La diputada del PP, Ana Vázquez, interviene en el Congreso de los Diputados. EUROPA PRESS

España ENTREVISTA | ANA VÁZQUEZ, DIPUTADA DEL PP EN EL CONGRESO

Ana Vázquez (PP), un torbellino de 'zascas' en el Congreso: "Vox trata a la gente como tontos"

La diputada gallega, convertida en azote del Gobierno en el Congreso, asiste "horrorizada" a la "deriva autoritaria" del Gobierno tras la intervención en Madrid: "Sánchez no tiene narices a declarar el estado de alarma en Cataluña"

Si con la salida de Cayetana Álvarez de Toledo del PP hubo quien creyó que los ‘zascas’ desde la bancada del PP para acorralar al Gobierno habían terminado, Ana Vázquez (Ourense, 1975) demostró que se equivocaban. Dos minutos de intervención en el Congreso le bastaron para provocar giros de cabeza a derecha e izquierda. Ese día, cuando se votaba la creación de la comisión Kitchen, esta experimentada diputada gallega hacía retumbar las paredes del hemiciclo enumerando el largo listado de investigaciones que afectan o han afectado a los partidos de la coalición, y denunciaba alto y claro que «se utilice el Congreso para controlar a la oposición» e investigar cuestiones «que sucedieron hace nueve años» cuando «el Congreso está para controlar al Gobierno».

Las redes ardieron al segundo, y el vídeo, que difundió el PP en sus redes sociales, recibió miles de visitas. «En bucle»; «Pero, ¿quién es este torbellino?»; o «Me declaro fan» son sólo algunos de los comentarios que se podían leer en redes sociales incluso días después de su intervención. «Me felicitaron todos los partidos, gente del PSOE de toda la vida, de Ciudadanos…». ¿Y de Podemos? «No, de Podemos no», bromea Vázquez, que atendió a El Independiente el pasado viernes, en un momento de gran convulsión política tras la declaración unilateral del estado de alarma en Madrid. «Fue el discurso más sencillo y más fácil de preparar de toda mi vida», comenta, porque «sólo puse voz a lo que piensan millones de este Gobierno».

De ella, sus compañeros resaltan su «profesionalidad» y, sobre todo, su «naturalidad» a la hora de ejercer como azote contra la izquierda. Que no hay nada impostado, nada preparado, dicen. De hecho, a principios de semana volvió a ser viral por un vídeo que subió a las redes sociales a su llegada al aeropuerto Madrid-Barajas, desde donde denunciaba que se podía salir «directamente a la calle» sin ningún tipo de control.

Pero la experiencia de esta política gallega es mucho más dilatada como para reducirla a una intervención en la Cámara Baja. Para empezar, puede presumir de ser la diputada más votada de España. «Eso es porque vengo de Galicia», ironiza. Allí fue alcaldesa de Bande, un pequeño municipio de 2.000 habitantes, su hogar. Y aunque hace ya dos décadas que irrumpió en el Congreso de los Diputados, cada semana marcha a su tierra natal. De Madrid dice que es «una tierra de acogida», en la que aunque «todos los lunes entramos a trabajar personas de otros puntos», sólo se le echa la culpa a los madrileños de lo que malo que suceda, en este caso de expandir el virus.

La del Gobierno no es una guerra contra el coronavirus, sino contra Madrid, Ayuso y el PP

Asegura que le «duele» lo que está sucediendo estos días y que Sánchez haya declarado el estado de alarma, una situación a la que ha asistido «horrorizada» porque, a su juicio, en la «revancha y persecución contra Madrid por parte del Gobierno» lo que se ha conseguido es «estigmatizar» a miles de ciudadanos que «ya lo estaban pasando muy mal». Lo sucedido días atrás «es el culmen de lo que el PSOE decía que iban a hacer en mayo: apretar hasta derrotar a Díaz Ayuso. No es una guerra contra el coronavirus, lo que pretenden es torpedear y hundir a Madrid, a Ayuso y al PP», sentencia.

