Roberto Bermúdez de Castro ha sido la mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría en la gestión del desafío independentista en Cataluña. El hasta ahora secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, que la pasada semana anunció que abandona la política, considera que el PP necesita una transformación completa y apuesta para ella por la exvicepresidenta. Al mismo tiempo, critica la campaña de José María García Margallo para contrarrestarla: “Se limita a recoger avales para fastidiar a un segundo candidato”.

En una entrevista concedida a Onda Cero, el que fue responsable de la gestión diaria de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña ha analizado la actuación del Gobierno durante los últimos meses en relación al desafío separatista. “Hubo, al principio, muy buenas palabras, pero ya era imposible parar lo que estaba en marcha”, ha dicho sobre la que se bautizó como Operación Diálogo y que pretendía rebajar las tensiones con el gobierno independentista, con Oriol Junqueras como interlocutor.

“El mes de septiembre y octubre de 2017 no se lo deseo ni a mi peor enemigo”, ha subrayado Bermúdez de Castro, que ha incidido en que “hay lugares de Cataluña en los que el Estado español no existe”, en referencia a comarcas del interior de Lleida y Girona. Para ejemplificar esto ha recurrido al desplazamiento de los agentes de Guardia Civil y Policía Nacional en barcos como el Piolín, ante la imposibilidad de alojarlos en cuarteles.

La colaboración de Elsa Artadi

Bermúdez de Castro se ha referido a las dificultades de la aplicación del 155 y ha asegurado que el momento más complicado fue la primera reunión, con todos sentados a la mesa: “Empezamos hablando de fútbol para romper el hielo”. Después, ha explicado que “personas como Elsa Artadi colaboraron activamente en su aplicación”, mientras que otras “dimitieron”.

Además, se ha referido con elogios al ya ex jefe de los Mossos d’Esquadra, Ferrán López, nombrado tras ser apartado de su cargo Josep Lluís Trapero. “A Ferrán López no se le puede dejar solo”, ha reclamado, mientras aseguraba que “una enorme mayoría” de los agentes del cuerpo autonómico “son grandes profesionales”. “No se puede permitir que una minoría muy minoritaria campe a sus anchas”, ha proseguido.

El saliente secretario de Estado para la Administración Territorial, Roberto Bermúdez de Castro, ha afirmado que si la Generalitat no se “porta” con Ferran López, que dimitió este jueves tras nueve meses al frente de los Mossos d’Esquadra, el Gobierno “tendrá que echarle una mano en algún lado” porque “ha sido fiel a la Constitución, fiel al Estatuto de Cataluña y fiel a la gente” que tuvo que aplicar allí el artículo 155, como otros que ahora son “purgados”.