España

Bronca entre ERC y JxCat por el teletrabajo y la lluvia de medidas Covid

Budo corrige al conseller de Trabajo y desmiente que el teletrabajo sea obligatorio, tras disculparse por la confusión creada por el Govern

Meritxell Budó y Pere Aragonés se dirigen a la reunión de Govern Ruben Moreno

Confinamiento de fin de semana durante varias semanas o confinamiento durante quince días. Teletrabajo obligatorio o recomendado a las empresas. Reapertura, o no, de la restauración con el toque de queda. El gobierno catalán se ha lanzado en las últimas horas a las ondas y el resultado ha sido una cacofonía de medidas por las que la portavoz del Govern, Mertixell Budó, se ha tenido que disculpar este martes tras la reunión semanal del ejecutivo.

El caso más dramático ha sido el del conseller de Trabajo, el republicano Chakir el Homrani, quien a primera hora advertía en declaraciones a RAC1 que el teletrabajo es obligatorio en todas las empresas que puedan implementarlo, advirtiendo que de lo contrario se impondrían sanciones. Poco después era desmentido por el titular de Empresa, Ramon Tremosa (JxCat), en Catalunya Ràdio, y posteriormente por la propia Budó, quien recordaba que la Generalitat no tiene competencias para imponer una restricción de ese tipo. La propia conselleria ha «matizado» a Homrani esta tarde.

No es la única intervención polémica. La propia Budó sembró dudas ayer al asegurar en Catalunya Ràdio que el ejecutivo catalán está estudiando el confinamiento de fin de semana, una medida que ha rechazado confirmar hoy la titular de Salud, Alba Vergés. En declaraciones a la Cadena Ser, Vergés si ha descartado otra de las posiblidades avanzadas por Tremosa: la reapertura de la restauración a partir de este miércoles, cuando se cumplen las dos semanas del cierre.

«Estamos en la línea de no levantar restricciones», ha afirmado la responsable de Salud, al tiempo que ha insistido en que la situación epidemiológica les llevará «a tomar más medidas esta semana». 

Disculpas de Budó

Tras el caos generado, la bronca se ha trasladado al Consell Executiu, que se ha alargado retrasando media hora la comparecencia de la portavoz. «Si las comunicaciones del Govern generan confusión no podemos estar satisfechos», ha reconocido Budó después, conjurándose para «explicar las medidas cuando toque y explicar cómo se aplican» en una comparecencia en la que se ha negado a confirmar ninguna de las opciones que en los últimos dos días se han puesto sobre la mesa.

«La población debe saber qué hacer y qué no, por qué tomamos esas medidas, con qué objetivos y qué implica. Si no hemos sido capaces de que sea así tenemos que mejorar la comunicación» ha reconocido Budó.

Críticas desde Esquerra

Unas disculpas que llegaban después de que incluso la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, hablara de «codazos» en el seno del ejecutivo por explicar, y abanderar, las medidas contra el Covid. Desde ERC acusan los intentos de JxCat de seguir patrimonializando esas medidas ahora que las principales voces deberían ser Vergés y el presidente en funciones, Pere Aragonés. El propio Aragonés pidió el lunes, sin demasiado éxito, «no especular» con las medidas.

La oposición ha recogido también este desconcierto. El líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha lamentado esa cacofonía. «Cualquier catalán que oiga los audios de Vergés, Homrani y Tremosa se llevaría las manos a la cabeza del desbarajuste de este gobierno que parece el camarote de los hermanos Marx» ha apuntado, lamentado que «parece un gobierno de aficionados que actúa a golpe de globos sonda sin dejar ninguna certeza a los catalanes».

En términos menos duros pero igualmente críticos se ha expresado la líder de los Comunes, socio intermitente del Govern. Jéssica Albiach ha asegurado que son «partidarios del teletrabajo» pero ha advertido de que el ejecutivo»no puede dar mensajes contradictorios y hablar de sanciones a empresas en tema un tan sensible».

Comentar ()