Vamos a centrarnos mucho en este problema y vamos a presentar iniciativas que pretenden reforzar la seguridad.

P.- Nos espera un otoño caliente, Lorena. El 11 de septiembre tendremos la Diada y en octubre, previsiblemente, la sentencia del ‘próces’. Hay una amenaza clara además de elecciones anticipadas. En las últimas, con un resultado histórico de 36 escaños, Ciudadanos fue el partido más votado. Luego se produjeron críticas respecto a la no presentación de su líder, Arrimadas, a la investidura. Las proyecciones ahora vaticinan una cierta merma y me gustaría conocer cuál es su idea respecto a esta trayectoria ascendente que tenía Ciudadanos hasta ahora.

R.- No es descabellado hablar de elecciones. Por eso hemos adelantado las primarias, porque puede pasar de todo con Torra amenazando cada día y con la aprobación de resoluciones en el parlament que van en contra del Tribunal Constitucional. Resoluciones que son ilegales porque van encaminadas a repetir la hoja de ruta separatista. Como usted bien dice está la Diada, que volverá a excluir a más de la mitad de los catalanes, y la sentencia del juicio. El propio Jordi Sánchez acaba de hacer un llamamiento a un ‘parón ideológico’ y quizá veamos de nuevo carreteras cortadas, vías de tren bloqueadas o enfrentamientos con la policía. Todo mientras Torra jalea y justifica la violencia de los CDR. Esto es lamentable. Estamos preparados y tendremos una candidatura sólida, preparada y consistente. Hemos demostrado que somos un proyecto ganador y ahí seguiremos: denunciando los abusos del separatismo porque si no lo hacemos nosotros no lo hará nadie, comenzando por un Pedro Sánchez que mira para otro lado y pacta con los que están dando el golpe. Esta es una línea muy clara para nosotros. Nos vamos a dejar la piel para que el separatismo no se salga con la suya. Otro pilar en nuestro proyecto es colocar a los ciudadanos en el centro de la política. Volver a centrar las prioridades. Las de Torra ya sabemos cuáles son; la independencia y visitar al fugado de Waterloo.

P.- ¿Se ha enfriado parte de su electorado respecto a su proyecto en Cataluña? Lo digo a tenor de sus últimos resultados en aquella comunidad.

Yo me alineo claramente con el ‘No es no’ a Pedro Sánchez»

R.- Son elecciones distintas y no se pueden comparar las generales con las municipales o las autonómicas. En este último ciclo electoral nos ha ido muy bien a pesar de que haya voces que quieran trasladar lo contrario. A nivel nacional hemos crecido un ochenta por ciento en escaños y somos prácticamente líderes de la oposición. A nivel municipal, sobre todo en Cataluña, hemos entrado en lugares en los que no estábamos. Esto tiene valor porque el separatismo se dedica a señalar y a amenazar a quienes piensan diferente, agrediendo a nuestros compañeros y concejales. No es fácil formar equipos en Cataluña y aún así hemos conseguido que la gente se signifique.

P.- Hablemos del ‘No es no’ a Sánchez, que a muchos no gusta. Incluso el Financial Times se ha pronunciado, como otros medios internacionales. ¿Cómo interpreta todo esto?

R.- Yo me alineo claramente con el ‘No es no’ a Sánchez. Es una decisión de la Ejecutiva y nosotros somos un partido que toma las decisiones de forma democrática. Hay debate, por supuesto, pero luego se vota y hay que respetar el resultado de esa votación. Quiero recordar que salió por unanimidad esta posición, que también respaldaron su voto los que se han ido. Fueron ellos los que cambiaron de posición. Y algo que hicimos muy bien fue ser muy claros en campaña. Otros partidos, al ser preguntados por los pactos, echan balones fuera y no contestan, pero nosotros fuimos tajantes. Siempre sostuvimos que con nuestros votos no haríamos presidente a Pedro Sánchez porque durante los nueve meses de su gobierno ya vimos cuál era su proyecto para España: mantenerse en el poder a costa de lo que hiciera falta y, sobre todo, en Cataluña vimos como ‘compraba’ todos los marcos del separatismo. Quiero recordar ese pacto vergonzoso de Pedralbes, con esas 21 exigencias de Torra al que se recibió con la alfombra roja después de haber dado un golpe. En esas 21 exigencias se decían cosas muy graves. Se hablaba de España como una dictadura, con una ‘policía opresora’ y una ‘justicia franquista’. Y Sánchez, insisto, yendo de la mano con ellos, lo que a mí y a muchos nos hace sentir un desamparo absoluto. Yo estoy de acuerdo con la política de mi partido que, repito, se votó. Solo cuatro personas se pronunciaron en contra de esa línea frente a una mayoría abrumadora que la respaldó.

