Política

Tibia defensa de Pedro Sánchez hacia Pablo Iglesias por el 'caso Dina'

El presidente del Gobierno se escuda en que no debe pronunciarse sobre asuntos judiciales y afirma que los mensajes que salieron a la luz son "conversaciones privadas del vicepresidente"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó hacer una defensa abierta hacia el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sobre los últimos pasos de la investigación del denominado ‘caso Dina’ de la Audiencia Nacional. En éste se investiga el robo de un móvil de Dina Bousselham, asesora de Iglesias en el Parlamento europeo a finales de 2015 y la aparición de una copia de éste en casa del comisario investigado José Manuel Villarejo.

Iglesias encuadró dicho robo en una trama de las ‘cloacas del Estado’ promovido desde el Gobierno del Partido Popular para perjudicarle a él y a su partido, Podemos, cuando las encuestas le situaban como segunda fuerza política, puesto que mensajes del interior del móvil se publicaron en el periódico digital Okdiario por esas fechas. Sin embargo, el juez Manuel García-Castellón ve «debilitada» la opción de que Villarejo y las mencionadas ‘cloacas’ estuvieran detrás del robo del móvil y la filtración a la prensa ahora que sabe que el propio Iglesias recibió una copia del móvil antes de que lo hiciera el comisario investigado y que su asesora hizo pantallazos a las conversaciones publicadas y las compartió con terceros.

Puesto que el líder de Podemos retuvo dicha copia del móvil durante casi seis meses sin entregársela a Bousselham a pesar de que tenía fotografías íntimas suyas dentro, y cuando lo hizo el dispositivo estaba dañado, lo que impidió a ésta acceder a su interior, el juez ve que Iglesias pudo incurrir en dos delitos de daños informáticos y revelación de secretos, por lo que podría solicitar al Tribunal Supremo (ante el que está aforado) que se le investigue.

Preguntado sobre la situación de Iglesias en una entrevista de La Sexta este viernes, Sánchez no defendió claramente a su socio de Gobierno: «Sobre las cuestiones judiciales no me pronuncio», dijo. También afirmó sobre los mensajes de miembros de Podemos, entre ellos Iglesias, que han salido a la luz alrededor de la investigación que «son conversaciones privadas del vicepresidente».

La connivencia entre la Fiscalía y Podemos

La Fiscalía General del Estado ha abierto una investigación interna a uno de los fiscales del ‘caso Dina’, Ignacio Stampa, después de publicar El Confidencial mensajes en los que la abogada de Iglesias afirmó que el fiscal le había dado datos de la investigación antes incluso de que el juez la abriera. También que habrían tenido reuniones en las que la Fiscalía y Podemos habrían acordado seguir una estrategia para apuntar a que el robo formó parte de una operación del Gobierno de Rajoy contra Iglesias. Precisamente el relato que él explotó en la campaña de las últimas elecciones, cuando la instrucción ya estaba en marcha en la Audiencia Nacional.

El presentador de La Sexta, Antonio Ferreras, preguntó a Sánchez sobre las críticas de la oposición al respecto y sobre que Dolores Delgado (fiscal general del Estado y anterior ministra de Justicia de Sánchez) controle el Ministerio Público. El presidente del Gobierno afirmó que «la oposición ve conspiraciones en todos lados» y que «a diferencia de otros, este Gobierno sí respeta la independencia judicial».

Comentar ()