Política

Los cinco frentes que deberá abordar Iglesias tras dos meses sin reunir a su Ejecutiva

Iglesias devolverá el pulso a Podemos, aunque cabe la posibilidad de que sea de manera temporal

Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias. EFE

Pablo Iglesias reaparece este lunes después de dos meses fuera de escena por el nacimiento prematuro de sus mellizos y lo hace para presidir la ejecutiva del partido tras la parálisis vivida por su ausencia. El líder de Podemos comparecerá ante los medios tras la reunión, una situación excepcional dado que habitualmente son los portavoces del partido quienes ofrecen la rueda de prensa de rigor. El dirigente completará su reentré este lunes con una entrevista en el informativo de las 21 horas de Telecinco en la que, según informó la cadena, comentará asuntos de actualidad.

En sus primeras apariciones públicas, Iglesias tendrá que afrontar algunas cuestiones de urgencia después de que en las últimas semanas se hayan acumulado los frentes para el partido, incapaz de imponerse debido a la falta de liderazgos. El dirigente vuelve ahora para marcar el rumbo de la formación en asuntos fundamentales, aunque no se descarta que el líder de Podemos haga anuncios que trasciendan la mera actualidad política. En cualquier caso, tendrá que abordar media docena de frentes por zanjar en la formación, que ha acusado su esca presencia mediática y ha experimentado dificultades para influir en la acción de Gobierno.

  • Recuperar el pulso en los medios. Una de las tareas más importantes del dirigente. Desde su salida repentina de escena tras el parto prematuro de Irene Montero el pasado 3 de julio, Podemos inició una travesía en el desierto. El principal problema ha sido la escasez de perfiles con voz propia que pudieran representar al partido y defender sus posiciones en los medios de comunicación. La caída en desgracia en el último año de dirigentes de primer nivel como Carolina Bescansa o Íñigo Errejón llevó a la organización a quedar sin perfiles autorizados más allá de sus dos principales dirigentes. En las últimas semanas, Podemos ha recurrido incluso a la hemeroteca, con vídeos de Iglesias y Montero que sirvieran para reforzar su discurso. Ahora la vuelta de Iglesias supondrá un espaldarazo para el partido, que volverá a recuperar su cuota de televisión.
  • Acabar con la parálisis y marcar agenda. El Consejo de Coordinación que se reúne este lunes -la ejecutiva- es el órgano destinado a tomar las decisiones políticas más urgentes y no se reúne desde el pasado 18 de junio. Ante la ausencia de dirección, el partido ha vivido sumido en una parálisis, sin poder seguir directrices de carácter oficial, pese a que la cúpula permanecía en continua comunicación con Iglesias a través de canales de mensajería. La ejecutiva cumple así dos meses y medio sin reunirse, contraviniendo los propios estatutos de Podemos [consultar aquí], que fijan un mes como el tiempo máximo entre reunión y reunión y que no contemplan una hipotética ausencia del secretario general. Este reglamento establece que este órgano «realizará las tareas de carácter ejecutivo y atenderá las obligaciones de carácter general de la organización asumiendo las decisiones políticas inmediatas”. La falta de decisiones políticas en este sentido también ha contribuido al letargo de Podemos, que en estos meses no ha conseguido coordinar los mensajes entre sus filas. La vuelta de Iglesias conllevará también la toma de decisiones políticas que permitirán volver a marcar la agenda política española.
  • ‘Atar en corto’ a Pedro Sánchez. La moción de censura de Pedro Sánchez abrió una oportunidad histórica para Podemos, por primera vez necesario para la acción de Gobierno. La minoría parlamentaria del PSOE le obliga a contar con su socio preferente, que desde junio ha sido incapaz de influir en los socialistas más allá de tibias críticas a la gestión de Pedro Sánchez. La negociación entre Podemos y el Gobierno para los Presupuestos de 2019 sitúa a los morados en un papel privilegiado que no han explotado, debido al periodo estival y a la falta de voces pesadas que puedan marcar el paso al ejecutivo. La intervención de Iglesias fue decisiva para el acuerdo para saltarse el veto del PP en el Senado, al que se llegó tras una conversación telefónica con el presidente de Gobierno.
  • El horizonte electoral. Podemos se enfrenta a un curso electoral de 2019 en el que coincidirán los comicios europeos, autonómicos y municipales, de manera que la campaña vendrá marcada por lo que haga Podemos a nivel nacional, y dependerá en gran medida de sus caras más visibles. A esto le acompaña la obligatoriedad de que el nombre Podemos aparezca en la papeleta, cerrando la puerta a marcas blancas que se diferencien del partido. La unificación morada no va acompañada por las encuestas, que auguran uno de los peores resultados históricos para el partido. Las citas electorales serán determinantes también a nivel autonómico, donde Podemos buscará reeditar sus números para mantener el control de lugares como la Comunidad Valenciana -que apoya al Gobierno socialista- o Castilla La Mancha, donde el secretario general de Podemos se convirtió hace un año en vicepresidente del Gobierno regional.
  • Defender la conciliación desde Podemos. El nacimiento de los hijos de los principales líderes del partido es una oportunidad de oro para poner en práctica sus medidas en cuanto a la conciliación familiar, con su propuesta estrella de ampliar a cuatro meses el permiso de paternidad. En el entorno de Iglesias creen que aplicarán las máximas que han defendido en la esfera política. Ya el pasado curso, una vez anunciada la feliz noticia, la portavoz parlamentaria Irene Montero defendió que la maternidad le daba «más motivos si cabe» para luchar por permisos igualitarios e intransferibles. Siguiendo esta máxima, cabe la opción de que la vuelta de Iglesias sea breve, y sirva para reivindicar las medidas de conciliación familiar y anunciar que permanecerá en un segundo plano de forma temporal.

Te puede interesar

Comentar ()