España | Política PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

Cs cree que la oferta a ERC es "postureo" y reafirma su compromiso con Sánchez

La dirección naranja encuadra los guiños a ERC por parte del Gobierno como un guiño de Sánchez para "tener callado a Iglesias", e insisten en que lo importante es "la foto finish"

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. EFE

El mes de septiembre arrancó con la fracción socialista del Gobierno haciendo alarde, más en privado que en público, de tener prácticamente amarrado el apoyo de Ciudadanos a los Presupuestos Generales del Estado una vez decidido que la subida de impuestos, una de las principales líneas rojas de Inés Arrimadas, quedaría aparcada, al menos por el momento.

La presión de Podemos parecía insuficiente para acelerar el deshielo de las relaciones entre Sánchez y ERC, a los que los socialistas culpaban de la más que evidente distancia entre los que un día fueron socios de investidura. En el PSOE no habían recibido visos de pacto de parte de los independentistas, centrados en la campaña de las autonómicas catalanas, mientras que la opción de armar una «mayoría de la alarma» cotizaba al alza en Moncloa.

Unas semanas después, en el enésimo cambio de guion de la legislatura, el Gobierno vuelve a situar en una posición de ventaja a Esquerra a la hora de negociar los Presupuestos respecto a Ciudadanos que, por otra parte, se ha convertido en un socio estratégico -e inesperado- del Gobierno no sólo durante la pandemia, sino también para la tramitación de las cuentas públicas. Las presiones de parte de Unidas Podemos para rearmar el bloque de investidura -los morados llegaron a amenazar a Sánchez con romper la coalición si abogaba por pactar con Ciudadanos- y la puerta que abrió Gabriel Rufián tras su cita presencial con el presidente del Gobierno hace que el denominado por la oposición como ‘pacto Frankestein’ vuelva a ganar enteros en la carrera de fondo en que se ha convertido la negociación de los Presupuestos.

Una vez más, los guiños de Sánchez al independentismo catalán deja en una situación comprometida al partido liderado por Inés Arrimadas. Sin ir más lejos, el Ejecutivo convocará la mesa de diálogo que quedó pendiente en julio para este mismo mes, a sabiendas de que el Govern limitará el diálogo con el Estado a amnistía y referéndum de autodeterminación; y desde Moncloa se ha reactivado la maquinaria para reformar los delitos de rebelión y sedición en plena negociación no sólo con ERC, sino con los cuatro diputados de JxCat que se han desmarcado de las directrices de Carles Puigdemont.

Cs encuadra los guiños a ERC por parte del Gobierno como un «gesto» para «tener callado a Iglesias»

Pero ni si quiera el acuerdo expreso entre PSOE y Podemos de dejar a los naranjas para el final en la ronda de negociación o el golpe que propinó el propio presidente del Gobierno a Arrimadas durante la sesión de control de la pasada semana, cuando volvió a situarla en «la foto de Colón» ha conseguido perturbar a Ciudadanos, que reafirma su compromiso con Sánchez para sacar adelante los Presupuestos y quita peso a los últimos desplantes del Gobierno.

Fuentes de la dirección naranja, en conversación con El Independiente, creen que la oferta de Sánchez a ERC no es más que «postureo» para «tener callado a Iglesias», mientras defienden que el acuerdo real llegará antes o después de la mano de socialistas y liberales. Encuadran además los últimos movimientos del Ejecutivo en una campaña de «presión» de parte de Podemos que «se cree que nos vamos a enfadar por estas cosas y que nos vamos a desmarcar de la negociación». Pero nada más lejos de la realidad.

En la cúpula naranja tachan de «politiqueo» el hecho de que Sánchez siente antes a ERC que a Ciudadanos en la mesa de negociación, un «juego de niños» que «no importa» porque «lo relevante en esta carrera de fondo es la foto finish«, razonan los liberales. Y aunque afirman estar convencidos que el acuerdo presupuestario vendrá finalmente de la mano de Ciudadanos, subrayan la línea roja que también existe en el argumentario de ERC: que Sánchez deberá elegir una u otra vía.

«Estamos acostumbrados a que el presidente cambie de posición continuamente», se quejaba la portavoz de la ejecutiva de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, este lunes. «El Gobierno tendrá que decidir si quiere unos Presupuestos para todos los españoles o sólo para unos pocos», sentenciaba.

Comentar ()