Política

De Panamá a Islas Marshall: el entramado de sociedades que Villarejo ocultaba en el extranjero

La instrucción del ‘caso Tándem’ estrecha el cerco sobre las sociedades pantalla con las que el comisario jubilado canalizó parte de los ingresos que cobró por sus trabajos de inteligencia mientras se encontraba en activo en la Policía Nacional

Imagen: Carmen Vivas

El rastro del patrimonio de José Manuel Villarejo conduce hasta un atolón del Pacífico. Uno de los tres apartamentos que el policía ya jubilado reconocía tener en República Dominicana está a nombre de una sociedad radicada en las Islas Marshall, un pequeño país de la región de Micronesia que no obliga a publicar los nombres de los directivos y accionistas de las empresas en ningún registro público.

Este dato se refleja en uno de los documentos que las autoridades judiciales de Panamá han enviado a la Audiencia Nacional en respuesta a la comisión rogatoria que el juzgado que instruye el caso Tándem libró a finales de 2017 para conocer si el antiguo agente encubierto ocultaba parte del dinero ingresado por los trabajos de inteligencia que realizó mientras se encontraba en activo en la Policía a través de compañías offshore establecidas en el país centroamericano.

Una de las sociedades panameñas que los investigadores españoles vinculaban a Villarejo desde el inicio de las pesquisas era Stanstead Advisors Corp., constituida el 7 de febrero de 2012 con un capital social de 10.000 dólares y dedicada a la «compra, venta, permuta, manejo, comercio, tenencia de, e inversión en toda clase de bienes muebles o inmuebles, mercancías, materias de consumo, efectos, productos y otros bienes de cualquier clase, naturaleza o descripción».

El avance de la instrucción ha permitido apuntalar los indicios del juez y de los fiscales. Representada por fiduciarios ante el Registro Público de Panamá, los dos accionistas de esta sociedad eran José Manuel Villarejo Gil y Rafael Redondo, hijo y socio del comisario retirado -respectivamente- y ambos imputados también en el caso Tándem. Así se detalla en la declaración jurada que Stanstead Advisors tuvo que presentar en el banco local Banesco para poder abrir una cuenta en marzo de 2012.

La conexión de Villarejo con las Islas Marshall se deduce del contenido del acta de la reunión en la que la junta directiva de Stanstead Advisors acordó su disolución el 5 de diciembre de 2016, once meses antes de la detención del policía. En la sesión celebrada en la mañana de aquel lunes se tomó otra decisión: la cesión y transferencia de los bienes de la sociedad a su único accionista.

Según se detalla en el citado documento, el socio era Tide Spirit Ltd, una compañía «incorporada en las Islas Marshall con el número de registro 84.647». El único activo de Stanstead Advisors era el apartamento número 102 del Edificio Bavaro White Sands, ubicado en el municipio de Higüey (La Altagracia, República Dominicana).

La instrucción que lleva a cabo la Audiencia Nacional revela que Villarejo estaba detrás de sociedades pantalla en cuatro países

Cuando los agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional registraron el domicilio habitual de José Manuel Villarejo en la localidad madrileña de Boadilla del Monte (Madrid) tras la detención de éste intervinieron un documento en formato excel titulado ‘Patrimonio’ en el que se detallaban sus numerosas propiedades inmobiliarias tanto en España como en el extranjero. Una de ellas era un apartamento en Playa Bávaro (República Dominicana) valorado en 450.000 euros.

Stanstead Advisors es una de las sociedades controladas por Villarejo en Panamá por las que el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional ha pedido información a las autoridades del país centroamericano junto a Microspermum SA (antes Participaciones Marvila), Eucalyptus Forest SA (constituida inicialmente como Valle Luna Consultores SA), Stab International (antes Cadkey SA) y Dry Town SA (antes Ashbury Consulting Inc.). En todas figura como agente residente el bufete local Ballard&Ballard, que en febrero de 2019 renunció a seguir representándolas para que la instrucción judicial que se sigue en España no dañara su imagen.

El dinero de los clientes guineanos

Los investigadores siguen el rastro del patrimonio de Villarejo en Panamá tras el chivatazo del abogado Francisco Menéndez, socio con el que cerró el denominado Proyecto King y por el que ambos se embolsaron algo más de cinco millones de euros. El encargo consistió en hacer un seguimiento a Gabriel Mbega Obiang, ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial, por parte de su hermano Teodorín, quien también quería suceder al padre al frente de la jefatura del Estado del país africano.

Menéndez aportó al juzgado el 21 de septiembre de 2017 varios documentos con las «coordenadas para realizar transferencias» que le habían indicado Villarejo y Redondo por dicho trabajo, transfiriendo 1.675.339,8 euros en cinco pagos fraccionados a las cuentas de dos de las empresas de aquéllos en Panamá (Stanstead Advisors y Participaciones Marvila, esta última rebautizada después como Microspermum) y a una de Uruguay (Financiera Uruplán). Esas operaciones se realizaron entre el 27 de febrero y el 11 de julio de 2012.

