Economía | Empresas

CaixaBank accede a que todas las bajas por el ERE sean voluntarias

La entidad mantiene la movilidad forzosa en el plan de bajas que afectará a más de 2.000 empleados

Oficina de CaixaBank.

Oficina de CaixaBank. CaixaBank

La dirección de CaixaBank ha entregado esta mañana el borrador del Expediente de Regulador de Empleo (ERE) que acometerá en el marco de su nuevo Plan Estratégico 2019-2021, según han informado los sindicatos tras la tercera mesa negociadora que se ha celebrado esta tarde en Barcelona.

La entidad prevé acometer una reducción del 18% de la red de oficinas que, como consecuencia, afectará a 2.157 personas. El único avance, según los representantes de los trabajadores, es que todas las salidas serán voluntarias, aunque denuncian que los traslados forzosos son una vía para presionar a los empleados.

Hoy en la cuarta reunión de reestructuración, la Dirección ha retirado las 2.157 salidas forzosas, pero insiste en mantener el resto de propuestas: movilidades forzosas, ampliación de oficinas Store, eliminación de subdirecciones, ampliación a 36 meses para consolidar el cargo, entre otras medidas.

CCOO valora «positivamente este avance, pero es insuficiente». Explican que «una de las piedras principales está en la supuesta necesidad de las movilidades forzosas, que plantea la Dirección».

Los sindicatos denuncian que la movilidad forzosa implica una purga que no van a aceptar

El sindicato asegura que no puede aceptar una movilidad forzosa que implica una «purga» de plantilla. «La Dirección insiste en que las movilidades serán en su mayoría voluntarias y que las forzosas serán residuales ¿Entonces para qué bloquear la negociación de esta manera? Pues sencillo, para tener la potestad y la arbitrariedad de poder mover a quien quieran hasta 100 km», denuncian los representantes de los trabajaores.

En la reunión del miércoles, la dirección de CaixaBank planteó un nuevo procedimiento de movilidades de hasta 100 kilómetros, tras el ofrecimiento de movilidades voluntarias.

En concreto, la idea de la dirección es que, cuando se produzca una vacante, procure cubrirse en un ámbito de 25 kilómetros, que se ampliará a 50 si no hay voluntarios y posteriormente a 75 y 100 kilómetros. Tras este proceso, para las vacantes no cubiertas se utilizaría una «reordenación no voluntaria» en la que se atendería a la «idoneidad y perfil profesional» de los trabajadores, quedando excluidos de la movilidad directores, subdirectores, gestores y plantilla en horario singular.

Las personas solo podrían ser movilizadas una sola vez y, si ha habido un desplazamiento de más de 75 kilómetros, tendrán prioridad de retorno durante un periodo de dos años antes de nuevas contrataciones. Los empleados con discapacidad no podrán ser desplazados más allá de 25 kilómetros.

La compensación que se plantea a partir de 50 kilómetros desde el centro de origen es de 7.500 euros si es voluntaria y de 5.000 euros si es forzosa, con cláusula de devolución por retorno.

La plataforma Unión Sindical ha insistido en acotar las movilidades y ha reiterado que solo aceptará las causadas por las extinciones en un procedimiento que esté «regulado y compensado».

La próxima reunión se celebrará mañana a las 11.00 horas en Barcelona y está previsto que la dirección presente un borrador con sus propuestas concretas. Según lo fijado hasta el momento, el periodo formal de negociaciones del ERE se extenderá hasta el 8 de mayo.

Te puede interesar

Comentar ()