España Con una mayoría de 187 'síes'

El Congreso valida los últimos PGE del Gobierno y los remitirá al Senado

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha reforzado la mayoría parlamentaria con la que ya contaba al sumar el voto de los trece representantes de ERC | El PP ha apoyado las partidas de Defensa por el compromiso establecido con la OTAN para aumentar el gasto militar en dos puntos del PIB

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los ministros María Jesús Montero y Félix Bolaños a su llegada al Congreso de los Diputados para la votación de Presupuestos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los ministros María Jesús Montero y Félix Bolaños a su llegada al Congreso de los Diputados para la votación de Presupuestos EFE

No se han producido sorpresas, y Moncloa da un impulso político decisivo para encarrilar el último año de mandato. El Congreso de los Diputados ha validado las nuevas cuentas del Estado -las terceras de Sánchez- para el próximo año, como estaba previsto, con un respaldo de 187 ‘síes’ de los 349 diputados que integran el hemiciclo en este momento. El Gobierno han logrado el respaldo mayoritario de la cámara al atar a socios comunes como EH Bildu, Más País, Compromís y el PNV, que ya anunciaron previamente su voto favorable al inicio de la semana, y conseguir que Esquerra Republicana (ERC), que meditaba su posición, haya optado por el ‘sí’ tras una negociación que se ha alargado hasta el último momento. Todo, para mantener las relaciones de cordialidad pese a no ser necesaria su representación parlamentaria.

A PSOE y Unidas Podemos, que conforman una alianza de 153 escaños -aunque han contado con la baja de última hora de la diputada Mar García Puig, reduciendo a 152 esa suma-, se han unido los republicanos (13), PNV (6), EH Bildu (5), PDeCAT (4), Más País (2), Coalición Canaria (2), Compromís (1) y los integrantes del Grupo Mixto: el Partido Regionalista de Cantabria (1) y Meri Pita, sin adscripción tras abandonar el grupo morado. Una mayoría, por tanto, más holgada de la que consiguió, por ejemplo, el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez en su investidura. Frente a ella, se han posicionado en contra 160 diputados. Se trata del Partido Popular (88), seguido por Vox (52), Ciudadanos (9), Junts (4), la CUP (2), Foro Asturias (1), Teruel Existe (1) y los diputados sin partido Carlos García-Adanero y Sergio Sayas -ex de la UPN y la coalición Navarra Suma- y Pablo Cambronero, ex de Cs. A ellos se añade la abstención del BNG.

La cuentas diseñadas y aprobadas para 2023 pasarán ahora un último trámite: las posibles enmiendas que impongan los grupos del Senado. Aunque, dado el balance de fuerzas, el Gobierno tiene asegurada su aprobación definitiva y que el proyecto no requiera empezar de cero los trámites comenzados hace algo más de un mes en las Cortes. Hay grupos favorables al Ejecutivo y que apoyaron la conformación de Gobierno, caso de Teruel Existe, que han rechazado un acuerdo para presentar una enmienda destinada al incremento de las ayudas a la industrialización de las zonas despobladas. Algo que no ha podido consensar en este proceso de negociación.

Para encaminar el proceso, después de conseguir iniciar la tramitación parlamentaria al rechazarse las enmiendas a la totalidad en octubre, el Gobierno ha pactado con sus socios una sucesión de acuerdos, que van desde la ampliación de las inversiones en carreteras y estructuras ferroviarias, hasta cuestiones más polémicas como la transferencia de las competencias de Tráfico a la comunidad foral de Navarra, que desplazará a la Guardia Civil de esas funciones. A esta demanda de EH Bildu, se añade un tope del 2% a las subidas del precio del alquiler o el mantenimiento de un 15% de aumento para las pensiones no contributivas. Con ERC se acepta la transferencia de 900 millones de euros a la Generalitat en razón de autogestión de obras públicas; el PDeCAT consigue del Gobierno la bonificar el 100% de los abonos de larga distancia de los autobuses de titularidad estatal para el conjunto del territorio, y Más País, que se ponga en marcha el Observatorio de Trastornos de Conductas Alimentarias y se aumente a la mitad, hasta los 68 millones, las partidas para salud bucodental a través de la Sanidad Pública.

