Sanitarios de Castellón se vacunan contra el Covid-19 en un Hospital de Campaña de la ciudad.

Sanitarios de Castellón se vacunan contra el Covid-19 en un Hospital de Campaña de la ciudad. EFE/ Domenech Castelló

Salud

Varias CCAA se saltan el protocolo para mejorar las cifras de vacunación

La limitada disponibilidad de las vacunas es uno de los aspectos clave de la Estrategia de Vacunación del Covid que presentó el Ministerio de Sanidad a finales de noviembre. Así, se establecían cuatro grupos prioritarios de vacunación que se inmunizarían por ese orden cuando llegaran las vacunas: residentes y trabajadores de residencias (grupo 1), personal sanitario de primera línea (grupo2), resto de personal sanitario (grupo 3) y grandes dependientes (grupo 4). Así lo detalló y recalcó que se haría por orden el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al explicar el plan.

«Las primeras dosis disponibles se utilizarán para vacunar al grupo 1 y 2 en ese orden y, tras completar estos grupos y en la medida que haya más disponibilidad de dosis, se vacunará a los grupos 3 y 4», dice literalmente el protocolo de Sanidad.

Sin embargo, algunas comunidades se han saltado este orden establecido y han empezado a vacunar a personal sanitario antes de finalizar en las residencias e incluso están inmunizando sin discriminar si el personal sanitario es de primera línea o no (grupos 3 y 4). Es el caso, al menos, de Madrid, País Vasco y Cantabria, mientras que otras como Asturias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura o Murcia sí han respetado el orden de los grupos.

El caso de Madrid es especialmente llamativo, porque mientras al menos un tercio de las residencias carecían este jueves de fecha de vacunación, en los últimos días la región comenzaba a vacunar a sanitarios y sin tener en cuenta su ámbito de exposición en hospitales como Fuenlabrada, Torrejón o el Hospital del Tajo. En concreto y a fecha de este jueves, la Comunidad había puesto muchas más dosis a sanitarios (alrededor de 43.000 hasta el jueves) que en centros sociosanitarios (25.754), según fuentes de la propia Consejería de Sanidad.

El consejero de Sanidad, Antonio Zapatero confirmó ayer que la Comunidad había superado las 60.000 dosis administradas que se había propuesto para esta semana, alcanzando las 77.130. Un importante acelerón que no se ha producido en el grupo de población vulnerable de las residencias donde confirmó que sólo se ha vacunado al 50% de los residentes y trabajadores de los centros sociosanitarios. El consejero lo ha achacado al paso de Filomena y Zapatero prevé ahora que la vacunación de la primera dosis esté al 90% a finales de la semana que viene, frente al 100% para el día 20 que calculaba la Consejería la semana pasada.

En Madrid, en algunos casos se está vacunando a todo el personal del hospital, como en el de Torrejón en Madrid. El dato de vacunación de Madrid que estaba siendo muy lento en cuanto al colectivo de residencias, se ha acelerado con los sanitarios de primera y segunda fila. Sin embargo, según denuncia el sindicato de médicos de AMYTS, no se están vacunando los centros de salud que están en primera línea con los pacientes.

«La situación es muy heterogénea y mientras Asturias ha respetado el orden y ha conseguido una gran organización, en Madrid la situación está descontrolada. Y no puede ser que las personas vulnerables, en las que el contagio tiene una gran repercusión, no se atiendan en el orden que se dijo. Este asunto debería abordarse en el Consejo Interterritorial y el Gobierno debería supervisar que se cumpla», afirma Antonio Cabrera, secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras.

Castilla La Mancha inició ayer la vacunación de algunos sanitarios de segunda línea, una vez que tenía vacunados a los de primera y a las residencias, siguiendo el protocolo de Sanidad. En Castilla y León se está siguiendo el plan de vacunación establecido, a nivel nacional, y se está vacunando a los trabajadores sanitarios de primera línea. Según la consejería de Sanidad, se han vacunado profesionales no sanitarios que sí trabajan en primera línea. En Extremadura afirman estar vacunando a sanitarios de segunda línea cuando en los hospitales se va terminando la vacunación de los de primera línea.

Desde el sindicato CSIF, Fernando Hontangas también asegura que no se está respetando el orden establecido y que la Consejería de Sanidad de Madrid ha llamado esta semana a algunas enfermeras con contratos Covid de hospitales para «darles un curso por zoom, que deja mucho que desear, y decirles que tendrán que ir a vacunar a residencias, pero sin fecha».

Ambos representantes sindicales coinciden en que la falta de información es generalizada: «Nos dan el porcentaje de vacunados y las vacunas totales, pero no sabemos quiénes son ni porqué se está siguiendo un determinado orden. La opacidad es generalizada en muchas comunidades autónomas desde el inicio de la pandemia», afirma Cabrera.

Los más vulnerables, la prioridad

El epidemiólogo Joan Caylà asegura a El Independiente que es prioritario vacunar a los más vulnerables y estos cambios en los protocolos podrían responder a maneras de mejorar las cifras de vacunación. «Es más fácil vacunar amucha gente en un gran hospital que ir a muchas residencias, donde es más complicado tener consentimiento», afirma.

Han convertido la vacunación en una carrera y para ello han sacrificado el plan»

José Tuells, coordinador de vacunas de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria

Así lo estima también José Tuells, coordinador de vacunas de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), que cree que «cuando las comunidades autónomas han visto que no conseguían la velocidad de otras, han convertido la vacunación en una carrera y para ello han sacrificado el plan». Una alteración en la priorización que, a su juicio, puede tener consecuencias en la evolución de la epidemia: «Si se rompe el esquema de priorización se va a vacunar a unas personas mientras se deja a otra que lo necesitan más y eso puede tener efectos en términos de contagios, hospitalizaciones o fallecimientos».

En este sentido el protocolo del comité científico del Colegio de Médicos de Madrid establece un criterio de vacunación diferente del de Sanidad pero que prioriza a los más vulnerables. «Desde nuestro punto de vista, los grupos a priorizar las vacunas frente a la COVID-19, en un primer momento, serían: 1.-Personas mayores y personas con discapacidad residentes en instituciones. 2.-Personal sanitario y socio-sanitario que atiende a personas institucionalizada 3.-Personal sanitario de primera línea. 4.-Personas mayores de 70 años no institucionalizadas. 5.-Personas menores de 70 años con comorbilidades (enfermedades crónicas graves, obesidad, hipertensión, diabetes mellitus, etc.). 6.- Otros profesionales sanitarios y otros trabajadores esenciales y de industrias críticas o con dificultad para mantener distancia social. 7.-Grupos socioeconómicos vulnerables y otros de alto riesgo». Según explican desde el Colegio de médicos de Madrid los hospitales son los que han marcado quién se vacuna en cada centro.

Pedro Gullón, de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) también cree que se debería priorizar como marca el protocolo, «es verdad que la diferencia va a ser muy pequeña entre un grupo y otro, sobre todo si tienes buen ritmo de vacunación, pero lo mejor es seguir el protocolo, ahora bien, esa distinción entre sanitarios de primera línea y sanitarios que no son segunda línea, a veces, no es tan fácil de hacer».

Sobre si es mejor alterar los protocolos para conseguir vacunar más rápido o ir algo más despacio respetando la estrategia, Tuells cree que «lo que hay que hacer es vacunar más rápido y como toca. Lo demás es un problema de gestión y planificación. Hay que fijarse en lo que están consiguiendo otros países, como Israel, donde ya tienen un cuarto de su población vacunada y están doblegando la curva», concluye.

Comentar ()