Política

La Policía dice ahora que ordenó "hace dos meses" la compra de mascarillas y guantes

El ‘número dos’ del Cuerpo Nacional asegura ahora que a finales de enero ya buscaban material de protección para los agentes por el coronavirus / El Gobierno de Pedro Sánchez sitúa el origen de la epidemia después de las manifestaciones del 8-M

El DAO de la Policía Nacional, José Angel González, en una comparecencia informativa en La Moncloa.

El DAO de la Policía Nacional, José Angel González, en una comparecencia informativa en La Moncloa. EP

El número dos de la Policía Nacional, José Ángel González, ha agrietado este sábado el relato que defiende el Gobierno de Pedro Sánchez para situar el inicio de la epidemia del coronavirus en España después de las manifestaciones del 8-M al reconocer que la dirección del Cuerpo ya ordenó a finales de enero la compra de medios de protección.

«Hace ya dos meses que el director general de la Policía nos encargó tanto a la Subdirección de Logística [como a la Dirección Adjunta Operativa, DAO] que empezáramos a mover la compra de mascarillas y de guantes», ha admitido González en la comparecencia informativa posterior a la reunión del comité de gestión técnica de la crisis.

La respuesta ha sorprendido al propio secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, que instantes antes se había dirigido al DAO para preguntarle si había querido decir «semanas» en lugar de meses. Lejos de desdecirse, José Ángel González reiteró que al menos «hace dos meses» recibió esa instrucción del máximo responsable del Cuerpo.

El ‘número dos’ de la Policía asegura que a finales de enero ya buscaban material de protección para los agentes por el covid-19

La contestación no es baladí por cuanto denota que al menos desde finales de enero ya existía cierta preocupación en el Ministerio del Interior respecto al riesgo que podía suponer para los funcionarios del Cuerpo la eventual propagación del covid-19 en España -tras el brote identificado en la ciudad china de Wuhan (Huabei) el 31 de diciembre- y la necesidad de adoptar medidas.

En la carta enviada esta semana a la OTAN para pedirle material sanitario, el Ministerio de Defensa sitúa el origen de la epidemia el 9 de marzo, justo el día después de la manifestación que reunión en Madrid a unas 120.000 personas. Aquel domingo, el país contabilizaba ya 589 positivos y 13 compatriotas habían muerto por el virus.

Las palabras del Director Adjunto Operativo han causado una enorme sorpresa entre los representantes de los sindicatos con representación en el Consejo de Policía, que desde hace semanas vienen denunciando la falta de medios con la que se están trabajando los agentes. Más de 250 funcionarios han dado ya positivo y más de 3.600 están en cuarentena al presentar síntomas compatibles con el covid-19.

«Alguien está mintiendo»

«Si el Gobierno dice que hasta el día 9 no se da cuenta de que estaba empezando a haber contagios y que podía tratarse de una epidemia y ahora el DAO reconoce que hace dos meses le ordenaron comprar mascarillas, alguien está mintiendo. O lo sabían hace dos meses o después del 9 de marzo», señala José María Benito, portavoz de la Unión Federal de Policía (UFP). Y añade: «La realidad es la que es. No tenemos mascarillas, no tenemos equipos de protección ni en vehículos ni en nada. Y si no hay, alguien está cometiendo una negligencia por la que debe pagar».

El pasado 24 de enero, el entonces jefe del servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Policía, José Antonio Nieto González, emitió una nota informativa con medidas de prevención para la plantilla por la exposición al coronavirus. En dicho escrito, el funcionario recomendaba a los agentes destacados en puestos fronterizos de los aeropuertos que adoptaran prevenciones con los pasajeros procedentes de China, advirtiendo de que las posibilidades de que personas portadoras o enfermas entraran en España eran «bajas pero no descartables».

Nieto González fue destituido coincidiendo con la declaración del estado de alarma. Según denuncio el Sindicato Unificado de Policía (SUP), el cese se produjo «sin un motivo objetivo». «Se achaca al facultativo cesado la remisión de un borrador de resolución de la DGP [Dirección General de la Policía] sobre medidas de gestión del covid-19 a un grupo de trabajo policial de técnicos en prevención de riesgos laborales, horas antes de su publicación oficial con la firma del Director General», informó el sindicato.

