PolíticaPODEMOS

Iglesias usa la debacle andaluza para llamar a Sánchez a “reconstruir” el bloque de la moción

El líder de Podemos intenta recuperar su influencia agitando el miedo a la extrema derecha tras la irrupción de Vox

logo
Iglesias usa la debacle andaluza para llamar a Sánchez a “reconstruir” el bloque de la moción

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en su comparecencia para valorar las elecciones andaluzas. EFE

Resumen:

Podemos agita el fantasma de la derecha para llamar al Gobierno a alargar la legislatura a base de pactos. Pablo Iglesias aprovecha la debacle de la izquierda andaluza para pedir a Pedro Sánchez la creación de un “bloque antifascista” formado por los partidos que aprobaron la moción de censura. Un movimiento que, en última instancia, serviría para aprobar los Presupuestos Generales del Estado y devolvería capacidad de influencia a Podemos, que fió su futuro a aprobar las cuentas pactadas con los socialistas.

El secretario general de Podemos ha lanzado una advertencia al presidente de Gobierno tras la fuerte irrupción de Vox y le ha animado a elegir entre los partidos que han “alentado el fascismo”, donde ha incluido a Ciudadanos, o “las fuerzas democráticas del bloque de la moción de censura”, esto es, PSOE, Podemos, EH Bildu, PdeCat, ERC y Compromís.

Iglesias descarta un pacto con Cs y lo define como un partido de “extrema derecha”

En una entrevista en Radiocable, Iglesias ha rechazado un posible pacto andaluz con Ciudadanos, al considerar que el partido de Albert Rivera “se ha situado en posiciones de extrema derecha” y “ha dado aliento a una fuerza como Vox”. Además, ha detallado que “en lo económico, Ciudadanos está en las antípodas del antifascismo” y que “los discursos de PP y Cs en los últimos meses han dado alas y normalizado los discursos de extrema derecha”.

Pablo Iglesias ha opinado que “para ser demócrata hay que ser antifascista” y que “el resto de fuerzas políticas pese a las diferencias tenemos que asumirlo” y “construir un dique contra el odio”, llamando a esta causa a todos los partidos que invistieron a Pedro Sánchez el pasado junio en la moción de censura. El secretario general de Podemos aprovecha el auge de Vox para intentar recuperar la influencia en el Gobierno que hace sólo unos días daban por perdida, ante la inacción del Gobierno a la hora de buscar pactos para los Presupuestos.

El pacto de las cuentas sellado entre Iglesias y Sánchez supuso un balón de oxígeno para Podemos, que por primera vez podía presumir de sacar adelante sus medidas sociales después de tres años de estéril oposición parlamentaria. Podemos llamó al Gobierno a dar algún “gesto” a los partidos independentistas, pero la falta de movimientos de Pedro Sánchez dio a los de Iglesias un golpe de realidad: por primera vez se plantaron que el pacto presupuestario no estaba llamado a hacerse realidad, sino que era una medida de Sánchez para obligar a Podemos a renunciar a sus propuestas más radicales y apropiarse al mismo tiempo de las políticas de izquierda más moderadas, como la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Una vez descubierto el fondo del asunto, Iglesias se precipitó a pedir elecciones generales. Advirtiendo, eso sí, que no dejarían caer al Gobierno socialista. Mientras pedía un adelanto electoral tras el despecho de las cuentas frustradas, el líder de Podemos aprovechaba para convocar de urgencia un proceso de primarias que le reforzará dentro del partido y que quitará del camino a otros liderazgos que podían hacerle frente.

El líder de Podemos ha agitado el miedo a la derecha, señalando este lunes que “el fascismo se aprovecha de la aplicación de políticas neoliberales” y aprovechando para urgir a “un debate estratégico” que vaya más allá de las elecciones andaluzas y que pase por “reconstruir esa mayoría de la moción de censura”. “Nosotros estamos por la labor de transformar le diálogo en hechos”, ha adelantado Iglesias, volviéndose a ofrecer como el mediador para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, tal como hizo el pasado noviembre acudiendo a la prisión de Lledoners y hablando por teléfono con el ex president huido Carles Puigdemont.

En este sentido, ha llamado también a los partidos independentistas a unirse a ese frente “antifascista”: “Espero que fuerzas como ERC y PdeCat tomen nota de lo que está pasando, porque afecta a la vida de los catalanes”, ha señalado Iglesias, que ha advertido que “esto va más allá de los presupuestos” y que la alianza deba ser estratégica y orientada al largo plazo.

“Errores cometidos”

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha apelado este lunes a la “autocrítica” después de que los resultados electorales en Andalucía reflejaran una caída de 3 escaños respecto a los últimos comicios de la coalición entre Podemos e Izquierda Unida y ha descartado romper dicha alianza.

En declaraciones en la Cadena SER, recogidas por Europa Press, el secretario ‘morado’ ha asegurado que harán un “análisis muy profundo” a lo largo de estos días para ver “los errores cometidos” en unas elecciones en las que Adelante Andalucía ha obtenido 17 escaños en el Parlamento regional, convirtiéndose en la cuarta fuerza política.

“No hemos sido capaces de recoger el voto desencantado con Susana Díaz, de movilizar a las mujeres y a la gente trabajadora en los barrios populares de Andalucía. Tenemos que evitar análisis en caliente, ver los errores cometidos porque con estos mimbres no hemos sido capaces de aumentar nuestro voto”, ha subrayado Echenique.

Por otra parte, y al ser preguntado por la posibilidad de que se deshaga la coalición entre Podemos e Izquierda Unida, Echenique ha descartado que se produzca este hecho porque considera que su formación “no puede permitirse el lujo de acudir a las elecciones divididos”.