Política

Gobierno y PP cuestionan la continuidad y credibilidad de Cifuentes

El partido espera que sea ella la que decida poner fin a su carrera en el momento en que se vea que el órdago de Ciudadanos no es un farol

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes EFE

«Tengo el apoyo de mi partido y de mi presidente», afirmó este martes por la mañana Cristina Cifuentes en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno de la Comunidad en la que informó de su decisión de renunciar al máster de la Universidad Rey Juan Carlos. Es cierto que la presidenta autonómica cuenta con el respaldo de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, aunque tanto en el Gobierno como en la dirección nacional del PP va perdiendo pie y credibilidad en una crisis sobre la que «habrá que tomar una decisión» antes de que expire el plazo de presentación de la moción de censura que ha anunciado el socialista Ángel Gabilondo.

Salvo Cospedal, el resto de los ministros son mucho menos entusiastas en la defensa de la «baronesa» regional. Desde Rafael Catalá a Íñigo Méndez de Vigo, han puesto de manifiesto ciertas reservas respecto a la credibilidad de su versión. El ministro de Justicia fue el primero en manifestar en público lo que muchos comentan en privado: «espero que la señora Cifuentes tome las decisiones que correspondan” porque “hay elementos que han añadido incertidumbre y que este asunto se sepa definitivamente”.

Su versión no tiene ningún crédito», afirma un ministro aunque no se le puede atribuir delito

Méndez de Vigo se ha limitado a comentar que «se trata de un caso del ámbito universitario, que está investigándose desde la CRUE y que se ha enviado a la Fiscalía, por lo que hay que esperar a sus conclusiones». Algo parecido a lo que dijo este lunes el vicesecretario de Acción Sectorial, Javier Maroto, que pidió esperar a la investigación «para armar una conclusión definitiva en un sentido u otro».

Fuentes gubernamentales señalan en conversación con El Independiente que «su versión no tiene ningún crédito», ni siquiera tras renunciar al máster, aunque admiten que no se le puede atribuir la comisión de ningún delito. De hecho, al margen de lo que pueda determinar la Fiscalía, no está imputada, término al que se aferra la presidenta para insistir en que no dimite aunque estará a lo que le diga su partido.

No  obstante, ella empieza a asumir su más que incierto futuro político. En un acto celebrado este martes por la tarde en el colegio de Arquitectos de Madrid y en alusión a un congreso sobre medio ambiente el próximo mes de noviembre señaló que “haré todo lo posible para ir como presidenta de la Comunidad, pero me temo que en estos momentos no está en mi mano”. En todo caso, agregó, la institución estará “perfectamente representada”, lo que no es probable que lo dijera en alusión a Gabilondo.

Lo prioritario «es salvar el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Otra cosa sería un desastre», dice el PP

Pero el partido espera que sea ella la que decida poner fin a su carrera en el momento en que se vea que el órdago de Ciudadanos no es un farol y que lo prioritario «es salvar el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Otra cosa sería un desastre», afirman fuentes populares. Desde Nuevas Generaciones hasta diputados de su Grupo en la Asamblea no ven más salida que su dimisión. De su credibilidad y gestión de la crisis hay gustos para todos, aunque a estas alturas Cifuentes está a punto de ser «esa persona de la que usted me habla», parafraseando al jefe del Ejecutivo, el que, hoy por hoy, asegura mantener su apoyo hasta que deje de tenerlo.

Ciudadanos no mueve ficha

Más allá de las declaraciones, Ciudadanos, de momento, no se ha reunido con los socialistas para negociar las condiciones de su apoyo a la moción de censura, que necesita también los votos de Podemos. La inacción de la formación naranja no significa que los populares duden de que Albert Rivera esté dispuesto a sumarse a dicha moción, aunque tampoco sea el mejor de los mundos para él. De momento corren los plazos autoimpuestos por la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, para convocar la fecha del debate, hasta el 7 de mayo. La duda y el temor que albergan Gobierno y PP es que Cifuentes sea la anfitriona de la fiesta del 2 de mayo, Día de la Comunidad, con una Puerta del Sol atestada de gente que sólo hablaría sobre su continuidad.

Comentar ()