Justicia Policial (Jupol) considera que las palabras de José Ángel González son una muestra «patente y clara» de que el Gobierno «está mintiendo desde que comenzó la crisis». «La previsión no ha sido la necesaria y seguimos trabajando en la calle sin los equipos de protección individuales necesarios para garantizar la seguridad de los compañeros», expone Pablo Pérez, portavoz de Jupol.

Esta organización sindical ha conseguido que la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) requiera a la Secretaría de Estado de Seguridad para que les entregue los medios de protección oportunos, al atender parcialmente la petición de medidas cautelarísimas que había solicitado.

«Es muy grave. Las palabras del DAO llevan a preguntarte qué información manejaba el Gobierno en enero para solicitar la adquisición de material de protección para la Policía y, sin embargo, no se tomó ninguna medida para salvaguardar a los ciudadanos respecto de la crisis sanitaria que se avecinaba», plantea Adolfo Medina, portavoz del Sindicato Profesional de Policía (SPP).

Los sindicatos policiales critican la «ineficacia» de la dirección: sigue sin llegar material suficiente ni adecuado para proteger a los policías

Esta organización, mayoritaria entre los mandos del Cuerpo, adelanta que pedirá «explicaciones» a la Dirección General sobre las gestiones realizadas para la compra referida este sábado por el Director Adjunto Operativo y «qué resultados» ha deparado.

Para la Confederación Española de Policía (CEP), las manifestaciones de José Ángel González son «preocupantes» y demuestran «ineficacia», puesto que el material con el que están trabajando los agentes «no es suficiente ni en cantidad ni en nivel de protección» para garantizar su seguridad.

«Lo que más nos ha llamado la atención es que la primera remesa de mascarillas profesionales, de tipo FFP2, haya llegado esta madrugada, con 75.000 unidades para un colectivo de 138.000 funcionarios, que es el que conforman la Policía Nacional y la Guardia Civil. Si las instrucciones para comprar este material se impartieron hace dos meses y no ha sido hasta hoy cuando han llegado a España (compradas por otro ministerio, según se ha informado) estamos ante un retraso muy peligroso para la salud de los compañeros», razona Víctor M. Vigil, secretario de la CEP.

«Falta de previsión»

Este sindicato considera que ha habido «falta de previsión» por parte de la dirección, puesto que desde 2017 -cuando hizo una compra de guantes de nitrilo de 12.490 cajas de 100 unidades- «no ha hecho nada por reforzar la adquisición de un material de protección muy importante». «Dos años después de esa última compra, nos encontramos con esta crisis en la que el mercado mundial tiene problemas de abastecimiento», agrega.

El SUP también se muestra muy crítico con la gestión que ha realizado la Dirección General de la Policía para proveer a sus funcionarios de material de protección suficiente para cumplir las funciones que se le han encomendado en la lucha contra el coronavirus sin poner en riesgo su salud.

«Lo primero que tendrían que haber hecho es responder todos los escritos que se le han presentado para que nos informaran de cuál ha sido la previsión y qué se ha hecho», señala Mónica Gracia, secretaria general del SUP. «Si han hecho esas peticiones de material de protección, la conclusión para nosotros es la misma. De haberse hecho bien esas gestiones no estaríamos en la situación en la que nos encontramos; de haberse puesto más empeño o interés no nos habría cogido el toro», apostilla.

Escrito de la Subdirección General de Recursos Humanos negando desabastecimiento el 7 de febrero.

Gracia recuerda que su sindicato ya le envió una carta el 2 de febrero al director general, Francisco Pardo Piqueras, en la que llamaba su atención por el posible desabastecimiento de equipos de protección individual (mascarillas, guantes de nitrilo y geles desinfectantes) existente en el Cuerpo y le apremiaba a convocarles a una reunión para «evaluar» las acciones que se iban a llevar a cabo a fin de «asegurar la integridad física de todos los policías que pudiesen resultar afectados».

Cinco días después, la subdirección general de Recursos Humanos y Formación respondió que «no tenía constancia» de dicha falta de suministro y le pedía que le detallar en qué unidades escaseaba el material «para velar por la seguridad y salud de los funcionarios policiales».

Comentar ()