Política

Cs certifica su desesperación: busca ahora "voluntarios" para captar el voto por teléfono

A través de un comunicado difundido por los chats de afiliados, los naranjas llaman a simpatizantes a trabajar como teleoperadores en una suerte de 'call center' para captar y convencer a potenciales votantes de cara a las generales

logo
Cs certifica su desesperación: busca ahora "voluntarios" para captar el voto por teléfono

Acto de Ciudadanos en Barcelona. EFE

Resumen:

Ni uno solo de los sondeos publicados en las últimas semanas deja en buena posición a Ciudadanos. Ni el último giro de Rivera levantando el veto a Sánchez, ni el endurecimiento de su discurso en Cataluña en el marco de los graves disturbios que se están registrando por la respuesta violenta del independentismo a la sentencia del ‘procés’ parecen tener efecto en un electorado que ya acumula 1,8 millones de personas en la abstención, según apuntan los propios trackings internos de la formación.

La crisis por la que pasa el partido, no sólo por el pesimismo que transmiten las encuestas electorales, sino por la continua sangría de afiliados en los que prima la «desmovilización» y el «hartazgo por los continuos bandazos de la dirección» que sólo se acuerdan de las bases «cuando hay campañas», según fuentes de la militancia, ha sumido al partido en un profundo bache del que la cúpula liberal pretende salir con la movilización de los suyos como uno de los ejes centrales de su estrategia, movimiento que algunos cuadros de la formación perciben como una «demostración de fuerza artificial».

Apenas restan tres semanas para que se abran las urnas, y en Ciudadanos han decidido sacar todo el arsenal para al menos mitigar la caída a la que están expuestos. La última iniciativa es un arma con doble filo: movilizar a la militancia y frenar el desangre electoral a través de la captación de voluntarios que, a su vez, capten votantes de cara al 10-N en una suerte de call center naranja.

Así lo recoge un comunicado distribuido en las últimas horas por los chats de afiliados de la formación, al que ha tenido acceso El Independiente, cuyo objetivo es convencer a simpatizantes, afiliados y cargos a trabajar como teleoperadores para sacar de la abstención y los indecisos y conseguir otro puñado de votos naranja.

«Queremos que seas parte del Hub de Voluntarios de Ciudadanos, la experiencia de campaña más innovadora que ha puesto en marcha este partido hasta la fecha», comienza el escrito naranja. «Ayúdanos a contarle a todo el mundo los motivos por los que merece la pena que Ciudadanos ponga España en Marcha», demanda.

Fuentes oficiales afirman que se trata de una herramienta para «potenciar la movilización frente a la abstención» de sus votantes

Fuentes oficiales del partido niegan que la debacle a la que se exponen el 10-N sea un condicionante para la creación de este «sistema común» que «también realizan otras formaciones políticas a nivel europeo» y que tiene como objetivo final la «escucha activa» con ciudadanos interesados en las iniciativas de la formación, así como «potenciar la movilización frente a la abstención».

La iniciativa naranja se hizo pública oficialmente este martes por la cabeza de lista al Congreso por La Rioja, María Luisa Alonso, quien en una entrevista para la Cadena Ser afirmó que Ciudadanos ya está «activando y organizando» a la gente para explicar a sus potenciales votantes «la necesidad de apostar» por la papeleta naranja el domingo electoral a través de llamadas telefónicas.

Revitalizar a las bases

Sólo resta algo más de una semana para que dé comienzo una campaña electoral crucial para Albert Rivera, que se juega el todo o la nada en la próxima cita a las urnas. Todos los sondeos confirman una caída sin precedentes, situando a Ciudadanos incluso como quinta fuerza política superada tanto por Podemos como por Vox.

La del ‘call center’ naranja no es más que la última de un hilo de iniciativas dirigida a revitalizar a una militancia descompuesta desde la crisis abierta por las desavenencias entre la cúpula y los críticos, que ahora «se niegan a participar en actos de campaña» convocados por el partido en un momento en el que más se estima esa imagen de unidad.

Para esta semana, Ciudadanos ha convocado dos mitines electorales -uno el jueves, con la presencia de Albert Boadella, y otro el sábado- en los que recuerda a simpatizantes y afiliados su obligación de asistir a este tipo de actos «en un momento tan crucial para España como para nuestro partido».

«No podemos distraernos, dispersarnos o caer en el desánimo», rezaba otro comunicado interno que llamaba a los afiliados madrileños a «rebosar» la sede de Ciudadanos en Madrid en un acto que iba a celebrarse el pasado miércoles. «Tenemos que poner toda nuestra energía en convencer y vencer todo tipo de resistencias, actitudes y pensamientos negativos».

Pero el acto finalmente se canceló. Según fuentes oficiales, el motivo fue la apretada agenda del presidente de Ciudadanos por el conflicto catalán -ese mismo día, Sánchez pedía a Rivera y al resto de líderes políticos una reunión en Moncloa para abordar el desafío independentista-. Pero fuentes extraoficiales aseguraban a este medio que la convocatoria «iba a ser un fracaso» ante la falta de adeptos para secundar la convocatoria.