El dinero procedía de una cuenta abierta en el CBH Bank de Suiza de la que era titular la sociedad Boway Holdings Limited, con sede en Hong Kong. Como ha informado este diario, Villarejo repatrió a España dos años después un millón de euros, con los que amplió su participación accionarial en una clínica privada de Estepona (Málaga).

La investigación del caso Tándem ha revelado la existencia de una maraña de sociedades en Panamá, Uruguay (Topy SA, Financiera Uruplán SA, Financiera Omerán SA y Cenyt Mercosur), República Dominicana (Inversiones Caunoa SA, participada por la panameña Stab International SA) e Islas Marshall (Tide Spirit Ltd) con las que el comisario ya retirado habría tratado presuntamente de ocultar el rastro del patrimonio amasado con la prestación de servicios privados de información e inteligencia para decenas de clientes aprovechándose de su cargo policial.

En Panamá se han localizado 625.810 euros en una cuenta del banco Banesco de la que era titular Advisors Corp., ya disuelta

En respuesta a la comisión rogatoria tramitada por España, la Fiscalía Anticorrupción de Descarga de la Procuraduría General de Panamá envió escritos a 66 bancos del país en febrero de 2018 para tratar de averiguar si Villarejo, su socio, su mujer, su hijo -todos imputados en esta macrocausa- y las empresas que controlaba tenían cuentas abiertas a fin de bloquear los fondos. Las pesquisas alcanzaban también a ‘Francisco Javier Hidalgo’ y ‘José Javier Esteban’, dos de las identidades falsas que el comisario utilizaba cuando ejercía como agente encubierto.

Por la información aportada por las autoridades panameñas se deduce que en dicho país tan sólo se han localizado e inmovilizado 678.125,46 dólares (625.810 euros al cambio actual). Ésa era la cuantía a la que ascendía el saldo de una cuenta de ahorro abierta en Banesco y de la que era titular Advisors Corp., ya disuelta.

La búsqueda del posible patrimonio que Villarejo guardara en Panamá ha ido mucho más allá de las indagaciones sobre cuentas bancarias, productos de inversión y cajas de seguridad. La Audiencia Nacional también pidió conocer si en dicho país figuraban inscritos a nombre de las personas físicas y jurídicas investigadas aeronaves, embarcaciones o vehículos. No se ha encontrado nada, según han respondido las autoridades aeronáutica y marítima en escritos incorporados a las actuaciones que dirige el juez Manuel García-Castellón.

Bloqueo de propiedades en Montevideo

Sí se han bloqueado en Montevideo (Uruguay) tres fincas inscritas a nombre de Participaciones Marvila y con matrículas registrales 31.529, 46.192 y 46.193, según acordó el juez local Pablo Marcelo Benítez Rodríguez en un decreto firmado el 21 de junio de 2018. La prohibición de la citada sociedad de disponer de los bienes era por dos años, a contar desde la anotación de esta inscripción en el Registro.

En el cuadro con el patrimonio inmobiliario intervenido por la Policía en la vivienda de Villarejo en noviembre de 2017 se reseña la existencia de tres propiedades en el país charrúa: dos en la capital (Casa Ellauri y Castillo Idiarte Borda) y uno en Punta del Este (Hotel Don Pepe).

El establecimiento hotelero lo había vendido el policía a finales de 2013 al matrimonio formado por Adrián Beloso-Baker y Raquel Serna, que le habían entregado tres propiedades en España y se comprometían a abonarle un millón de dólares con los ingresos que teóricamente generaría la explotación del complejo para completar el pago. La Justicia uruguaya debe dilucidar ahora si la venta del establecimiento es nula por sustentarse el acuerdo sobre la base de una información financiera falsa.

Pesquisas secretas

La sospecha de que el controvertido policía se encontraba detrás de una red de sociedades en el extranjero que le habría permitido ocultar su patrimonio viene prácticamente desde el momento de su detención e ingreso en prisión en noviembre de 2017.

Tras la denuncia de su socio Menéndez, que dio detalles de las cuentas suizas a las que habrían enviado los cobros por el trabajo a los altos mandatarios guineanos, el juzgado emitió comisiones rogatorias a Suiza, Panamá, Uruguay y Reino Unido.

Según ha trascendido al levantar el secreto de esta pieza de comisiones rogatorias, tanto el Juzgado Central de Instrucción 6 como la Sala Penal de la Audiencia Nacional en diciembre de 2018 prorrogaron el secreto de estas actuaciones.

El juez Manuel García-Castellón mantiene a Villarejo en prisión preventiva por la «red internacional de contactos» que tiene y los fondos económicos que podría ocultar en el extranjero y aún no se le conocen, lo que sigue dejando sospechas de una fuga posible en caso de quedar en libertad. El levantamiento del secreto de esta causa, que desentraña el complejo entramado empresarial del comisario jubilado en el extranjero, dan soporte al aludido riesgo de fuga de los investigadores.

Comentar ()