El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha mostrado este miércoles satisfecho con el paso del Gobierno de dar un primer paso a la aplicación del artículo 155 mediante el requerimiento a Carles Puigdemont de aclarar si declaró o no la independencia en el pleno del Parlament. No obstante, considera que con ese requerimiento el presidente de la Generalitat no va a dar un paso atrás y será necesario seguir adelante con el artículo y convocar elecciones en Cataluña.

Rivera ha recordado que su partido ha insistido en las últimas semanas en la necesidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución previendo que Puigdemont no se iba a desviar de la hoja de ruta marcada y ha celebrado que «recapacite y asuma la respuesta que le hizo Ciudadanos». «Después de que el Rey nos pidiera a todos que actuáramos y de que el Consejo Europeo advirtiera a Puigdemont de que no dejara a un lado a los Catalanes, sólo faltaba el presidente del Gobierno por actuar y me alegro de que lo haya hecho», ha señalado. Aunque para él, no hubo dudas sobre las palabras del presidente de la Generalitat: «Si suspendes es porque has declarado algo».

Si bien el líder de la formación naranja ha mostrado su deseo de que la crisis de Cataluña acabe con ese requerimiento del presidente del Gobierno a Puigdemont, no se ha mostrado optimista al respecto ya que está convencido de que el dirigente catalán «no va a bajarse del burro con esa carta». En este sentido, ha avanzado que será necesario»activar el 155 y habrá que ver de qué manera». El fin de éste, acordado ya con Mariano Rajoy, será la convocatoria de elecciones ya que «es la vía democrática» porque «Puigdemont no puede seguir siendo presidente de los catalanes.

Reforma constitucional

Tras las palabras del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que avanzaba un acuerdo con el Gobierno para iniciar una reforma de la Constitución, el líder de Ciudadanos ha mostrado su disposición de llevar a cabo dicha reforma, pero ha matizado: «Una reforma para todos los españoles, no para los que quieren romper España».

Esta aclaración responde a la declaración de Sánchez de iniciar en seis meses la comisión parlamentaria que reformará la Constitución “para que Cataluña se quede en España”. La modificación de la Carta Magna no es «la varita mágica» para solucionar la crisis en Cataluña, sino que debe llevarse a cabo para «incorporar principios del sistema de financiación, y hay que hablar del Senado, de aforamientos…». Lo principal, según Rivera, para iniciar este proyecto, es pensar «qué se quiere reformar y con quién».