España

Las opciones electorales de Cs tras rechazar listas conjuntas con el PP

Los liberales, en pleno proceso de refundación, cierran la puerta a una alianza local con el PP que permitiría vuelcos electorales a la derecha | Los expertos afirman que en mayo la mayoría de escaños naranjas se teñirán de azul

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ofrece declaraciones a los medios durante una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ofrece declaraciones a los medios durante una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados EP

El exvicepresidente de la Junta de Andalucía y excoordinador de Ciudadanos (Cs) en la región, Juan Marín, afirmaba en una entrevista a Canal Sur que «las listas conjuntas» entre el Partido Popular (PP) y los naranjas «pueden ser una buena opción» para las elecciones municipales si Juanma Moreno lo propusiera. Es algo que desde Génova también respaldan sin plantearse aún captar dirigentes a nivel nacional. Primero, para garantizar que los de Inés Arrimadas logran representación local en mayo, y, segundo, para reforzar al centroderecha. «Las listas conjuntas funcionan en muchos sitios», se manifestó Marín después de conocerse que ha sido ‘rescatado’ para la administración popular como nuevo presidente del Consejo Económico y Social (CES). Una maniobra iniciada desde la misma noche de comicios en la que el malagueño consiguió la primera mayoría conservadora en Andalucía.

Frente a esas declaraciones, y ante un mecanismo que ya se ha puesto en práctica en País Vasco, o bajo el paraguas de Navarra Suma (NA+), la postura del partido, que actualmente atraviesa un proceso de refundación, ha sido tajante: «No queremos ir con el PP». En ese sentido se han manifestado dirigentes que precisamente integran el denominado ‘G-8’ para la renovación de la marca. Son el eurodiputado Adrián Vázquez, la portavoz económica del partido María Muñoz o Dimas Gragera, el candidato a la alcaldía de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). Vázquez, que es la conexión permanente con los liberales europeos -modelo a seguir por Cs-, aseguró que esas «listas conjuntas» contradicen el objetivo del nuevo proyecto, que es estar ubicado en el «centro» y «limpio de corrupción», y «no para ser cómplice del bipartidismo».

Gragera, precisamente, ha dado protagonismo estos meses de refundación, junto a la alcaldesa de Ciudad Real Eva Masías y el concejal de Urbanismo de Madrid Mariano Fuentes, al municipalismo. Por ello, explica que no ha «pateado España» para «ir con el PP». Pide que quien quiera hacerlo «se vaya» al partido «o a sus chiringuitos», pero indica que Cs seguirá luchando. En el caso de Muñoz, que a mediados de año rechazaba las listas unitarias con los populares valencianos, pese a que el PP de Carlos Mazón confiaba en ello tras las andaluzas, se ha cerrado «rotundamente» a ello reiterando las palabras de sus compañeros.

A falta de conocer el resultado final del proceso que está atravesando Cs, la última oleada de encuestas publicadas a finales de octubre, que percibe aún el impacto de las siglas actuales, muestra un panorama complicado a nivel nacional. Excepto el CIS, que con un 2,7 le asigna un escaño para el Congreso de los Diputados, Target Point, NC Report, y SigmaDos descartan esa posibilidad. Y a escala autonómica, los datos no mejoran. En la Comunidad Valenciana, bajo previsión de Sociométrica y GESOP, la fuerza liberal no obtendría representación frente a un PPCV ganador y Vox reforzado al borde de la absoluta.

A falta de conocer el resultado de la refundación, con sus actuales siglas, Cs no remonta en las últimas encuestas

En Castilla-La Mancha y Extremadura, según encuestas internas recientes de PP y PSOE, así como las últimas publicadas antes de verano, los datos se replican. También en Murcia, según InvyMark, y en la Comunidad de Madrid, donde no se prevé un regreso a la Asamblea. Asimismo, la dificultad para reeditar la coalición NA+ complica el escenario de Arrimadas en la comunidad foral. En cuanto a la representación municipal, el último sondeo de la patronal catalana Foment da la victoria al PSC y la salida del ayuntamiento a los naranjas. Para Begoña Villacís, quien coordina las labores de renovación enmarcadas en Refundación Liberal, el camino se prevé complicado. De hecho, los populares la han contactado para integrar uno de los primeros puestos de la lista de José Luis Martínez-Almeida.

