Política

Podemos hace oídos sordos a las encuestas: "La gente no es tonta, confiamos en la gente"

Acusa a Pedro Sánchez de "mentir" a las bases del PSOE y a todos los españoles con su apuesta por la plurinacionalidad

logo
Podemos hace oídos sordos a las encuestas: "La gente no es tonta, confiamos en la gente"
Irene Montero y Pablo Iglesias conversan en el escaño.

Irene Montero y Pablo Iglesias conversan en sus escaños del Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Podemos hace oído sordos a las encuestas que revelan una caída electoral sostenida desde hace seis meses. Desde el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de abril que pronosticaba un empate técnico entre PSOE y Unidos Podemos como segunda fuerza política hasta la encuesta de Sigma Dos para El Mundo de este martes, que muestra que el partido de Pablo Iglesias pierde casi un tercio de sus votantes. Según este sondeo, Unidos Podemos pasaría ahora del 21,1% de los sufragios que obtuvo en las elecciones generales de junio de 2016 a sólo un 15,3% ahora, por debajo del PSOE y de Ciudadanos.

Lejos de reconocer errores, Podemos se ratifica en su postura, especialmente en la crisis catalana: «La gente no es tonta», asegura en un argumentario interno que insta a sus representantes y dirigentes a defender la recuperación electoral del partido frente a la debacle que presentan las encuestas: «Nosotros confiamos en la gente y estamos seguros de que pondrán en valor las posiciones sensatas que buscan salidas políticas a un conflicto político antes que la fuerza bruta o el unilateralismo», asegura.

La situación se le complica a Pablo Iglesias. La división interna se acrecienta y la incomprensión generalizada de la posición política de Podemos en la crisis catalana agrava una tendencia electoral a la baja que se iniciaba en primavera del año pasado, cuando despuntaba la opción de victoria de Pedro Sánchez  en las primarias del PSOE y Podemos respondía con propuestas parlamentarias como la moción de censura a Mariano Rajoy, que sólo obtuvo apoyo de ERC y Bildu.

Ya entonces, Carolina Bescansa, fundadora de Podemos y experta en demoscopia, advertía de la situación. Sus avisos sobre el efecto de la postura política respecto a Cataluña le han valido la purga de la Comisión Constitucional del Congreso y un nuevo desgarro interno en la organización.

“O empezamos a tener un discurso para España o nos va a ir muy mal”, alertó en una reunión de grupo el pasado 10 de octubre. “Nadie nos entiende y hablamos para nosotros mismos, incapaces de conectar con la percepción de la realidad que tienen los ciudadanos”, podría resumirse su intervención, en un encuentro en el que que también mostraron su preocupación dirigentes de IU como Manolo Monereo y Alberto Garzón. Después de ese encuentro a puerta cerrada, IU se ha desmarcado de la posición filosoberanista de Podemos en Cataluña.

No era la primera vez que Bescansa señalaba el problema electoral. En mayo, la ex dirigente de Podemos advertía de que el porcentaje de electorado que votó a Unidos Podemos el 26-J caía en las encuestas «de manera significativa y preocupante”.

En un informe interno para la dirección del partido, alertaba de que la intención de voto había bajado ocho puntos desde enero hasta abril, pasando la fidelidad de voto del 75% al 62%. “Los datos ofrecen un paralelismo evidente con la tendencia que el mismo CIS detectó entre Enero y Abril de 2016”, señalaba el dictamen interno. En esa época, el CIS anticipó un retroceso de los apoyos a Podemos y las confluencias de un millón de votos, pronóstico que se cumplió en las segundas elecciones generales. Ahora, la cúpula del partido espera con inquietud la publicación del CIS del tercer trimestre del año.

Este temor se ha traducido en un cambio de discurso respecto a Cataluña. Los dirigentes de Podemos destacan ahora que están en contra de la declaración unilateral de indepedencia, para poner fin la indefinición que han mantenido hasta ahora sobre el procés. También endurecen su discurso contra el PSOE para intentar situar al partido de Pedro Sánchez en un «bloque monárquico corrupto». Mientras tanto, ante la prensa intentan transmitir calma.

«Siempre nos tomamos las encuestas con mucha cautela. Sabemos que la encuesta que realmente importa y vale es la del día de las urnas. En las últimas semanas han ocurrido diversos acontecimientos, todos muy importantes, de manera vertiginosa y abrupta», asegura el argumentario.

El único partido «responsable»

«En medio de esa vorágine y de un escenario con posiciones polarizadas, irresponsables y de choque de trenes, somos el único partido que ha actuado de manera responsable al ser el partido de las soluciones y no del posicionamiento fácil en lo que ha sido un duelo por ver quién avivaba más el fuego en el conflicto catalán. Estamos seguros de que la gente pone y pondrá esto en valor porque la política responsable es la política coherente. Unidos Podemos es el único partido que no sólo ha dado soluciones sino que ofrece para España un proyecto de país que se construya incluyendo a Catalunya y no excluyéndola y expulsándola como hace el PP con sus compañeros de viaje en este intento: PSOE y C’s», defiende.

«La gente no es tonta, nosotros confiamos en la gente y estamos seguros de que pondrán en valor las posiciones sensatas que buscan salidas políticas a un conflicto político antes que la fuerza bruta o el unilateralismo», confía Podemos.

En el texto distribuido entre los dirigentes, el equipo de argumentario asegura que Unidos Podemos tiene un proyecto para España que incluye a Catalunya en vez de «expulsarla», como hace «el PP con sus compañeros de viaje en este intento: PSOE y C’s».

«Ayer lo dijimos fuerte y claro en nuestro acto sobre la plurinacionalidad: la España que ya somos es plurinacional y se acepta y se quiere de esta manera. La patria es aquella que cuida, no la que golpea a su ciudadanía ni hace oídos sordos a sus demandas», mantiene.

En esta línea, el partido de Pablo Iglesias arremete contra Pedro Sánchez, al que acusa de engañar con su apuesta por la plurinacionalidad. «La España real es plurinacional y quienes no quieren admitir esta realidad o, peor aún, quienes utilizaron la plurinacionalidad de nuestro país para ganar elecciones internas, pero luego se posicionaron con el Partido Popular para intervenir Catalunya no han sido responsables y han mentido a sus bases y a todos los españoles y españolas», afirma.