A su juicio, la actuación del Ejecutivo declarando el estado de alarma ha sido «desproporcionada» porque los datos en Madrid indicaba que la situación estaba mejorando, mientras que en otros puntos de la geografía española, como Navarra o Cataluña, comienzan a dispararse. «Pero Sánchez no tiene narices a decretar un estado de alarma en Cataluña. No se atreverá», vaticina la de Bande. Es además de la opinión de que hay que sumar al ministro Illa a la lista de dimisiones que la oposición exige en el Ejecutivo porque su situación «es insostenible» tras el fallo del TSJM «que dijo que todo lo que habían hecho era una chapuza». «Son los tribunales los que les han llevado la contraria, no los políticos del PP», zanja.

La diputada del PP, Ana Vázquez, en su escaño en el Congreso. EFE

«Vox trata a la gente como tontos»

No es un secreto que uno de los rasgos que definen la personalidad de Ana Vázquez como política es su animadversión hacia Vox, formación de la que dice que, aunque pueda compartir ciertos puntos, «hay cosas que verdaderamente me horrorizan». Y se posiciona radicalmente en contra de las movilizaciones que está promoviendo la formación que dirige Santiago Abascal contra el Gobierno, «una irresponsabilidad de gran magnitud con la que está cayendo». «Es una falta de respeto y una falta de ética», sentencia.

Y sobre la moción de censura de Vox, sobre la que la dirección nacional evita aún mostrar todas sus cartas y revelar si votarán ‘no’ o ‘abstención’, Vázquez tiene su propio criterio: a su juicio, el PP debería votar en contra, «de eso estoy 100% segura», porque con esta maniobra de Santiago Abascal, «Sánchez está feliz».

«Vox trata a la gente como tontos. Les está diciendo que hay una oportunidad de echar a Pedro Sánchez, y eso es mentira. ¡Dios mío señores! ¡Que tenemos 150 votos! Es que es reírse de la gente» despacha la diputada popular, que recuerda que el objetivo de Vox «no es derrocar a Sánchez, sino a Pablo Casado», que «su objetivo es el PP, ni el Gobierno ni nada».

El PP debe votar en contra de la moción de Vox, porque con ella Sánchez está feliz

Y recoge el argumentario que utilizó hace algunos días el secretario general del partido, Teodoro García Egea, para recordar que «cuanto más Vox, más Sánchez» y para lanzar un dardo más a los de Santiago Abascal: que «la ‘derechita cobarde’ les sigue ganando por goleada».

La «dictadura» de Podemos

Una de las cuestiones que ha capitalizado la agenda del PP en los últimos días, más allá del minuto a minuto en Madrid, ha sido la «deriva autoritaria» del Gobierno de coalición y la «degradación institucional» por las presuntas intenciones de Moncloa de cambiar la ley para reformar el CGPJ sin el PP. A juicio de Vázquez, el objetivo de Sánchez es «asaltar la Justicia para salvar a Iglesias», tras conocerse esta semana que el vicepresidente estaría a las puertas de ser imputado por el Supremo en el marco de la investigación del ‘caso Dina’.

Sánchez pretende asaltar la Justicia para salvar a Iglesias

Sin embargo, la diputada gallega cree que «aún quedan socialistas de prestigio» en las filas que ahora dirige Pedro Sánchez «que conocen lo que es la libertad y el estado de derecho». Y aunque asegura que no puede poner la mano en el fuego porque el PSOE votase a favor del suplicatorio en el Congreso para que se investigase a Iglesias, cree que un sector importante «presionará» a Sánchez para que esto suceda.

De Iglesias, sobre cuya formación asegura que «quiere pedir la ilegalización del PP» para «implantar una dictadura», parte una lanza a su favor y pide «respetar» la presunción de inocencia -un extremo que la mayoría de cargos de la oposición no ha hecho-, porque es lo «coherente» dado que ella siempre ha pedido el mismo trato de favor para sus compañeros, y que «nunca les han concedido». Precisamente, uno de sus camaradas -más bien ex camarada- que podría caer también es un paisano suyo, por el que tampoco pone la mano en el fuego. «No lo sé», responde sobre la posibilidad de la imputación de Mariano Rajoy.

Comentar ()