España

La izquierda pretende que el Rey se desmarque de su padre en el discurso de Nochebuena

El discurso de Felipe VI abre un nuevo debate político: mientras Podemos defiende que el monarca debe "asumir la gravedad y la dimensión" de la investigación al emérito, la oposición denuncia un "ataque permanente" a la Corona que "Sánchez consiente"

Fotografía de archivo. El Rey Felipe VI preside la reunión del Consejo de Ministros deliberativo, en la Zarzuela, Madrid. EUROPA PRESS

Tan sólo unos meses después de su proclamación en 2014, Felipe VI pidió enérgicamente «cortar de raíz» la corrupción en España en el que fue su primer mensaje de Navidad tras la abdicación de Juan Carlos I. Sin mencionarlos, se refirió Su Majestad a su hermana, Cristina de Borbón, y a su cuñado, Iñaki Urdangarin, ambos ya imputados en el caos Nóos, cuando defendió que «desempeñar un cargo público no puede ser un medio para aprovecharse o enriquecerse» y que ese tipo de conductas «provocan, con toda razón, indignación y desencanto» con la institución.

Seis años después, el discurso que el Rey pronuncie este 24 de diciembre ha vuelto a suscitar una enorme expectación mediática por sus implicaciones políticas, en el marco del debate en torno a si Felipe VI debe pronunciarse o no sobre los escándalos que afectan al emérito. Los partidos de izquierdas han utilizado la cuestión de la investigación abierta por la Fiscalía al rey emérito para lanzarse sin tapujos -también desde Moncloa- a atacar la monarquía y empujar hacia la república. La Corona es, a juicio del propio vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, una institución «en crisis» que promueve un modelo «corrupto». El dirigente morado sostuvo este mismo fin de semana que tras el mensaje de Felipe VI se abrirá el «debate» sobre monarquía o república en los hogares españoles. El CIS, no obstante, le desmiente: es una cuestión que sólo preocupa al 0,3% de los españoles.

Sea como fuere, los partidos situados a la izquierda del arco parlamentario, incluido el propio Gobierno de coalición, pretenden que el Rey se desmarque de forma «explícita» y «contundente» de su padre durante el discurso de Nochebuena. Se trata de un mensaje que ha hecho llegar Moncloa a Zarzuela y sobre el que insisten en sede parlamentaria. Así, desde la formación morada se incide en que la sociedad «espera que Felipe VI se posicione», y no solo respecto a los escándalos que rodean a Juan Carlos I, sino también sobre el polémico chat de militares retirados cuyos miembros son firmantes de cartas dirigidas a presionar al jefe del Estado con la posibilidad de un pronunciamiento militar.

«El Rey intentará que su discurso haga el menor ruido posible, porque es consciente de que la crisis en que está metido su padre afecta a toda la monarquía», comentan fuentes autorizadas de Unidas Podemos. En la formación que dirige Pablo Iglesias se cree que el monarca «tratará de convencer» de que la Corona «garantiza la unidad de España», cuando lo deseable sería que pronunciase un mensaje contundente en que «asuma la gravedad y la dimensión» de la investigación en torno al emérito y que «se desmarque lo máximo posible, dejando claro que las noticias en torno a su padre merecen toda su denuncia y toda su crítica», un extremo con el que presionan los morados desde su cota de poder en el Gobierno.

Desde Podemos se indica también que «lo que espera la gente» es que Felipe VI se desvincule también, al menos con una «alusión indirecta», de ese «sector de la sociedad y del Ejército» que pronuncian cosas «tan graves» como que «hay que fusilar a 26 millones de españoles», aunque en la formación morada ya se descarta que se produzca.

Se trata de un discurso parecido al que defiende el líder de Más País, Íñigo Errejón, que en declaraciones para El Independiente reitera la necesidad de que Felipe VI «pida disculpas» a la sociedad española «si se ha hecho algo mal» y que «garantice que no va a volver a suceder, pero no lanzando promesas al viento como hizo su padre para después incumplirlas, sino con hechos esta vez», argumenta, al ser preguntado por la misma cuestión.

