El mismo día en que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por imponer una pena de cárcel por quemar una foto de los Reyes, el Congreso de los Diputados ha votado una proposición de ley impulsada por ERC para despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España. PP, PSOE y Ciudadanos no solo han votado en contra de la propuesta republicana sino que han dado una lección de libertad de expresión a Gabriel Rufián, que ha defendido la Proposición de Ley en la tribuna.

La sentencia del TEDH ha sido un punto a favor de ERC, que en todo momento se ha referido a ella para criticar la falta de libertad de expresión que se vive en España y ha apelado a la constitución estadounidense, que permite quemar la bandera del país sin ningún tipo de represalias.

El republicanismo no debería confundir la democracia con la tiranía”, le ha recriminado el PSOE a Rufián

Es precisamente esta referencia a la constitución estadounidense la que ha recogido el portavoz del PSOE, José Andrés Torres Mora, para echar por tierra el discurso de Rufián. “Los mismos que permiten quemar la bandera en su primera enmienda te miran mal cuando no te levantas al paso de ella”, ha señalado el socialista. A su juicio, el diputado de ERC no sólo ha confundido el republicanismo con el liberalismo sino que ha confundido el concepto de libertad. “Para usted, injuriar y calumniar es libertad. Para mí, la libertad es que no me injurien ni me calumnien”, ha sentenciado.

Torres Mora ha recordado que en España tiene cabida cualquier crítica política a la Corona y que incluso, y haciendo referencia a la imputación de la infanta Cristina por el Caso Nóos, “se puede ver a un familiar del Rey ante la Justicia”. En este sentido, la proposición de ERC no tiene que ver con la libertad de expresión sino con despenalizar “una forma de violencia”: “¿O es que la violencia verbal no es una forma de violencia?”, le ha cuestionado. La injuria y la calumnia, ha continuado, tienen una misma raíz que es la mentira y ambas pretenden humillar a otra persona: “Y eso es lo que ustedes quieren despenalizar”.

El diputado socialista ha hecho referencia a la historia para acabar reprochando la actitud de los independentistas en la crisis catalana y la insólita situación que se vivió los pasados 6 y 7 de septiembre en el Parlament, cuando se aprobaron las leyes de desconexión. “En el Medievo se podía ultrajar el Rey, y ahora ustedes quieren cambiar la ecuación y que todos puedan ultrajar al Rey impunemente, pero el resultado igualmente es la tiranía. El republicanismo no debería confundir la democracia con la tiranía de la mayoría, como por cierto hicieron el 6 de septiembre en el Parlamento catalán”. De esta forma, ha recalcado su negativa en la votación de la proposición, no sin antes recordarle que “Ser antimonárquico no es lo mismo que ser republicano”.

“Quieren despenalizar sus propias acciones”

La referencia del PSOE a la crisis en Cataluña no ha sido la única que ha salido en el debate. También Ciudadanos, como parte del bloque constitucionalista y como ganador de las elecciones en Cataluña ha criticado que la intención de ERC con su proposición no es otra que “legislar en beneficio propio y despenalizar sus propias acciones”. En este sentido, el diputado de la formación naranja, José Manuel Villegas, ha recordado los episodios vividos en Cataluña en los que grupos de independentistas, entre los que se encontraban miembros de ERC, quemaban la bandera de España, así como en TV3, la televisión pública catalana, quemaba ejemplares de la Constitución.

Las acciones de ERC tienen que ver con el odio que procesan a España y todo lo español, en palabras de Villegas. “Ustedes pueden defenderlo en esta tribuna porque nuestra tribuna les ampara como no podría ser de otra forma, pero incluso su odio tiene límites y los marca la ley”, ha sentenciado para reiterar su voto en contra.

El Partido Popular, por su parte, ha mostrado su sorpresa con las referencias de Rufián a la constitución estadounidense por permitir quemar su bandera, mientras que en su discurso no ha habido ninguna mención a las democracias más cercanas, las europeas, la mayoría de las cuales castigan la falta de respeto a los símbolos. “Algunas de ellas incluso con penas privativas de libertad”, ha señalado la diputada popular Silvia Valmaña. Y España, ha puntualizado, no impone las penas más restrictivas.