Economía

Las batallas económicas que la coalición enfrentará en 2021

La subida del SMI, la reforma de las pensiones o la política de vivienda volverán a tensar las relaciones entre los dos partidos del Gobierno

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el vicepresidente, Pablo Iglesias. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El plazo de aprobación del ingreso mínimo vital, las condiciones de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o el corte de suministros básicos han sido algunas de las disputas que han puesto a prueba la unión dentro del Gobierno que encabezan Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. 

Los morados han tensado la cuerda en más de una ocasión y el presidente ha tenido que mediar en algunas de las batallas entre ministros que se han librado los martes en la Moncloa. 2021 deja todavía algunas por resolver, muchas, presentes en el acuerdo de Gobierno, firmado mucho antes de que el coronavirus y sus consecuencias fueran una realidad.

Díaz y Calviño: el SMI y la reforma laboral

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, quería cerrar en el último Consejo de Ministros de 2020 la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Sin embargo, la última batalla planteada en la mesa del diálogo social tendrá que esperar a este 2021. Es el último capítulo de las discrepancias del primer Gobierno de coalición de la historia de España que, además, ha tenido que entenderse en mitad de una pandemia mundial.

La subida del SMI se ha aplazado tal como pedía la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, que, en esta ocasión, contaba con el apoyo del presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez. Díaz, por su parte, se mantiene firme en que no se puede congelar el salario de aquellos que menos cobran y no ha dudado en reiterar en que “estamos hablando de 30 céntimos al día”.

No es la primera vez que Trabajo choca con Economía. Y tampoco será la última a juzgar por los deberes del Gobierno durante el próximo año. Si bien se ha hablado de la reforma laboral durante 2020, lo cierto es que la pandemia ha obligado a aplazar la contrarreforma a la que se comprometió el Ejecutivo en el acuerdo de Gobierno. “Los aspectos más lesivos de la reforma laboral” es una coletilla que se seguirá repitiendo durante el próximo año.

Uno de los puntos a derogar es la prevalencia del convenio de empresa con respecto al sectorial, un cambio que fuentes empresariales consideran que da más peso a los sindicatos y que puede encontrarse con el rechazo de los empresarios en la mesa del diálogo social.

Podemos y Escrivá: pensiones

Después de lograr un histórico acuerdo en la Comisión del Pacto de Toledo, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones se encuentra en conversaciones con los agentes sociales para llevar a cabo una reforma de las pensiones. Se trata de una labor a la que el ministro José Luis Escrivá quiso dar prioridad desde que asumió su cargo, pero, de nuevo, la pandemia obligó a retrasar los planes.

Aunque fuentes del Ministerio se mantienen discretas sobre las conversaciones, ha trascendido que una de las propuestas de Escrivá es la de ampliar de 25 a 35 años cotizados el plazo a tener en cuenta para calcular la cuantía de la pensión. Se trata de una medida que no cuenta con el apoyo de los departamentos morados.

De hecho, Pablo Iglesias ha dicho que hay “una línea roja” que es el acuerdo de Gobierno en el que ambas formaciones se comprometieron a “mantener y mejorar la capacidad adquisitiva de las pensiones. Pedro Sánchez y yo pusimos la firma”. La titular de Trabajo, Yolanda Díaz, también ha criticado esta medida ya que considera que es de facto, “un recorte de las pensiones”.

En 2021 está previsto que vea la luz una nueva ley de Seguridad Social. La intención de Escrivá es la de reformular el sistema de prestaciones que paga el organismo que depende de su ministerio y esta reconfiguración puede suponer otro caballo de batalla entre ministerios.

Ábalos e Iglesias: alquileres y desahucios

La política de vivienda será otra de las claves económicas de la gestión del Gobierno. Si bien antes de finalizar el año se aprobó la prohibición de desahucios mientras dure el estado de alarma, habrá que ver cómo se resuelve este tema una vez se recupere la normalidad. Además, hay otros aspectos que resolver durante 2021 en relación a la vivienda.

Un ejemplo es el del control de precios del alquiler que Podemos insistió en incluir en la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). La voluntad de los morados es la de limitar las rentas, tal como ha aprobado el Parlament de Catalunya. Sin embargo, la política en materia inmobiliaria depende del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, por lo que el debate está servido entre el responsable de Derechos Sociales, Pablo Iglesias y el titular de vivienda, José Luis Ábalos.

En su repaso del año 2020, Pedro Sánchez afirmó que el Gobierno de coalición era fuerte. Con todo, durante 2021 deberá resolver algunas batallas económicas que no se antojan fáciles.

Comentar ()