Política

Sánchez amenaza con elecciones para presionar a sus socios con los Presupuestos

Las encuestas apuntan a una coalición de gobierno PSOE-Ciudadanos que espanta a Podemos, PNV y los independentistas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este lunes en un foro económico. EFE

«Es evidente que si no llegamos a acordar esos Presupuestos, mi vocación de llegar hasta el final de la legislatura se ve acortada. Pero insisto: moción de censura, estabilidad y elecciones. Y las elecciones las haré cuando considere que son beneficiosas para el interés general del país. No lo voy a hacer ni en aras del interés de mi partido, ni por supuesto porque me lo indique este partido o aquel otro partido. Lo haré en función del interés general».

En un nuevo giro de discurso, Pedro Sánchez ha abierto este martes las puertas a un adelanto de las elecciones generales después de que el domingo, en un mitin con Susana Díaz, proclamara todo lo contrario: un proyecto «no para meses, sino para años» que aspira después de los comicios a «ganar una década».

En un acto de The Economist en Madrid, el presidente ha explicado que su «vocación» sigue siendo intentar llegar a acuerdos con «todos los grupos», si bien ha lamentado que PP y Cs no quieran saber «absolutamente nada» de las cuentas públicas y que los partidos independentistas planteen «exigencias que nada tienen que ver» con los Presupuestos y que son «imposibles de asumir por un presidente del Gobierno de cualquier estado democrático de derecho». «Están intentando judicializar la política, es inaceptable para cualquier presidente», ha reprochado.

Paralelamente, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha convocado este viernes al Consejo Ciudadano Estatal, máximo órgano del partido, para analizar la posibilidad de un adelanto electoral del que lleva días advirtiendo a los partidos independentistas como si fuera un espantajo. «No se lo pongamos fácil a los enemigos de la democracia», advirtió hace diez días en Barcelona.

Junto con Ada Colau, que llamó a la «responsabilidad de gobierno de ERC y PDeCAT» para acabar con los recortes del PP contemplados en los Presupuestos vigentes, Iglesias admitió que quizás es «inmoral» hablar de dinero cuando hay políticos y líderes sociales presos, aunque recordó a los líderes separatistas que los PGE beneficiarían a los trabajadores por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), por la actualización de las pensiones según el IPC y por las mejoras en las prestaciones a la dependencias.

«El Gobierno tiene muy difícil mantenerse sin haber aprobado los Presupuestos Generales del Estado y gobernando a base de decretos. Lo que sería sensato es hacer elecciones”, dijo también el viernes en una entrevista en Catalunya Radio en la que apuntó a marzo, mes que se baraja en Moncloa como adelantó El Independiente, como posible fecha electoral.

«Sospecho que la presión va a ser tanta que podemos tener elecciones generales mucho antes de lo que muchos se imaginan», aseguró, pidiendo a los partidos independentistas que apliquen el Congreso de los Diputados el mismo «pragmatismo» que muestran en privado y salven al Ejecutivo de Sánchez.

Las últimas encuestas publicadas apuntan a un desplome electoral de Unidos Podemos que sitúan la coalición de gobierno entre PSOE y Ciudadanos como la única viable. Esa posibilidad espanta al PNV y a los independentistas, dado el discurso recentralizador de Albert Rivera, en contra de «privilegios» para unas comunidades autónomas sobre otras como el cupo vasco o las inversiones extra que recibe Cataluña.

Por su parte, en el Gobierno aseguran que el presidente mantiene intacta su hoja de ruta de intentar agotar la legislatura, se aprueben o no unos nuevos Presupuestos, tal y como ha asegurado el propio Sánchez. En este sentido, fuentes de Moncloa achacan las declaraciones de Sánchez e Iglesias al interés de ambos en «presionar» políticamente a los socios de la moción de censura con la posibilidad de un adelanto de las elecciones generales que sólo Ciudadanos  desea en estos momentos.

Se da la circunstancia de que Sánchez e Iglesias se reunieron el lunes de la semana pasada en la Moncloa para debatir sobre la reforma del Consejo General del Poder Judicial, sin que haya trascendido el contenido de sus conversaciones. Desde esa reunión, ambos dirigentes están agitando la amenaza de adelanto electoral si no se aprueban los Presupuestos, a pesar de que el presidente explica en privado su intención de continuar gobernando vía decreto en ese caso.

Te puede interesar

Comentar ()