El ‘Sanchismo’ está haciendo mucho daño, no solo en Cataluña sino en el resto del territorio. El pacto de Navarra me ha dado vergüenza. Allí, Navarra Suma había ganado las elecciones, podríamos tener un gobierno constitucionalista y no es así porque Sánchez no quiere. Nadie le obliga, pero él prefiere ir con Otegui que con los constitucionalistas. Para mí esto invalida cualquier acuerdo con Sánchez.

P.- Estamos rodeados de ‘puffs’ con el arco iris, maravillosos… esto me lleva a preguntarle, ya que hemos hablado de pactos, por las críticas que han suscitado en muchos sectores el hecho de ir de la mano, o así parece que se entiende, en algunos lugares, con un partido homófobo como Vox.

R.- Llevo la pulsera arcoíris que me la regalaron el otro día y me hizo mucha ilusión. Hemos sido muy claros; nuestros pactos son con el PP. Es nuestro socio mayoritario y con él hemos alcanzado medidas que son muy buenas para los ciudadanos, pero acuerdos a dos. Un buen ejemplo es el Ayuntamiento de Madrid.

Si tuviera que definir a Vox les calificaría  de populistas»

P.- ¿Es Vox de extrema derecha?

R.- No soy partidaria de etiquetas, pero si tuviera que definir a Vox les calificaría de populistas. En Ciudadanos siempre hemos dicho que queremos abandonar ese frentismo entre derechas e izquierdas, que consideramos algo anticuado y del pasado. Hay medidas que no podemos compartir en Ciudadanos. Pero nosotros, insisto, los pactos los hemos alcanzado con el PP con medidas que son buenas para la ciudadanía, como las que hablan de regeneración, de apoyo a las familias, de bajada de impuestos… Y en algunos sitios, si no ha habido acuerdo ha sido por la pataleta de Vox que decía que no les hacíamos caso. Por eso no entendemos que a la vez se diga que estamos pactando (con ellos), si ellos mismos dicen que no les hacemos caso. Repito, acuerdos a dos. No hemos pensado en ningún momento en tripartitos.

P.- Hábleme del bipartidismo, al que muchos nostálgicos no se acostumbran a renunciar.

R.- El mapa político ha cambiado, hay otras formaciones y esto obliga a que haya acuerdos. Hoy ya cuesta mucho conseguir una mayoría absoluta y hay que sentarse, negociar y tratar de llegar acuerdos como estamos demostrando desde Ciudadanos. Nosotros defendemos el centro y eso nos permite llegar a acuerdos con la izquierda y la derecha, que a veces son criticados y no se entienden pero que es la esencia de esta nueva situación. Lo más importante es pensar en la ciudadanía. Que nadie dude que, en las cuestiones de Estado, en las cuestiones primordiales, Ciudadanos va a estar ahí, por supuesto.

P.- ¿Qué le diría a todos los ciudadanos, analistas y políticos de partidos diferentes al suyo y que opinan que Ciudadanos no es una fuerza de centro?

