Política

Sánchez amenaza con romper con Casado por responsabilizarle del "golpe" catalán

El presidente del Gobierno acusa a los líderes del PP y de Ciudadanos de ser "trillizos" junto a Vox

logo
Sánchez amenaza con romper con Casado por responsabilizarle del "golpe" catalán

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada al escaño en la sesión de control en el Congreso. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno ha amenazado este miércoles con romper relaciones con el líder de la oposición si no retira sus acusaciones de ser «partícipe y responsable del golpe de estado catalán que se está perpetrando en España». Pablo Casado (PP) lanzó esa acusación durante el debate sobre la venta de armas a Arabia Saudí que esta mañana se ha celebrado en el Congreso para indignación de Pedro Sánchez, que le ha advertido: «No tenemos nada más que hablar si no lo retira».

En vez de rectificar, durante la posterior sesión de control al Gobierno, el líder del PP ha abundado en sus reproches hacia el presidente del Gobierno por connivencia con los independentistas catalanes. Casado ha acusado a Sánchez de ser «rehén de los golpistas» y de enviar «emisarios» a negociar los Presupuestos Generales del Estado en la cárcel, en referencia a Pablo Iglesias, que acudió a la prisión de Lledoners a visitar al líder de ERC, Oriol Junqueras, encarcelado en la causa por el procès.

«Acusarme a mí de ser partícipe del golpe de estado no es aceptable. Podemos tener diferencias sustanciales en diferentes ámbitos, pero no me puede reprochar ser golpista o colaborador con el golpismo. Esa frase lo que hace es llenar de ignonimia a su grupo parlamentario», ha argumentado Sánchez, que ha recordado que tan constitucional es el artículo 155 de la Consitución que se aplicó en Cataluña como el 113 utilizado por él durante la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy de la Moncloa.

«No se ponga usted tan digno ni se sienta tan ofendido», ha respondido Casado, que ha recordado que un Gobierno «siempre tiene responsabilidad por lo que pasa en su país». En esa línea, ha destacado que el Ejecutivo socialista «sí es responsable de que no se pongan medidas para atajar ese golpe al Estado» y de «no hacer nada con lo que está pasando en Cataluña», que «está siendo un golpe al Estado». «Lo he dicho ya tres veces. Cuando no sales bien de un debate e intentas victimizarte, creo que al final acabas perdiendo el debate dos veces», ha zanjado.

«Sin escrúpulos»

Sánchez ha arremetido también contra las acusaciones del líder de la oposición de hipocresía a la hora de censurar el asesinato del  periodista Jamal Khashoggi en el consulado árabe en Estambul y mirar hacia otro lado en casos similares cometidos por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

«Lo digo con todo respeto y sin acritud. Ustedes son políticos sin escrúpulos. ¿Saben por qué? Porque están usando para consumo doméstico el dolor y el sufrimiento del pueblo venezolano». Sánchez respondía así a la intervención del líder del PP, que ha reprochado que Sánchez condene el asesinato periodista Jamal Khashoggi en el consulado árabe de Estambul e ignore las torturas, los presos políticos y hasta los crímenes cometidos por otros regímenes dictatoriales como Venezuela. El líder del PP denunciaba así la renuencia de Pedro Sánchez a condenar el régimen de Nicolás Maduro durante su gira de agosto por Latinoamérica.

“Es infame que España esté ajena al sufrimiento de todo un país hermano como Venezuela, tenga dignidad y defienda los derechos humanos”, ha pedido Casado, que ha recordado el caso del  opositor venezolano Fernando Albán, que cayó al vacío desde un décimo piso de la sede de la policía política, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Sánchez ha respondido recordando que el PSOE no reconoció las últimas elecciones en Venezuela y que él, tanto en la oposición como en el Gobierno, ha mantenido reuniones con opositores venezolanos. «A ustedes qué más les da que hayamos apoyado en la UE todo el endurecimiento de las medidas contra el régimen. A ustedes les da igual porque en lo que están es en intentar capitalizar la crisis de Venezuela para reprochar a este Gobierno el apoyo de Unidos Podemos. A ustedes Venezuela no les importa, sino reprochar apoyo Podemos», ha acusado.

En esa línea, el presidente del Gobierno ha invitado a Casado a cambiar su estrategia política, ya que de lo contrario «van a estar muchos años en la oposición». En su tanda de consejos al líder del PP, Sánchez ha pedido a Casado que «hable menos con Aznar y más con Rajoy» para comprobar que el Ejecutivo mantiene las directrices del anterior en la negociación sobre la situación de Gibraltar tras el Brexit.

El jefe del Ejecutivo también se ha referido a la entrevista a Casado publicada el domingo por El Independiente, en la que el líder de la oposición abogaba por la aplicación «dura» del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. «Le veo mucho con Aznar, acuérdese de que ganó las elecciones hablando catalán en la intimidad», ha asegurado antes de pasar a la ofensiva: «El 155 debe tomarse con extraordinaria responsabilidad. Usted ha dicho que lo aplicaría hasta sin el apoyo de otros grupos. Usted es un absoluto irresponsable. Honestamente señor Casado, lo pone demasiado fácil».

En sus críticas, Sánchez ha metido en el mismo paquete al PP y a Ciudadanos, a los que ha acusado de «hacer manitas ideológicas» con el partido de ultraderecha Vox, al que ha considerado el «trillizo» que le ha salido a los «mellizos» Casado y Rivera.

Ambos también han elevado el tono en su réplica al presidente. «Lecciones de democracia ninguna», le ha espetado el líder del PP, que ha recordado la persecución, secuestro y asesinato que ha sufrido su partido en el País Vasco para preguntar a Sánchez qué habló José Luis Rodríguez Zapatero con Arnaldo Otegi en una reciente reunión en un caserío. «¿Usted que está aliado con los batasunos nos habla a nosotros de ultraderechas?», ha reprochado.

En la misma línea ha criticado la permisividad e inacción del Gobierno socialista ante el ultraje a los símbolos de España que se produce en Cataluña y el acoso y violencia que sufren los constitucionalista por parte del sector independentista. «¿Por qué no hace nada. Le hemos propuesto ilegalizar a los partidos que alientan la violencia. Le han partido la cara a una mujer por quitar un lazo amarillo y han apaleado a policías. Si no quieren poner orden en Cataluña convoquen elecciones y lo haremos nosotros», ha instado.

«Cuando se busque la definición de ‘sin escrúpulos’ en el diccionario va a aparecer su cara», ha reprochado Albert Rivera a Sánchez, recordando que fue investido con la promesa de convocar cuanto antes unas elecciones que ahora descarta. En esa falta de escrúpulos ha enmarcado también la negociación de «indultos y prebendas» con los «golpistas» catalanes a cambio de que le aprueben los Presupuestos.

«En Cataluña, a los que defendemos la constitución nos señalan, nos persiguen, nos acosan y Miquel Iceta nos compara con los comandos separatistas. Eso es no tener escrúpulos, como lo es minusvalorar el dolor de millones de personas que sufren una dictadura en Venezuela. Eso sí que es no tener escrúpulos. A usted todo le da igual. Usted escucha a Zapatero y nosotros a los opositores y a los exiliados, que en Venezuela sí que los hay», ha reprochado el líder de Ciudadanos.

La bronca entre los tres ha culminado cuando Sánchez ha anunciado a Casado que «usted y yo no tenemos nada más que hablar» si el líder del PP no rectifica su acusación de que el presidente del Gobierno es «partícipe» del golpe de estado cometido en Cataluña. Sánchez y la portavoz socialista han solicitado reiteradamente al presidente del PP que rectifique esa afirmación.