En esta línea, Errejón sostiene que el mejor «propósito de enmienda» para el monarca es «posicionarse con claridad sobre los mecanismos institucionales que tienen que cambiar para garantizar que nadie de su familiar pueda volver a implicarse en negocios opacos», una actitud que, asegura, «tanto monárquicos como republicanos agradecerían más que una simple felicitación de las fiestas».

Por su parte, desde el PSOE evitan pronunciarse públicamente sobre la cuestión y se aferran a la posición que defendió este lunes la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, quien dijo estar segura de que el monarca se dirigiría «sin cortapisas» al conjunto de los españoles y pronunciaría un discurso «a la altura» de «un año muy difícil».

El discurso «marcará un antes y un después»

Los partidos situados a la derecha del Gobierno coinciden en el «respeto absoluto» a las decisiones que tome el monarca en el marco de su mensaje navideño, tanto si quiere hacer mención expresa a la situación de su padre como si no. Fuentes de Génova subrayan que, lo que es seguro, es que «el Rey estará cerca de los españoles» en medio de una situación «tremendamente complicada para España», como es la pandemia del coronavirus.

En sus acciones diarias, Felipe VI ya se ha diferenciado de su padre de una forma personal, correcta y apropiada

La línea de la dirección del PP la suscriben también desde el grupo parlamentario, en que se destaca la «confianza absoluta» en que el discurso de Felipe VI será «el que necesita una España ávida de liderazgo» y que «marcará un antes y un después» por la difícil coyuntura que ha atravesado el país, con miles de muertos a causa de la pandemia del Covid. «No creo que haga ninguna referencia al emérito, ni desde luego creo que haga falta», sostiene un diputado popular. «En sus acciones diarias él ya se ha diferenciado de su padre de una forma muy personal, correcta y apropiada», defiende.

«El Rey es símbolo de unidad y su objetivo con este discurso debe ser el de llevar a cada hogar español un mensaje de aliento y unidad (…) Cualquier otra cosa extravagante al margen de esa función esencial simplemente no corresponde», opina la secretaria general del grupo parlamentario de Vox, Macarena Olona. «Su Majestad ha llevado a cabo un esfuerzo extraordinario, incluido a nivel personal, para mostrar ejemplaridad. Lo que debía hacer en este ámbito ya lo ha hecho con creces», afirma la diputada, quien recuerda que, hasta la fecha, «no hay ningún tipo de investigación judicial en curso que afecte a la Casa Real».

Por su parte, varios dirigentes de la cúpula de Ciudadanos consultados por este medio confían en que el mensaje de esta Nochebuena será «un discurso de Estado, sereno, con ideas claras y mensajes concretos», aunque no verían con malos ojos que se hiciese una alusión indirecta a la situación fiscal de don Juan Carlos, como hizo en 2014 cuando «aludió a que la justicia debe ser igual para todo» en relación al caso Nóos. «Lo normal es que no eluda la situación», sostienen las fuentes consultadas, aunque aseguran que «se abordará desde la más absoluta normalidad democrática».

«Ataque permanente» a la monarquía

PP, Vox y Ciudadanos censuran el «ataque permanente» que «sufre» la monarquía especialmente a manos de los de Iglesias y que «Sánchez consiente». Sobre la petición expresa de que el Rey pida disculpas este jueves en nombre de su padre como reclaman algunos sectores de la izquierda, desde el PP se defiende que los que lo exigen «son los que menos pueden hablar», en relación a los frentes judiciales que tiene pendiente Podemos. «El objetivo de la extrema izquierda es la Corona por lo que simboliza, porque es la clave de bóveda de todo el marco constitucional», arguye la portavoz adjunta de Vox.

En Ciudadanos van más allá y lamentan que las declaraciones de estos días de Pablo Iglesias, en las que ha planteado la reapertura del debate sobre monarquía o república, «están absolutamente alejadas de la realidad». «En Nochebuena se hablará de quién falta en la mesa por no haber podido superar un número determinado de personas y, en los casos más dramáticos, de quién ha muerto por esta pandemia, a quién se echa de menos», reflexiona un diputado de la formación liberal. «El debate sobre monarquía o república no es lo que preocupa a los españoles. Ojalá lo fuera».

Comentar ()