En Cs confían en un giro de la dinámica una vez se alumbren los resultados de la refundación, algo que expertos demoscópicos y rivales de espacio ideológico no comparten. Fuentes nacionales del PP hacen referencia a las encuestas ya mencionadas y afirman que «el suelo y el techo de Cs es prácticamente el mismo: cero representantes». Rechazan opinar sobre el partido naranja y respetan que cada grupo «trace las listas a su gusto», pero sí recalcan que en vista de que «todos sus votos en Andalucía no se han materializado en escaños» lo lógico es agrupar en «la alternativa» y «la fórmula ganadora» todo el apoyo; en «una opción constitucionalista y de centroderecha». «Quien planté algo parecido a nosotros, pero sin nosotros» fortalece a Sánchez y a sus socios.

La llave para un vuelco electoral

Desde el PP insisten en unas palabras ya expresadas por el líder valenciano Mazón, en que poco menos del 3% de voto puede dejar fuera a Cs del Parlamento, pero puede suponer un plus para su marca en la competencia directa con el PSPV-PSOE y el resto de firmantes del Pacto del Botánico. «Ese caudal de apoyo en ellos no va a suponer nada» y pero sí para nosotros, advierten desde Génova. En cada una de las 52 provincias españolas, aspiran a cero o un representante, reiteran.

Cs puede quedarse al borde del mínimo electoral para lograr representación y no permitir el vuelco hacia la derecha

GAD3 es una de las demoscópicas privadas que menos porcentaje de voto nacional da a Cs. Su último estudio, a finales de septiembre, marcó un 1,3% y ningún escaño. La misma entidad, pronosticó el resultado exacto final en Andalucía y atribuyó a los de Marín el extraparlamentarismo desde semanas previas a la cita con las urnas mientras otras ‘casas’ abrían el margen a un representante. Por ello, y, entre otros, por haber «trabajado para Cs», El Independiente ha contactado con su director, Narciso Michavila para abordar la situación del partido.

«Me consta que el de las listas conjuntas fue uno de los grandes debates que tuvo el PP en Andalucía», explica Michavila. Pronostica, según los datos que maneja su empresa, que «Cs se va a quedar fuera en la inmensísima mayoría de ayuntamientos y en todas las autonomías, como ya le ha pasado». Pone el foco en Galicia, «donde no entró»; en País Vasco, donde lo hizo por ir asociado al PP, y señala a Cataluña: «en las pasadas elecciones pasó de 36 a seis escaños. Si ahora hubiese elecciones, Cs quedaría fuera». Como mucho, admite el director de GAD3, los naranjas lograrán representación en pequeñas aldeas donde el candidato sea conocido y pese más la persona que las siglas por las que se presenta.

Como los populares, reitera que «puede haber zonas» en las que Cs no consiga superar el estándar mínimo para obtener representación «y no permita un vuelco a la derecha» al no lograr escaños. Es algo que «ya le pasó a la izquierda en las autonómicas de la Comunidad de Madrid en 2019», donde sacó más votos que PP, Cs y Vox, y, por acudir dividida e IU no alcanzar el 5% mínimo, pudo gobernar Isabel Díaz Ayuso en coalición.

Cs se quedará fuera a nivel autonómico y municipal. Solo tendrá representación en pequeñas aldeas por el factor candidato

Narciso Michavila

En este próximo ciclo municipal, Michavila apunta que «va a haber muchos representantes del PP que recuperen alcaldías porque todos los escaños naranjas se van a tintar de azul». Hay líderes de Cs, como Villacís, que tienen buena valoración, «pero vemos que no entran», y eso va a ayudar a sus rivales de espacio. «Martínez-Almeida, por ejemplo, no fue el más votado, pero ahora lo va a ser», prevé el sociólogo. Asimismo, se refiere a que el partido de Feijóo «no necesitará a Vox para la investidura» en muchos territorios, porque «nunca va a votar a un candidato de izquierdas».

Igual que le ocurrirá al PP, «habrá carambolas» para el PSOE, que a consecuencia de esa división del centroderecha mínima y por «el hundimiento de Unidas Podemos», podrá acceder a muchos consistorios. Está por ver si a partir de la segunda semana de enero, tras la celebración de la próxima Asamblea de Cs, el nuevo proyecto consigue asentarse en un espacio diferencial y volver atraer parte de las fugas.

Te puede interesar

Comentar ()