Economía

María Jesús Montero, el ‘Caballo de Troya’ de Susana Díaz para reformar la financiación autonómica

Montero ha defendido hasta ahora que las CCAA estaban infravaloradas en unos 16.000 millones de euros

logo
María Jesús Montero, el ‘Caballo de Troya’ de Susana Díaz para reformar la financiación autonómica
María Jesús Montero, nueva ministra de Hacienda.

María Jesús Montero, nueva ministra de Hacienda. Europa Press

Resumen:

La hasta ahora consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, será nombrada nueva ministra de Hacienda, sin que la alargada sombra de su antecesor, Cristóbal Montoro, haya acabado de abandonar sus dependencias. Y lo hace con un claro cometido: cerrar de una vez la reforma de la financiación autonómica que, primero la crisis y después la debilidad del Gobierno, no han hecho posible durante los años de mandato del PP.

Como adelantaba El Independiente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía que ajustar cuentas con la presidenta andaluza Susana Díaz, quien en los últimos meses había arrancado a Mariano Rajoy un compromiso para poner en marcha cuanto antes esta reforma, que supone una revisión de la extensión del estado del Bienestar en Andalucía, la comunidad autónoma más poblada de España y una con los mayores niveles de paro.

En medio de las negociaciones de la reforma de la financiación autonómica ha estado Montero del lado andaluz desde el año 2013, cuando fue nombrada Consejera de Hacienda. Así que ahora la capitaneará. Pero además, esta sevillana de 52 años atesora un perfil más social, acorde con la filosofía del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

La hasta ahora consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, será nombrada nueva ministra de Hacienda, sin que la alargada sombra de su antecesor, Cristóbal Montoro, haya acabado de abandonar sus dependencias. Y lo hace con un claro cometido: cerrar de una vez la reforma de la financiación autonómica que, primero la crisis y después la debilidad del Gobierno, no han hecho posible durante los años de mandato del PP.

Como adelantaba El Independiente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía que ajustar cuentas con la presidenta andaluza Susana Díaz, quien en los últimos meses había arrancado a Mariano Rajoy un compromiso para poner en marcha cuanto antes esta reforma, que supone una revisión de la extensión del estado del Bienestar en Andalucía, la comunidad autónoma más poblada de España y una con los mayores niveles de paro.

En medio de las negociaciones de la reforma de la financiación autonómica ha estado Montero del lado andaluz desde el año 2013, cuando fue nombrada Consejera de Hacienda. Así que ahora la capitaneará. Pero además, esta sevillana de 52 años atesora un perfil más social, acorde con la filosofía del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

4.000 millones para Andalucía

En lo que tiene que ver con la reforma del de financiación autonómica, Montero ha sido una de las consejeras que más ha demandado un sistema que no infrafinancie a la comunidades autónomas. Según sus estimaciones, los gobiernos regionales han dejado de recibir unos 16.000 millones de euros desde 2014, y solo en el caso de Andalucía habría que incrementar sus dotaciones en unos 4.000 millones de euros.

Además, Montero es partidaria de no incrementar los ingresos destinados a la dotación de servicios sociales mediante copagos ni ampliando la capacidad de las comunidades autónomas para gestionar tributos propios, para no generar desigualdades entre regiones ricas y pobres.

Montero no quiere copagos en la nueva financiación autonómica

En este sentido, parece asegurado un choque con la Comunidad de Madrid, que en los últimos años ha transitado un camino de rebaja de impuestos para atraer recursos que le ha valido el apelativo de ‘paraíso fiscal’, y que en su último Presupuesto para este año 2018 profundiza aún más por esa vía.

Por el contrario, la nueva ministra de Hacienda lleva años defendiendo que el nuevo modelo de financiación autonómica debe tener como eje la población ajusta, con una ponderación recoja variables como la insularidad o la dispersión geográfica y que no penalice la población real, como ocurre actualmente en perjuicio de Andalucía.

La ministra de Hacienda que vino de la Sanidad

Por otro lado, como ocurriera en cierto modo con Elena Salgado en el anterior gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –fue ministra de Sanidad antes que de Economía y Hacienda–, el caso de Montero es el de un perfil forjado en el ámbito de la salud que se traslada al área económica del Ejecutivo.

Es licenciada en Medicina y Cirugía y máster en Gestión Hospitalaria por la Escuela de Negocios EADA, y además cuenta con una amplia especialización en gestión sanitaria y gerencia hospitalaria, por lo que lo que tiene que ver con la gestión de las competencias en materia de salud (y otros servicios públicos imbricados en la financiación autonómica) no le son ajenos tampoco desde el terreno de su aplicación.

Además, Montero también fue consejera de Salud y Bienestar Social (2012-2013) y de Salud durante las legislaturas comprendidas entre 2004-2012, cargo este último al que accedió tras ejercer desde 2002 como viceconsejera del mismo departamento.

Anteriormente fue subdirectora médica del Hospital Universitario Virgen de Valme de Sevilla entre 1995 y 1998 y en este año se incorporó al complejo sanitario Virgen del Rocío de la misma ciudad, primero como subdirectora médica y posteriormente como subdirectora gerente.

Al margen de su trayectoria en el ámbito sanitario, María Jesús Montero fue presidenta de la Comisión de Marginación del Consejo de la Juventud de Andalucía entre 1986 y 1988, y posteriormente secretaria general del mismo hasta 1990. Desde 2008 es parlamentaria por Sevilla en la Cámara autonómica.