El PSOE se debate entre mantener o retirar su apoyo a la aplicación del artículo 155 en Cataluña después de que Carles Puigdemont haya descartado la convocatoria de  elecciones autonómicas. Hasta ahora, el PSOE ha defendido que unos comicios legales sin declaración de independencia supondrían una vuelta a la legalidad que serviría para frenar la intervención de competencias en Cataluña. Tanto es así, que los cambios de última hora que se están produciendo formarán parte de sus enmiendas a la ponencia que presentará el Gobierno esta tarde en el Senado para defender la activación del 155.

Los socialistas han estudiado las enmiendas presentadas a última hora en la Cámara Alta por Carles Puigdemont para elaborar las suyas propias, que en su mayoría se presentarán in voce durante la sesión de hoy.  La primera pretende evitar la intervención de TV3. El PSOE pide que se excluyan de la aprobación del Senado las medidas respecto al ejercicio de las facultades de la Generalitat en el ámbito del servicio público autonómico de comunicación audiovisual.

El PSOE quiere que no se intervenga TV3 y que se aplique de forma proporcional

El PSOE considera que en una democracia avanzada es deseable y exigible garantizar el derecho de los ciudadanos a un servicio de Radio y Televisión públicas independientes y de calidad, por lo que consideran  que los medios públciso no deben depender del gobierno de turno, sino del Parlamento, en consonancia con la proposición de ley socialista aprobada recientemente por el Congreso de los Diputados para recuperar la independencia de la Corporación RTVE y el pluralismo en la elección parlamentaria de sus órganos.

La segunda enmienda defiende una última oportunidad para intentar una salida constitucional a la actual situación en previsión de que, antes de la publicación y entrada en vigor de la resolución final que vote mañana el Pleno del Senado, el Presidente de la Generalitat convoque elecciones. Siempre, claro está, que dichas elecciones estén dentro del marco constitucional y estatutario vigente, lo que a juicio del PSOE significaría, de facto, una vuelta al cumplimiento de las leyes.

Aboga por cesar el 155 si la Generalitat vuelve a la legalidad

La tercera enmienda pide que se contemple la posibilidad de plantear modificaciones o actualizaciones a las medidas adoptadas, así como la posibilidad de anticipar el cese de la aplicación del 155 “siempre que cesasen las causas que las motivan”.

Además, los socialistas proponen que el Gobierno, atendiendo a la evolución de los acontecimientos y de la gravedad de la situación, lleve a cabo una utilización proporcionada y responsable de estas medidas aprobadas por el Senado, modulando su aplicación si se produjeran cambios en la situación u otras circunstancias que así lo aconsejen.

Las tres enmiendas del PSOE persiguen incorporar desde el principio que la aplicación del 155 sea lo más leve posible, sin que esa aplicación normalizada deba adecuarse a la gravedad de la situación, habilitando desde el primer momento al Gobierno para modular la aplicación en los casos en que la evolución de la situación lo aconsejara.

El PSOE siempre ha defendido el uso de este mecanismo constitucional como último recurso para restaurar la legalidad en Cataluña. No obstante, han hecho todo lo posible para evitar su aplicación especialmente desde el PSC, cuyo primer secretario, Miquel Iceta, ha ejercido una importante labor de mediación con el president de la Generalitat, como admitió el martes en un debate en el Club Siglo XXI.

Voces internas advierten del peligro de mantener el apoyo al Gobierno

Tanto Iceta como la portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, han asegurado esta semana que unas elecciones legales deberían frenar la aplicación del 155, que se activa este jueves por la tarde en el Senado. Tras el anuncio de esa convocatoria, en Ferraz guardan silencio sobre si el PSOE mantendrá su apoyo a la intervención en Cataluña en caso de que el Gobierno decida seguir adelante con su aplicación a pesar de los comicios.

En sus reuniones internas, tanto de la Ejecutiva el lunes como del grupo parlamentario el martes, los socialistas han advertido reiteradamente del “riesgo” que soportan al mantener el apoyo al Gobierno del PP en la utilización del 155. Especialmente preocupados por la posible asimilación del PSOE con el PP se han mostrado Manuel Escudero, responsable de Política Económica y Empleo, y Odón Elorza, secretario de Transparencia y Democracia Participativa.

Por este motivo, y en paralelo a las negociaciones con Puigdemont para frenar la declaración de independencia, el PSOE se ha ido alejando del Gobierno y matizando su apoyo al uso del 155.

También la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, admitió en esas reuniones que “el papel lo soporta todo”, pero que la aplicación real del 155 en Cataluña será muy conflictiva con medidas como la detención del Govern, la intervención en el servicio público de radio, televisión, agencia de noticias y periódicos de la Generalitat, así como en el mando de los Mossos d`Esquadra.

Elecciones: “Una magnífica noticia”

La propia Robles ha asegurado este jueves que la convocatoria de elecciones sería una “magnífica noticia” y debería traer consigo la desactivación del artículo 155 de la Constitución.

En declaraciones a los periodistas, la dirigente socialista ha explicado que la decisión del president de disolver el Parlament y llamar a las urnas sería “un triunfo del pluralismo político y de la democracia” que “va a permitir que la ciudadanía de Cataluña se exprese libremente”.

Además, ha hecho hincapié en que, de confirmarse este cambio de escenario, ya no se cumplirían los presupuestos “políticos ni jurídicos” para seguir adelante con el 155. “Esperemos que se tenga en cuenta esa convocatoria de elecciones y que no se proceda a su puesta en marcha”, ha comentado.

Tras apuntar que el PSOE ha estado en permanente contacto con el Gobierno en las últimas semanas, Robles ha mostrado su deseo de que todos los partidos “estén a la altura de las circunstancias pensando en la ciudadanía” de Cataluña.