El presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha declarado dispuesto a apoyar a Pedro Sánchez si acepta las condiciones propuestas por los independentistas en la negociación de los presupuestos, esto es, la figura del relator y «hablar de todo», también del derecho a la autodeterminación. Torra ha dado además puntual respuesta a Miquel Iceta, quien ayer apuntó que con un apoyo del 65% de los catalanes «la democracia debería encontrar un mecanismo  para encauzarlo», para rechazar esta opción y ha dejado claro que el 50% debe ser suficiente para la proclamación de la independencia catalana. El presidente catalán ha negado además que la batalla de los lazos sea estéril y ha anunciado los «martes sociales» de su Govern, a imagen de los «viernes sociales» de Pedro Sánchez.

El presidente catalán se ha mostrado convencido de que Pedro Sánchez priorizará un pacto con Ciudadanos si los resultados lo avalan tras las elecciones generales. «No tengo ninguna duda de que irá a Cs, es su proyecto» ha señalado tras recordar que «la propuesta estrella de Vox de aplicar el 155 el PSOE ya lo ha hecho». Aún así, se ha declarado dispuesto a apoyar la investidura del líder del PSOE «si Sánchez va con voluntad real de dialogo, no de hacerse fotos. Esto lo veremos enseguida», ha añadido, «si está dispuesto a hablar de todo, con relator».

Torra ha insistido en este sentido en reclamar el voto «para el independentismo» para evitar que el acuerdo entre socialistas y naranjas sea posible. Y ha retado a Pedro Sánchez a aclarar cual es su propuesta para Cataluña. «No sé qué quiere el PSOE para Cataluña, no lo menciona en su programa» ha lamentado. Por contra, ha vuelto a insistir en sus condiciones para el diálogo, la aceptación del derecho de autodeterminación de Cataluña y un relator que medie en las negociaciones Estado-Generalitat.

El umbral del 65%

«Ayer Iceta reclamó un 65%, Pablo Iglesias habló en su momento del 75%» ha apuntado Torra preguntado en una entrevista en Ser Cataluña por las polémicas declaraciones del líder del PSC. «Los referéndums no pueden ser el mercado de Calaf, las cosas se ganan con el 50% de los votos».

Torra se ha remitido, de nuevo, al ejemplo escocés para preguntarse «por qué los catalanes tenemos que tener menos derechos que un escocés; si en Escocía se podía ganar con el 50%, por qué nosotros necesitamos una mayoría del 65%». El presidente catalán ha dejado claro además que su apuesta es por un referéndum binario, un sí o no a la independencia, y ha rechazado propuestas como las avanzadas en su momento por sectores del PSC, a favor de una consulta con varios escenarios que incluya un mayor grado de autonomía.

El independentismo ya supera el 50% en Cataluña, asegura Torra

En este contexto, Torra se ha mostrado convencido de que «si Iceta habla de un 65% es porque saben que ya estamos por encima del 50%» y ha asegurado que la Generalitat tiene encuestas que apuntan en este sentido. «Y más importante que eso», ha añadido, «tenemos los famosos 80%», ese consenso que según el independentismo está extendido entre la población catalana sobre el rechazo a la monarquía, que «no se puede judicializar la política y el 80% que quiere que este tema se resuelva votando en referéndum de autodeterminación».

El presidente catalán defendido la fortaleza de su gobierno, pese a las escenas de tensión vividas esta semana cuando un grupo de CDR le exigió su dimisión en la entrada a un acto de JxCat. «Yo mando», ha asegurado Torra, «y mire si son débiles que -desde que llegó a la presidencia de la Generalitat- hemos visto dos presidentes españoles y la líder de la oposición se va sin haber planteado batalla para imponer sus ideas y su programa».

Torra ha defendido además su batalla con la Junta Electoral Central (JEC) por la exhibición de símbolos políticos en los edificios públicos. Torra ha asegurado que «era imposible» cumplir el mandato de la JEC en todos los edificios de la Generalitat y ha argumentado que «no hay batallas pequeñas por la libertad de la expresión. Si estas convencido, tu conciencia te lleva a defender derechos fundamentales» ha concluido, señalando que esta batalla «ayuda al prestigio de la institución, q esta siempre al lado de los derechos».

Martes sociales

El presidente catalán ha rechazado además que el proceso independentista esté bloqueando la acción de gobierno y ha culpado a los incumplimientos del Gobierno de las listas de espera sanitarias -en crecimiento- o de la falta de recursos en ayudas a la dependencia. Por contra, Torra ha anunciado que a partir de ahora la Generalitat «también hará martes sociales, cada martes propondremos temas urgentes para dar solución a los compromisos asumidos».

Torra se ha referido así al «plan de contingencia» anunciado por el Govern esta semana, que estaría trabajando la Conselleria de Economía para sacar adelante las promesas como la recuperación de las pagas extras de los funcionarios. Para pagarlas, el Govern cuenta con fondos propios y el anticipo de 700 millones de euros prometido por la ministra de Hacienda a las comunidades autónomas.