Voto por secciones

Ahora bien, el conjunto de los nuevos Presupuestos no se ha sometido a votación como proyecto único, se ha votado por secciones correspondientes a cada ministerio después de que desde el martes cada miembro del Consejo de Ministros defendiera sus partidas y se añadieran las enmiendas consensuadas en las Cortes. Es por ello, que las cifras de apoyos, siempre ubicados en la mayoría, han variado. Por ejemplo, el PP ha respaldado las partidas destinadas a los gastos del Ministerio de Defensa en la sección número catorce de los PGE. El apoyo popular ha subido la cifra de ‘síes’ a 261 y ha dejado 19 abstenciones, de ERC y EH Bildu. Éste ya venía perfilando este apoyo desde principios de octubre, cuando fuentes del grupo parlamentario valoraban como viable una abstención. Ello, garantiza que se incremente casi un tercio el dinero destinado a Defensa, bajo el objetivo de alcanzar los dos puntos de PIB comprometido por el Gobierno con la OTAN. En contra, han votado Ciudadanos (Cs) y Vox, cuya oposición ha sido férrea a todos los puntos globales.

También ha habido respaldo de los populares, entre otros, a las secciones de la Casa Real, al Tribunal de Cuentas, del Constitucional, del Consejo de Estado y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Estas se han movido desde los 250 a los 273 escaños favorables.

La suma de 187 escaños -con la ausencia de García Puig- ha repetido en bloque el apoyo a las partidas ministeriales de Ciencia; Justicia; Sanidad; Transporte; Trabajo; Agricultura, Alimentación y Pesca; Política Territorial; Presidencia; Transición Ecológica; Industria; Asuntos Económicos; Derechos Sociales y Agenda 2030; Consumo, y Seguridad Social y Migraciones. En el caso de Interior, EH Bildu se ha abstenido, todo tras lograr las competencias viales para Navarra.

El diputado popular Carlos Aragonés se ha sumado a esta mayoría con una abstención a las partidas de Exteriores que contrasta la del resto del Grupo. A ella se ha añadido, además, el ‘sí’ de Inés Arrimadas, también en contraposición al resto de los naranjas. Igualmente, Bea Fanjul, del PP, ha respaldado las partidas de Hacienda ante el ‘no’ del resto de diputados conservadores. Manuel Mariscal, de Vox, que ha optado por un ‘no’ genérico, ha apoyado también por error las partidas a Cultura y Deportes. Todos ellos, probablemente por error.

Patxi López, el portavoz del PSOE, ha votado erróneamente en contra de las partidas presupuestarias de Educación, el ministerio que dirige su compañera Pilar Alegría. Jon Iñarritu ha votado ‘no’ a las cuentas de Igualdad, y en el caso de Universidades, se ha añadido la abstención de Tomás Guitarte, de Teruel Existe.

Sánchez cree que ha vencido «la política útil»

El presidente del Gobierno, a la salida del pleno en el Congreso, se felicitó del resultado de la votación de este jueves, y agradeció el apoyo de los 10 partidos políticos que validaron las cuentas y que representan, recordó, a «12 millones de españoles», por «anteponer el interés general a cualquier otro particular». Pedro Sánchez insistió una y otra vez en que se había producido «una victoria política más noble, la del entendimiento, en un momento tan complejo como el que está viviendo el mundo, de extraordinaria incertidumbre» por la guerra de Ucrania.

Para Sánchez ha primado el entendimiento entre distantes y dispares, en una clara referencia a ERC, PNV y EH Bildu

El jefe del Ejecutivo señaló a los periodistas que los PGE de 2023, a falta de su trámite en el Senado, son «muy importantes» para el país por tres razones: porque protegen «a la mayoría social, sobre todo a los más vulnerables», porque permitirán canalizar los fondos europeos y porque «garantizan una estabilidad política necesaria para enfrentar los retos del país». Sánchez subrayó que había vencido la «política útil», «más necesaria que nunca». «Ha primado la victoria del entendimiento entre distantes y dispares», dijo, refiriéndose a los acuerdos trenzados con formaciones como ERC, PNV o Bildu, y no una «victoria sobre nadie, sino frente a los desafíos» de la sociedad española. 

Incluso cuando se le preguntó por los ataques a la ministra de Igualdad, Irene Montero, por parte de Vox, volvió a hacer hincapié en la importancia del trámite de este jueves. «Los ciudadanos nos exigen que hagamos política útil. El insulto, la descalificación, el hooliganismo político demuestra una ausencia total de proyecto político, de ideas de propuestas para solucionar problemas. Hoy, a pesar de todo el ruido, en las Cortes Generales se han aprobado los terceros Presupuestos del Estado en una legislatura, algo que no ocurría hace muchos años».

Y sobre la hipotética reforma del delito de malversación, se atuvo a sus palabras de la última semana: «Vamos a ver la tramitación parlamentaria». Oficialmente, el presidente mantiene la puerta abierta, aunque en el PSOE existe la convicción plena de que no se lanzará el cambio legal, porque además ERC se ha dado cuenta de las «dificultades» de encaje, por el riesgo de que pudiera beneficiar a políticos corruptos.

Te puede interesar

Comentar ()