Mariano Rajoy hace oídos sordos a las polémicas que envolvieron la manifestación de ayer por los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils y hace un llamamiento a la unidad. En un acto de apertura del curso político en Cotobade, Pontevedra, ha llamado a la unidad de todos los partidos para impulsar una reforma legislativa que luche eficazmente contra el terrorismo yihadista El líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que ha intervenido antes que el presidente, sí ha hecho referencia a los episodios de este sábado y ha cargado contra quienes deslucieron el acto contra el terrorismo de Barcelona. «Malditos los políticos que dividen», ha sostenido.

Un día después de acudir a la Ciudad Condal, Rajoy ha vuelto a su tierra, Galicia, donde ha respaldado la asistencia de Felipe VI a la manifestación, pese a las críticas recibidas. Allí ha dicho sentirse «orgulloso de haber estado allí y de que estuviera también el jefe del Estado». El líder del Ejecutivo se ha referido veladamente a los episodios que marcaron la concentración de este sábado en Barcelona. «Estuvimos expresando nuestro apoyo a las víctimas del terrorismo y solidaridad las víctimas con los catalanes moderados y respetuosos, la inmensa mayoría», ha apuntado. «A todos ellos hemos ido a darle nuestro apoyo. Y las afrentas de algunos no las hemos escuchado». «Lo mejor que podemos hacer es que las polémicas rancias que no aportan nada pasen al olvido», ha insistido.

Rajoy pide «la unidad de todos para dar a jueces, policías y fiscales las mejores herramientas»

Rajoy ha aprovechado para hacer un llamamiento de unidad al resto de partidos con el fin de sacar adelante una serie reformas para luchar contra el terrorismo que permita dotar a España de «las mejores herramientas» que puedan combatir las mutaciones del terrorismo yihadista. Una alusión velada al Pacto Antiyihadista, donde se plantean nuevas propuestas para mejorar la respuesta a esta amenaza, y donde algunos partidos como Podemos, PNV, PdeCat o ERC están en calidad de observadores, sin firmar las reformas que allí se tratan.

El presidente de Gobierno llamado al  resto de fuerzas a unirse contra un frente común, y ha llamado a la «unidad de todos para dar a jueces, policías y fiscales las mejores herramientas para hacer su trabajo». Rajoy ha llamado a renovar la legislación en la lucha contra el terrorismo: «Si los asesinos cambian de hábito, métodos y conductas, nosotros tenemos que hacer lo mismo con las herramientas del Estado de Derecho». «Estamos dispuestos a mejorar», ha continuado Rajoy, «y para eso necesitamos en el Congreso y en el Senado la unidad».

Mariano Rajoy ha dedicado gran parte de su discurso a realzar la importancia de esta unión para hacer frente común a la amenaza internacional: «Vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para preservar la unidad contra el terrorismo, porque nadie ha logrado vencer a los terroristas solos: no es posible. La unidad de los demócratas es el peor enemigo del terror, y el  peor favor que le podemos hacer a los terroristas son las fisuras entre nosotros».

Rajoy anticipa que su reunión con Merkel y Macron estará orientada en conseguir la «unidad»

Una unidad que para Rajoy debe tener una traducción política. «No nos puede unir solo el dolor, nos tiene que seguir uniendo la determinación para hacer frente a esta amenaza contra toda la humanidad», ha destacado el presidente de Gobierno, que ha hecho multitud de referencias a la importancia de esta unidad. «En la lucha contra el terrorismo, aparcar las diferencias nos hace grandes. Nadie ha logrado vencer a los terroristas desunidos: no es posible. La unidad de los demócratas es el peor enemigo del terror, y el  peor favor que le podemos hacer a los terroristas son las fisuras entre nosotros».

En este punto, el líder del Ejecutivo ha pedido al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, abandonar su hoja de ruta separatista hacia le referéndum del 1 de octubre. «Lo que me gustaría es que algunos líderes políticos renunciaran a sus planes de ruptura y radicalidad», ha señalado, sin aludir directamente al presidente catalán, que un día antes de la manifestación contra el terrorismo aseguró en el Financial Times que la hoja de ruta del procés iba a continuar. «Eso es lo último que quiere en estos momentos la mayoría de la sociedad catalana», ha defendido el presidente «En nuestras manos está defender la soberanía nacional, la Constitución y la legalidad de Cataluña», ha seguido. «No os quepa la menor duda de que así lo hará el Gobierno de España».

Rajoy también ha hecho alusión al encuentro que mantendrá este lunes con los principales líderes europeos en Francia. «Mañana en París con Merkel, el primer ministro italiano y Macron volveremos a hablar de unidad», ha señalado el jefe del Ejecutivo. La reunión, convocada tras los atentados de Barcelona y Cambrils, tiene el objetivo de abordar los los retos y desafíos que la UE tiene por delante tras el ‘Brexit’ y la amenaza yihadista. Está previsto que Rajoy lleve al encuentro al menos tres grandes reformas para apuntalar la política antiterrorista europea: la unión policial y la coordinación internacional para un intercambio fluido de información; la creación de un Estatuto de las víctimas a nivel europeo para asegurar la igualdad de derechos en todos los países de la UE; y el refuerzo del registro de pasajeros para transferir los datos de los viajeros de unos países a otros.