No hay día tranquilo en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados. El órgano que debe servir para construir consensos tras la epidemia se ha convertido en un ring con luchas constantes que opacan las comparecencias y centran la atención en la bronca diaria.

La de este viernes la ha protagonizado la diputada hispano-brasileña de ERC, María Carvalho, que ha acudido con una pegatina en la que se podía leer ‘Fuera Vox’ adherida a su ordenador portatil.

El asunto ha provocado la queja de la parlamentaria de Vox Inés Cañizares: «Eso no es libertad de expresión, ¿la crispación quién la produce? El rechazo no, estamos hablando de consenso y de reconstrucción». La coordinadora de la comisión ha alegado que sí forma parte de la «libertad de expresión» de la diputada, que se ha negado a ocultarla.

Este viernes han comparecido en la comisión los economistas Juan Ramón Rallo, Rafael Doménech Vilariño, Gonzalo Sáenz de Miera Cárdenas y Manuel Lagares Calvo, así como el abogado Ínigo Sagardoy de Simón y el director de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) Víctor Viñuales Edo.