Economía

El retraso de los fondos europeos: España ha recibido hasta la fecha un tercio de lo esperado

En octubre de 2020 el Ejecutivo esperaba que el PIB español creciese un 9,8% gracias a la financiación de la UE | Un año después, España solo ha recibido un tercio de lo que esperaba que llegase a lo largo del ejercicio

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño y el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño y el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. Alberto Ortega / Europa Press

El retraso en la recepción de los fondos europeos que impulsarán la economía española tras la pandemia es un hecho y está afectando directamente al crecimiento previsto para este año. De los 27.000 millones de euros que España esperaba recibir este 2021, por ahora solo ha llegado un tercio, 9.000 millones, el calificado como «anticipo» del fondo Next Generation EU. Ni siquiera el primer paquete de dinero, que se espera que llegue en diciembre pero aún está no asegurado, aunque España ha sido el primer país de la UE en pedirlo el pasado viernes.

Según BBVA Research, este es el tercer motivo más importante que ha provocado la revisión de sus previsiones de crecimiento del PIB español a la baja, solo por detrás de la inesperada alza de los precios de la electricidad y de la revisión estadística que llevó a cabo el INE sobre el PIB del segundo trimestre.

«Ya nos parecía que era muy difícil que se cumplieran las aspiraciones de que [los fondos europeos] llegaran pronto. Incluso siendo prudentes en la estimación de cuánto iba a venir, ha venido menos de lo que esperábamos», apuntó el director de BBVA Research, Jorge Sicilia, en su última rueda de prensa de previsiones económicas, algo con lo que coincidían en CaixaBank Research.

“Esperamos que (la demanda) se recupere con el impacto de los fondos Next Generation-EU, aunque su despegue se está retrasando”, indicaba la entidad catalana en un informe publicado este mes.

El servicio de estudios de BBVA no duda en calificar el retraso de los fondos europeos como uno de los factores que ponen en riesgo la recuperación. «A medio plazo, el sesgo dependerá de las reformas que se implementen durante los próximos meses». Por eso, considera que es «necesario acelerar la implementación de los fondos relacionados con el NGEU», ya que también estima que está lastrando el crecimiento de la inversión.

España esperaba crecer un 9,8% con los fondos, y ahora, un 6,5%

Los fondos iban a representar uno de los principales motores de la recuperación económica este año, pero el plan no se ha ejecutado tan rápido como se esperaba, lo que ha obligado a retrasar ese crecimiento para los próximos años.

Los motivos tienen que ver con las dificultades a la hora de diseñar los planes, aprobarlos e implementarlos por parte de la Comisión, algo con lo que España se lava las manos, recordando que fue el primer país en presentar su Plan, el primero en firmar el contrato con Europa y también el número uno a la hora de solicitar el primer desembolso.

Pero este retraso, sumado a la crisis de suministros, a los altos precios de la energía y a la inflación, ha llevado a que los presupuestos generales del Estado que se están discutiendo en el Congreso hayan sido calificados por la oposición como poco creíbles, puesto que las previsiones de ingresos y de gastos variarán en gran medida si las expectativas del Gobierno no se cumplen.

Por ahora Gobierno espera que el PIB español crezca en 2021 un 6,5%, lo mismo que esperaba en abril, y a pesar de que la mayoría de las instituciones y servicios de análisis que realizan análisis macroeconómicos del país han recortado sus cálculos y apuntan más bien a un avance del, 6,2%, de media, según los datos que ha recopilado Funcas.

La Comisión Europea, responsable del desembolso de estos fondos, es más dura que la mayoría de las instituciones: este jueves apuntó que espera que España solo crezca un 4,5% este año. No hay que olvidar que en octubre del año pasado el Gobierno español esperaba que el PIB del país se expandiese un 9,8% gracias al impacto de los fondos europeos, nada menos que 3,3 puntos por encima de su previsión actual, que, además, la mayoría de casas de análisis no esperan que se cumpla.

El cuadro macroeconómico que el Gobierno presentó en octubre de 2020, donde se aprecia que esperaba que el PIB creciese un 9,8% con la ejecución de los fondos europeos. Fuente: Moncloa.

De 27.000 millones a 19.000… y si se cumplen los plazos

Sin embargo y aunque España reciba el primer paquete antes de que termine el año, la cantidad que habrá ingresado en 2021 de fondos europeos estará lejos de la que pensaba ingresar cuando hacía sus cálculos para el ejercicio.

«Los Presupuestos serán el vehículo para canalizar más de 27.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos en 2021 que financiarán las inversiones y reformas recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno la pasada semana y que sentará las bases de un nuevo modelo productivo basado en la digitalización, la transición energética, la cohesión social y la igualdad», aseguraba el Gobierno en una nota de prensa de octubre de 2020, en la que suma 25.000 millones de los fondos Next Generation y 2.400 del programa React-EU.

Por otro lado, España aún no ha creado el sistema informático para gestionar los fondos que le exigía la Comisión Europea. Tampoco ha dado a luz al registro de entidades que debía haberse puesto en marcha, como muy tarde, en el mes de marzo y que permitiría inscribirse a las empresas interesadas en recibir fondos.

El plan de los fondos Next Generation

La Unión Europea decidió en julio de 2020 repartir un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros financiado con deuda común para impulsar la salida de la eurozona de la pandemia del coronavirus, así como la implementación de ciertas reformas estructurales, necesarias para los países miembros. De esos 750.000 millones que conforman el Next Generation EU, 140.000 corresponderán a España, de los que por ahora únicamente ha solicitado la mitad (70.000 millones), que es la parte no reembolsable, es decir, aquella por la que no tendrá que devolver ni pagar intereses.

La recepción de los 70.000 millones está planificada a lo largo de seis años, durante los que se tendrán que ejecutar (2020-2026) y esa cantidad está dividida en paquetes ligados a la consecución de determinados hitos y objetivos, como ha calificado la Comisión a las diferentes metas a cumplir. Ahora mismo España no ha recibido, siquiera, el primer paquete de fondos, sino solo el llamado anticipo, de 9.000 millones (el 13% del total que en principio conseguirá), que llegó en el mes de agosto.

En el mismo mes de agosto, Hacienda anunció que ya había transferido 7.230 millones de euros a las comunidades autónomas, sobre todo, para proyectos vinculados a los sectores de vivienda, educación y transición ecológica. Asimismo, hasta este viernes España no había solicitado formalmente el desembolso de ese primer paquete de fondos, días después que cerrara el contrato con Bruselas para los desembolsos, aunque asegura que tiene asegurada su recepción.

Te puede interesar

Comentar ()