PolíticaPODEMOS

El ‘tribunal’ de Podem cuestiona la norma de Echenique que liquida la estructura local

El reglamento ha desmantelado la estructura municipal de Podemos, y el 'tribunal' catalán pide ahora restituirla hasta las próximas primarias

logo
El ‘tribunal’ de Podem cuestiona la norma de Echenique que liquida la estructura local
Pablo Iglesias y Pablo Echenique, este lunes en rueda de prensa.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario de Organización, Pablo Echenique. EUROPA PRESS

Resumen:

el nuevo reglamento de Podemos que liquida la estructura municipal del partido retumba entre las bases de la formación. La norma, elaborada por la Secretaría de Organización de Pablo Echenique, deja sin funciones a la mayoría de las organizaciones moradas por debajo del ámbito autonómico y fija unas condiciones mínimas que dejará al 90% de pueblos y ciudades sin estructura orgánica.

Los órganos municipales de Podemos elegidos en enero de 2015 han “decaído” este mes, aunque ni los secretarios generales de grandes ciudades han sido informados oficialmente de su cese. La incertidumbre generada ha llevado a que la Comisión de Garantías de Podem Catalunya, el ‘tribunal interno’ autonómico, haya elevado una consulta al ‘tribunal’ estatal y haya emitido un dictamen.

En esta resolución, a la que ha tenido acceso El Independiente, cuestiona el polémico reglamento municipal, se opone a la disolución de los órganos municipales y considera que deben quedar en funciones hasta las nuevas primarias municipales, que serán convocadas por la cúpula de Podemos.

El nuevo reglamento de Podemos que liquida la estructura municipal del partido retumba entre las bases de la formación. La norma, elaborada por la Secretaría de Organización de Pablo Echenique, deja sin funciones a la mayoría de las organizaciones moradas por debajo del ámbito autonómico y fija unas condiciones mínimas que dejará al 90% de pueblos y ciudades sin estructura orgánica. Los órganos municipales de Podemos elegidos en enero de 2015 han “decaído” este mes, aunque ni los secretarios generales de grandes ciudades han sido informados oficialmente de su cese. La incertidumbre generada ha llevado a que la Comisión de Garantías de Podem Catalunya, el ‘tribunal interno’ autonómico, haya elevado una consulta al ‘tribunal’ estatal y haya emitido un dictamen. En esta resolución, a la que ha tenido acceso El Independiente, cuestiona el polémico reglamento municipal, se opone a la disolución de los órganos municipales y considera que deben quedar en funciones hasta las nuevas primarias municipales, que serán convocadas por la cúpula de Podemos.

Si en enero de 2015 se eligieron 760 secretarios generales y 331 consejos ciudadanos municipales, a día de hoy menos de un centenar de municipios podrían tener estructura de partido, según desveló el propio Echenique. Un inscrito de Podemos preguntó a la Comisión de Garantías catalana “cuál es la situación en la que quedan las Secretarías Generales y los Consejos Ciudadanos Municipales salientes”, y este tribunal ha elevado la consulta al tribunal estatal del partido. En un dictamen aprobado por el órgano catalán este jueves 11 de enero de 2018 señala la falta de regulación del supuesto fin de mandato.

“En relación a la finalización de mandato de las Secretarías Generales Municipales y los Consejos Ciudadanos Municipales está claro que éste termina a los tres años de constituido el mismo, esto es en la mayoría de los casos el 3 de enero de 2018. Ahora bien, ni en los Estatutos de Podemos, ni en el Reglamento para los procesos internos, ni en el Reglamento para conformar el Censo de Militantes, ni en el Reglamento de Incompatibilidades para inscritos/as de Podemos, ni en el Reglamento de Procesos Internos Municipales encontramos nada específico y claro en relación a qué sucede con las Secretarías Generales y los Consejos Ciudadanos Municipales salientes hasta que, en su momento, se convoquen elecciones para nuevos órganos municipales por parte del Consejo Ciudadano Estatal y sean sustituidas o no por nuevos órganos según las condiciones y el caso que ocupe”, señala el dictamen.

“Dada la ausencia de referencias directas en los Estatutos del partido a qué sucede con los órganos municipales salientes hasta que se produzca un nuevo proceso electoral debe recurrirse a aproximaciones a partir de resoluciones de la Comisión de Garantías Democráticas Estatal y de lo dicho en alguno de los reglamentos existentes -en concreto en el Reglamento de Incompatibilidades para inscritos/as de Podemos”, continúa el texto.

Dictámenes anteriores echan por tierra el cese

El ‘tribunal catalán’ hace su propia valoración de la situación valiéndose de la jurisprudencia interna de Podemos, aunque admite que éste es “provisional”, puesto que quien tiene competencias es la Comisión Estatal. El dictamen se remite a una resolución del 11 de noviembre de 2016 en la que “aclara que el mandato de cualquier órgano emanado de la Asamblea Ciudadana se mantendrá hasta la siguiente Asamblea Ciudadana convocada al efecto, así como la posibilidad de prorrogar la permanencia en el cargo de sus miembros excepcionalmente a un máximo de 12 años, según lo previsto en el Artículo XII del Código Ético”.

El tribunal catalán también se refiere al artículo 7 del Reglamento de Incompatibilidades, que da margen para que se produzcan ciertas prorrogas (la de dos mandatos), hasta que se celebre la asamblea ciudadana pertinente. “Hasta que la Comisión de Garantías Estatal disuelvan o den criterios de cuándo se procede a la disolución de los órganos municipales las Secretarías Generales Municipales y los Consejos Ciudadanos Municipales salientes, continuarán en funciones hasta que se produzcan las elecciones a órganos municipales y sean sustituidas por los nuevos órganos surgidos de las mismas o bien desaparezcan en caso de no haberse reunido los requisitos para concurrir a las elecciones”.

Ahora es la Comisión de Garantías Estatal, fuertemente cuestionada tras la expulsión de su ex presidenta Olga Jiménez, será la encargada de pronunciarse sobre la situación de este reglamento. Tras las bajas en el órgano estatal y pese a la rebelión de los ‘tribunales’ autonómicas, la mayoría de sus integrantes respaldó otro de los documentos internos más polémicos de Podemos: los estatutos del partido, también elaborados por Echenique.

El secretario de Organización confirmó el miércoles en rueda de prensa el desmantelamiento de los órganos municipales y explicó, a preguntas de los periodistas, que los únicos órganos válidos por debajo del ámbito autonómico eran los círculos -formados por inscritos- y las asambleas ciudadanas -consultas-. La resolución del ‘tribunal’ estatal de Podemos sobre este punto podría volver a dotar a la estructura local morada de mando hasta la celebración de nuevas primarias que, según dijo Echenique esta semana, no se convocarían hasta verano.

Los intereses de la cúpula de Podemos a la hora de restar autonomía a los órganos municipales se basa en la política de alianzas para las elecciones municipales de 2019, que quieren tejer desde la sede madrileña de la calle Princesa. Este reglamento establece unos requisitos para formar estructura municipal de partido, pero permite a la ejecutiva de Iglesias dar luz verde a municipios que no cumplen las condiciones o frenar a los que sí lo hacen, dejando al arbitrio del partido madrileño la configuración final del mapa.