Política

El PP sobre Boye y Delgado: "convergencia de elogios, convergencia de intereses"

Ciudadanos cree que la alegría del abogado de Puigdemont con la nueva fiscal demuestra la "injerencia" de Sánchez en la Justicia

logo
El PP sobre Boye y Delgado: "convergencia de elogios, convergencia de intereses"
Cayetana Álvarez de Toledo

Cayetana Álvarez de Toledo EFE

Resumen:

Los elogios vertidos por el abogado de Carles Puigdemont, Gonzalo Boye, a Dolores Delgado en calidad de nueva Fiscal General del Estado, han sido duramente criticados por los partidos de la oposición. Para el PP, la «convergencia de elogios» significa «convergencia de intereses» a decir de su portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, mientras que para el portavoz de Justicia de Ciudadanos, Edmundo Bal, el buen recibimiento de Boye demuestra la «injerencia» de Pedro Sánchez en la Justicia.

El abogado de Carles Puigdemont y de Quim Torra, Gonzalo Boye, aseguraba en conversación con El Independiente que consideraba la designación de Delgado como «positiva» porque, a su juicio, «va a profesionalizar la actuación de la Fiscalía en base al principio de la legalidad».

Cree Álvarez de Toledo que el desembarco de Delgado a la Fiscalía persigue «controlar y someter» el poder judicial «a su pacto de gobierno y a sus alianzas con las fuerzas separatistas y golpistas». Ha admitido, tras participar en la reunión de la Junta de Portavoces, haber sentido «bochorno» por las declaraciones de Boye elogiando a la fiscal general del Estado. «Claramente los elogios del abogado de Torra y Puigdemont degradan la figura de la fiscal general. cuando los principales enemigos del Estado elogian a quien debería defender el Estado es porque esa fiscal está protegiendo a los adversarios del Estado».

Tras enumerar todas las cuestiones que pasarán por la mesa de Delgado referidos al procés, Álvarez de Toledo ha conformado que el PP no está dispuesto a desbloquear la renovación de órganos como el CPJ o el Tribunal Constitucional para cambiar las mayorías conservadoras por otras progresistas que permitan lo que Sánchez ha llamado acabar con la «deriva judicial» del órdago independentista. De hecho, el PP amenaza contra una querella contra la mesa del Parlament por no proceder a la sustitución de Quim torra, inhabilitado como diputado autonómico por el Supremo, decisión confirmada por la Junta electoral Central, aunque pendiente de recurso ante el alto tribunal.

Por su parte, Bal ha cargado este martes contra Pedro Sánchez por el nombramiento, subrayando que si la defensa de Puigdemont, procesado por sedición y malversación «ve con buenos ojos» esa designación, «poco más hay que añadir».

A su juicio, se trata de un claro reflejo de la «injerencia» de Sánchez y de un ejemplo muy claro «de politización de la justicia» y, en concreto, del ministerio fiscal.

Pero Bal no ha sido el único dentro de Ciudadanos que ha utilizado la valoración que ha realizado Boye en El Independiente como argumento para arrojar más leña al fuego a la última decisión del Ejecutivo de coalición. La dirigente de facto de Ciudadanos, Inés Arrimadas, publicaba este miércoles un tuit en el que defendía que si Gonzalo Boye, «condenado por participar en un secuestro de ETA» hoy «está encantado» con el nombramiento de Delgado, es la «mejor prueba del enorme daño que Sánchez provoca a nuestra democracia».

De hecho, de la dirigente socialista dependerá presentar o no recursos contra los grados penitenciarios que la Generalitat otorgue al ex vicepresidente Oriol Junqueras y al resto de condenados por el procés, que podrían obtener la semilibertad.

Fuentes del Ministerio Público trasladaron a este medio que el nombramiento de Delgado como fiscal general del Estado inmediatamente de ser ministra de Justicia del PSOE «únicamente puede buscar que ceda lo que ningún fiscal estaría dispuesto a ceder al independentismo».

Más «faltas de respeto» de Sánchez

En declaraciones a los medios de comunicación antes de la reunión de la Junta de Portavoces, el ex abogado del Estado ha censurado la decisión de PSOE y de Podemos de trasladar el Consejo de Ministros a los martes, algo que «va a provocar dificultades en la sesión de control de los miércoles».

Bal ha recordado que las preguntas del pleno de los miércoles «deben cerrarse con antelación», lo que implica una «falta de respeto» a los partidos de la oposición ya que «no se pueden variar las preguntas incluso si en el Consejo de Ministros se ha hecho un anuncio importante».

En todo caso, Ciudadanos planteará en la Junta de Portavoces una «reorganización de los plenos» para «no bloquear» el sentido de las preguntas y, por tanto, de la presión de la oposición sobre el Gobierno.

Comentar ()