R.- Que se fijen en nuestras políticas. Al final, tantas críticas son un síntoma de que lo estamos haciendo bien. Nos estamos manteniendo firmes. No olvidamos que, a nosotros, quien nos elige son los españoles, no los editoriales. Me hablaba usted del Financial Times que yo leo con respeto, pero como muchos otros. Los españoles querían colocarnos en la oposición, sabían que con el voto a Ciudadanos estaban diciendo ‘No a Sánchez, sí a España’, y estaban refrendando nuestro planteamiento y nuestro proyecto político. Y tenemos que hacer lo que los ciudadanos nos han encargado que son reformas que llevan mucho tiempo en el cajón: la Ley de Gestación Subrogada o la Ley de Apoyo a las Familias. Estamos deseando trabajar y cumplir el encargo ciudadano. Defendemos la libertad, la unidad, la igualdad, el no dar sablazos a los ciudadanos ni que les metan la mano en el bolsillo, que ya bastante mal lo están pasando.

P.- Hay analistas que piensan que no hay diferencias entre ustedes y el PP…

R.- Pues mire, en este último ejemplo, el de la gestación subrogada, se ve con claridad que el PP es mucho más conservador que nosotros. Nosotros queremos parecernos más a países más avanzados del resto de Europa. El hecho de que en España no se reconozca ese derecho crea desigualdades entre las familias, entre las que han optado por la gestación subrogada y las que no. La igualdad es un pilar para nosotros y tenemos que avanzar en esta materia con una ley altruista, como puede ser la canadiense. Este es un pilar, pero hay muchos otros que nos diferencian, y la ciudadanía lo tiene muy claro. Por eso nos han colocado ahí. Estamos prácticamente en un empate técnico con el PP. En Cataluña el PP es residual, está en el grupo mixto, porque nosotros hemos hecho mucho más por el constitucionalismo y hemos sabido defender allí los derechos de los catalanes mejor que el PP y el PSC.

P.- ¿A qué dedica las horas que le deja libres la política?

R.- Últimamente tengo pocas horas libres. Vivimos una etapa muy intensa que exige el cien por cien de nuestra dedicación pero es cierto que hay algo de tiempo para la parte personal. Soy muy casera, hija única y paso mucho tiempo con la familia. Tengo un perrito que se llama ‘Happy’, que tiene un año y medio y es un trasto y me gusta pasar tiempo con él. Tengo gustos muy sencillos.

P.- ¿Qué valores te ha inculcado tu familia, tus padres?

R.- Mostrarme el valor de las cosas. Que nada te cae del cielo. Que todo se gana a base de esfuerzo, constancia y trabajo. También me han enseñado a no rendirme, a no tirar la toalla. Me emociono siempre al citarles porque les estoy muy agradecida.

P.- Albert comparte estos valores, me consta, porque siempre que le entrevisto me los recuerda. ¿Crees que estáis transmitiendo esto a la ciudadanía? Porque yo creo que en una situación tan crispada como la que tenemos, valores como el del esfuerzo, la valentía… no llegan ¿Estáis fallando en esto? ¿Os percibe la ciudadanía como ególatras, como egoístas?

Me han enseñado a no rendirme, a no tirar la toalla. Me emociono siempre al citar a mi familia porque les estoy muy agradecida»

R.- Ha habido un descrédito de la política y de los políticos, debido sobretodo a los casos de corrupción. Por ello, estas medidas de regeneración son tan importantes para nosotros. Cualquiera que en Ciudadanos meta la mano en el cajón y se lleve lo que no es suyo, no tiene cabida en nuestro partido. De hecho, nosotros firmamos un compromiso ético cuando accedemos a un cargo público. No queremos aforamientos ni privilegios para los políticos. Somos iguales que el resto de los ciudadanos.

P.- ¿Por qué cuesta tanto suprimir esos aforamientos? España es uno de los países del mundo que más aforados tiene…

R.- Por nosotros no será. También hacemos bandera de la limitación de mandatos, pero hay muchos que viven muy cómodos en sus privilegios. Esto, como otras cosas, también es una cuestión de igualdad. Esto nos haría empatizar mucho con la sociedad.

P.- ¿Cómo definiría Ciudadanos, en tres palabras?

R.- Es un partido de centro, liberal, y uno de cuyos pilares básicos es la libertad, sobre todo en Cataluña.