Que el PP ha abierto un frente contra Ciudadanos es una evidencia cada vez mayor. De hecho, la rueda de prensa del vicesecretario de Organización popular, Fernando Martínez Maillo, tras la reunión del consejo de dirección ha sido una andanada tras otra contra el partido el Albert Rivera hasta el punto de ironizar con respecto a la «OPA hostil» de Cs a sus concejales. «Lo que está claro es que el PP no va a coger a nadie de Ciudadanos», ha dicho. Y ha añadido al respecto: «Qué mal tienen que estar».

Los populares inauguran así una nueva estrategia que pasará, entre otras cosas, «por perder el miedo a perder votaciones» en el Parlamento. O lo que es lo mismo: presentar iniciativas para que la formación de Rivera «se retrate con el voto». Si Cs se abstiene, «sabremos que no tiene opinión o que la quiere esconder por interés partidista». Y eso es aplicable para la prisión permanente revisable, para los Presupuestos Generales del Estado y para Cataluña.

Con el telón de fondo del último CIS, que «confirma que el PP volvería a ganar las elecciones mientras otras están mas o menos contentos si escalan un puesto o no», también en alusión a la formación naranja, el «número tres» de Génova ha explicado en rueda de prensa que su partido «no vive de las encuestas, otros sí» «Les encantan y toman decisiones en función de ellas», ha lanzado.

‘Nosotros no cambiamos de opinión por capricho’

«Nosotros no hemos cambiado como una veleta. Tomamos decisiones y las mantenemos. No estamos cambiando todo el día de opinión por capricho o interés partidista», ha dicho respecto al debate sobre la derogación de la prision permanente revisable. A su juicio, la formación de Albert Rivera «trata de engañar a la opinión pública».

Sobre los presupuestos, ha pedido a Rivera que «dejen de pensar en las elecciones, que no las hay a la vista» y «que dejen las excusas que no tienen otro objetivo que bloquear los presupuestos, lo que perjudica a España».  Y respecto a Cataluña ha reiterado que si Carles Puigdemont no es el presidente de la Generalitat «es por iniciativa de este gobierno, que ha provocado que no se salga con la suya»,  al tiempo que ha recordado las reticencias tanto de Ciudadanos como del PSOE para aplicar el 155.

En fin, todo un rosario de recriminaciones y reproches que ha culminado con un llamamiento a la ganadora de las elecciones catalanas, Inés Arrimadas, «para que deje de ser una estatua de sal y tome la iniciativa». «Es increíble que no haya tomado ni una sola», ha proseguido Maillo. «Eso sí, se mueven para cambiar la ley electoral», en alusión a la negociación que ha abierto ya con Podemos.

Con toda su artillería,  ha denunciado que el voto útil que fue del PP a Ciudadanos el 21-D «se está convirtiendo en una victoria inútil». «Que dejen de estar callados y parados», ha sentenciado.